Con el veto presidencial de ayer a la ley antitarifazos y la evidente complicidad de la mayoría de la oposición parlamentaria (que seguía el circo parlamentario sin denunciar el inminente veto), la situación de tensión y bronca ha escalado. Por eso la culminación de la “Marcha Federal” convocada por organizaciones sociales se está llevando a cabo con aires que se pueden cortar con tijera.

El gobierno y sus medios afines están lanzando provocaciones varias para desviar la atención de la bronca que genera la situación económica en un día que comienza con nuevos tarifazos en el transporte. La policía ha lanzado un operativo represivo sobre varios micros de organizaciones que se dirigían a la marcha, llevando presos a varios de ellos. Por otro lado, los medios tienen por portada destacada en todas sus variantes el “descongelamiento” del caso Nisman y de Nisman mismo, “confirmando” una vez más (y van) que fue “asesinado”. Pero le operativo de cerco es muy burdo y no puede tapar ni con el dedo ni con Nisman, el sol de la bronca por la deteriorada situación económica.

La izquierda, con una destacada participación del Nuevo MAS, dio comienzo a la jornada con una concentración en el Obelisco denunciando el veto y los tarifazos. El corte contó con la simpatía de mucha gente que se iba concentrando en las cercanías de la Plaza de Mayo.

Un poco más avanzado el mediodía, fueron llegando las columnas de diversas organizaciones sindicales y sociales convocantes. Están allí la Corriente Federal de la CGT, la CTA en sus diversas variantes, gremios afiliados a la CGT, gremios docentes, organismos de Derechos Humanos.

En este momento se está desarrollando el acto en Plaza de Mayo, con oradores destacados como Norita Cortiñas y Pérez Esquivel.

Es de destacar que los dirigentes burocráticos de los sindicatos no hacen ningún planteo de utilizar su propia fuerza para darle continuidad a un plan de lucha e imponer el paro general.

Sergio Palazzo de la Bancaria y la Corriente Federal habló de las mentiras de Macri en la campaña electoral, más con un planteo electoralista de reivindicación de Daniel “ausente” Scioli que de freno al ajuste de Macri. Si bien habló de la exigencia de un paro general a la CGT, él encabeza junto a otros disidentes como los Moyano, algunos de los gremios más importantes y con “poder de fuego” del país. Ellos son capaces de convocar medidas de fuerza que, sin ser paros generales, sean capaces de instalarlo en el horizonte inmediato por su peso específico real. Nada dijo acerca de la entrega de la paritaria bancaria en plena crisis de corrida del dólar, claro gesto de gobernabilidad a Macri.

También habló Baradel, que dejó pasar meses de atraso en la paritaria sin convocar a una sola medida de lucha contundente. Ahora, con la evidente crisis de las paritarias del 15%, está más apretado que nunca y en el palco anunció la convocatoria de un paro docente para la semana que viene.

En cuanto a Cachorro Godoy de ATE Nacional, usó sus minutos para decir cosas como “trabajadores somos todos” (¿Macri también?), habló de soberanía, de “políticas de Estado”… y poco y nada de su entrega de la paritaria estatal de hace unos días. No habló de la convocatoria de ninguna medida de fuerza.

Nora Cortiñas denunció el cierre de la Plaza de Mayo, habló de la necesidad de reapropiarsela, denunció la represión en los barrios populares y las declaraciones de Vidal de hace dos días.

También hicieron uso de la palabra referentes de diversas organizaciones sociales.

El Nuevo MAS está presente en la Plaza exigiendo a las direcciones sindicales que impulsen de verdad la convocatoria a un Paro General.

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb