Temas: , ,

La ofensiva del gobierno contra los trabajadores está tomando nuevas formas: en las últimas semanas los aprietes, persecución a delegados y extensión de las jornadas, fueron una muestra de esta nueva etapa del ataque. Claro, amparado en el apoyo incondicional de la burocracia – que dejaron pasar los casi 40 mil despidos, y el veto de la ley antidespidos – ahora el gobierno viene por más. Apoyo que con la reunificación de la CGT va adquiriendo más peso a la hora de controlar posibles reacciones de los trabajadores.

La burocracia le perdonó la vida al gobierno y ahora vienen por más: extender las jornadas de trabajo por el mismo sueldo, mayores responsabilidades, molinetes para fichar los horarios, vaciamiento del presupuesto para los programas sociales, son algunas de las medidas que están tomando. Obvio que después de los despidos ahora están poniendo a “su gente”, y ya empiezan a contratar a familiares y amigos PRO para ocupar los puestos desplazados.

Es cierto que después del tendal de despidos que dejó el gobierno, el miedo empezó a recorrer los lugares de trabajo. Claro que con ayuda de la burocracia que recorre los pasillos amenazando con nuevos despidos para quienes se quejan. La experiencia es concreta, y la sensación de poder perder el trabajo, para muchos fue una realidad.

Pero también quedó la experiencia de la lucha y la organización por abajo. Y al malestar por los nuevos aprietes que empezaron a aparecer, se le suma que los aumentos de las últimas paritarias no alcanzan para llegar a fin de mes. Y eso que se frenó en parte el tarifazo! El gobierno sigue diciendo que ahora es el momento de terminar con la precarización, pero el primer paso que tiene que dar para eso es reabrir la discusión salarial para llevar el salario por arriba de la inflación que ya hasta el propio macrismo dice que va a superar el 40%.

En este escenario ATE Nacional – encabezada por el Degenarista Cachorro Godoy – ha llamado a un paro nacional de estatales para este jueves 11, con una movilización a la plaza de Mayo. Este llamado no se hizo discutido entre los trabajadores en asambleas de base ni mucho menos; simplemente se informó “desde arriba”. Tampoco se construyó como parte un plan de lucha para ganar, sino más bien como una medida aislada para posar de luchadores.

Por su parte el arco K – encabezado por ATE Capital y SUTEBA Celeste – llama al paro pero otra vez divide la convocatoria. En este caso citan directamente en la plaza de Mayo a acompañar las 2000 rondas de las Madres. Una muestra más de estos burócratas que desde que asumió el gobierno reaccionario de Macri su disputa por dos proyectos político (pro patronales, dicho sea de paso) entre los Degenarista y los K ha estado por encima de llevar hasta el final la pelea de los trabajadores contra los ataques del gobierno.

El llamado a movilizaciones aisladas, que no son parte de un plan de lucha discutido en la base para enfrentar al ataque del gobierno, sólo sirve para la pelea de aparato de la burocracia.

No hay forma de parar a este gobierno enemigo de los trabajadores si no es tomando en nuestras manos la tarea de organizarnos ahora, desde abajo, en asambleas donde poder discutir no sólo una movilización si no qué continuidad le damos a la lucha, porque está claro que a este gobierno no lo vamos a parar con una marcha.

Desde la Corriente Nacional Carlos Fuentealba – Lista Gris creemos que el 11 hay que salir con todo a las calles en una acción unitaria para pararle la mano a este gobierno y en cada lugar de trabajo tenemos que discutir cómo organizarnos, y seguir enfrentando los próximos despidos que se vengan, o las peores condiciones de trabajo que nos quieren imponer y exigiendo la reapertura de paritarias.

A la vez impulsamos una gran jornada nacional de lucha con cortes y piquetes en todo el país, que unifique las peleas de todos los trabajadores contra los despidos, por la reapertura de las paritarias y contra el tarifazo de este gobierno.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb