por Rosi Luxemburgo El año 2018 sigue planteando una serie de desafíos para la clase trabajadora brasileña, para las mujeres y para la juventud. Los oprimidos van sintiendo en la piel los ataques a sus derechos, el aumento del desempleo, el empobrecimiento de los salarios y el endurecimiento del régimen político. Sin embargo, no hay derrotas estructurales, la capacidad de reaccionar no se ha perdido. Las huelgas recientes, de los...

  • IzquierdaWeb