La empresa que opera el Subterráneo de Buenos Aires, Metrovías (perteneciente al grupo Roggio), ha anunciado el avance en una auténtica provocación. En un evidente intento de poner de rodillas la histórica organización de los trabajadores del subte, anuncian lo que en cualquier idioma se llama persecución sindical: el despido de directivos del sindicato del subte, AGTSYP.

En sintonía con el avance reaccionario del gobierno, hablan hipócritamente de su preocupación por “los usuarios”. La realidad es que saben muy bien que los trabajadores se verán obligados a defenderse, que semejante medida no puede no agravar el conflicto. Además, hoy no hubo paro de las formaciones sino apertura de molinetes, sin mencionar que a “los usuarios” los han afectado mucho más la paralización del servicio por voluntad de la empresa que por huelgas de sus trabajadores.

El gobierno, a través del Ministro de Trabajo, negrero y nepotista Triaca, había ya declarado “ilegal” al sindicato del subte. Así, el macrismo le dio pie a la empresa para ue avance contra la legítima organización de los trabajadores.

La complicidad del gobierno y la empresa es evidente. No solamente quieren imponerles a los compañeros una rebaja salarial de hecho con el miserable aumento del 15%, buscan también  reinstalar por la fuerza en el subte , contra la voluntad de la aplastante mayoría de los trabajadores, a la repudiada burocracia traidora y patotera de la UTA.

El ataque al subte es contra todos los trabajadores, porque para imponer el ajuste, las paritarias del 15%, los despidos y el avance anti obrero del macrismo, necesitan que los sectores más organizados de los trabajadores sean definitivamente derrotados. Por eso también debe ser una causa de todos los que están luchando contra el ajuste la defensa de los compañeros del Subterráneo de Buenos Aires.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb