Brasil: después de 11 días de huelga

 

 

Después de 11 días de cierre total de la planta de Volkswagen en São Bernardo do Campo, uno de los fabricantes de automóviles más grandes del mundo (cuenta con aproximadamente 12.000 empleados), la patronal fue obligado a reintegrar a 800 trabajadores. Una vez más se ha demostrado que con unidad los trabajadores puede n luchar contra los intereses del empleador y ser victorioso. La lucha en VW tuvo el apoyo activo de los trabajadores de todos los automotrices en São Bernardo do Campo (SP), acciones de calle que paralizaron la ciudad y una impresionante solidaridad interna. Así fue que en virtud de la lucha de la base obrera, la empresa se vio obligada a recular y dar marcha atrás con los despidos masivos.

De este modo, se inició el año. Recortes del gasto público, racionamiento del agua y apagones en todo el país. Dentro de este marco que combina múltiples crisis, las previsiones de todos los analistas es que en el corto plazo la economía tiende a la recesión con altas tasas de inflación y el aumento constante de las tasas de interés.

En este escenario los despidos masivos será el recurso más utilizado por la patronal para continuar beneficiándose a costa de las condiciones básicas de vida de los trabajadores, es decir, los despidos masivos tienden a generalizarse. Pero la huelga de los trabajadores de VW es un gran ejemplo para la clase obrera. Demostró que es posible revertir los despidos y también salir victoriosos en otras peleas, incluso en un contexto en el que el gobierno y la patronal quieren imponer una ofensiva total para aplicar sus “ajustes”. Otras victorias pueden ser alcanzadas si prevalece la unidad y la solidaridad entre los trabajadores frente a la fragmentación y el aislamiento causado por el gobierno, los empleadores y la burocracia “pelega” que dirige la mayor parte de los sindicatos. Pero para resistir y revertir los despidos en curso es necesario que sigamos el ejemplo de los trabajadores de VW, es decir, tomemos medidas radicales, como la huelga, y la ocupación total de las fábricas que despidan y la construcción de la solidaridad activa de todos los sectores de la clase trabajadora y la juventud para apoyar las luchas obreras con grandes actos, marchas y otras medidas para garantizar ninguna pelea quede aislada.

 

Praxis – Sob

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb