“La reacción, ni bien nos enteramos, nuestra cabecera quedó muy conmovida. No podíamos creer lo que había pasado. Todos tenemos familia, no fue solamente un trabajador, sino también un compañero, porque todos nos conocemos, nos hablamos. Y quedó en evidencia lo expuestos que estamos y lo desprotegidos que estamos nosotros, siendo choferes. Nadie se da cuenta la responsabilidad que tenemos llevando a todas las personas seguras, que estén bien. Y,...

  • IzquierdaWeb