Por Ale Kur Donald Trump llegó a la presidencia de EEUU sosteniendo una orientación conocida como “América Primero”. En la práctica esto suponía, en el terreno de la política exterior, un giro “nacional-imperialista”. Es decir, una afirmación mucho más ofensiva de los intereses nacionales de EEUU como potencia imperialista, a expensas del resto del mundo (incluidas las otras potencias imperialistas como Europa y China). Esto implicaba, según el programa de...

  • IzquierdaWeb