Con el respaldo de una operación mediática, Alejandro Cacetta fue desplazado de la presidencia del INCAA por el Ministro de Cultura, Pablo Avelluto, bajo el argumento de buscar “transparentar al máximo la gestión del instituto”. Además, Avelluto anunció que habrá una “reestructuración general” que incluirá despidos y la intervención de la Oficina Anticorrupción.

Se trata de una nueva ofensiva del gobierno que creemos debe ser enmarcada dentro de la profundización de las políticas de ajuste que se están llevando a cabo de manera más global. Reivindicamos la reacción instantánea de los integrantes de la comunidad audiovisual que entendieron a este hecho como algo que iba a llevar a profundizar el ajuste y tomaron la inmediata determinación de organizarse para luchar en contra de este nuevo ataque del gobierno.

La unidad de acción requiere la independencia en relación a los representantes de la industria

En primera instancia, creemos que es necesario aclarar que no defendemos bajo ningún término la gestión de Cacetta que fue puesto en su cargo por Cambiemos para ejecutar el Nuevo Plan de Fomento que favorece a las grandes productoras en detrimento de los realizadores independientes. Para pruebas de lo dicho, tenemos el hecho de que su candidatura fue apoyada por ejemplo por Juan José Campanella reconocido por apoyar abiertamente al gobierno de Cambiemos. Cacetta es además un ex CEO de Patagonik Films, una enorme productora que tiene entre sus accionistas al Grupo Clarín. En definitiva, es un empresario de la industria del cine puesto en su cargo por la connivencia de la propia industria y el gobierno que ahora lo saca del medio para poder acelerar la aplicación del plan de ajuste presupuestario que comenzó con la ejecución del Plan de Fomento.

En este sentido, repudiamos la aplicación del nuevo Plan de Fomento porque entendemos que solamente beneficia al cine comercial y tiene consecuencias sumamente restrictivas para las realizaciones independientes: aumenta los topes de subsidios para las grandes productoras, instaura un sistema de puntajes que dificulta el acceso a los nuevos realizadores e impone la obligatoriedad de que las películas de mediana producción sean realizadas por empresas. Este plan refuerza la actual distribución de los fondos que solo beneficia a los “tanques” cinematográficos en detrimento por ejemplo del documentalismo que hace el 50% de los estrenos del cine nacional con sólo el 8% por ciento del presupuesto de los subsidios.

Tampoco suscribimos a la posición mayormente enarbolada por los sectores kirchneristas de defender la Ley de Cine tal cual es porque es esta ley la que permite por ejemplo que las autoridades del INCAA sean elegidas a dedo por el gobierno de turno como ha sido hasta ahora. Es por esto que hay que luchar por la democratización del instituto para que sea una asamblea representativa del sector la que elija a las autoridades y discuta, en profundidad, entre otras cosas, qué tipo de producciones se quieren fomentar.

El Fondo de Fomento y los intereses de las empresas audiovisuales

Por otra parte, el macrismo viene mostrando intenciones de querer avanzar sobre el Fondo de Fomento mediante el cual se financia el INCAA que se recauda por dos vías: el 10% del valor de las entradas del cine y el 25% de la recaudación del ENACOM que cobra impuestos a la facturación publicitaria a las empresas de radiodifusión privada del país. El fondo de fomento es crucial para mantener la autarquía y el autofinanciamiento del INCAA y la idea de avanzar sobre el mismo lo que busca en verdad es liberar a los grandes monopolios audiovisuales de contribuir a su financiamiento.

En el marco de un gobierno que busca reforzar, en todos los sectores, la redistribución de los recursos de abajo hacia arriba, como ya ha pasado con la quita de impuestos a las mega mineras y a los sojeros, los empresarios de los grandes multimedios reclaman también beneficios. Buscan la eximición del pago del canon que sustenta el financiamiento del cine nacional, una vez más el gobierno de Cambiemos busca convertir lo que es un derecho del pueblo en un negocio para los capitalistas.

Enfrentemos el ajuste del gobierno en el INCAA

Queremos destacar la rápida reacción de los integrantes de la comunidad audiovisual que el jueves 13 se reunieron en una masiva asamblea en el cine Gaumont donde se enarboló un documento con una serie de resoluciones entre las cuales resaltamos la exigencia de renuncia al Ministro de Cultura. Aun así, como creemos que es necesario entender a este ataque como parte del ataque global del gobierno, también entendemos que es sumamente necesario plantear acciones de unidad que vayan más allá, como podría ser una gran movilización de la comunidad audiovisual a Plaza de Mayo, para expresar claramente que los realizadores que luchan se movilizan contra el desfinanciamiento del INCAA y para enfrentar el ajuste de Macri.

Verónica R.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb