Carla Tog



Participación de Socialismo o Barbarie en la 2º escuela de verano de IZAR –

Los pasados 4,5 y 6 de agosto, tres compañeros de SoB de Barcelona, participamos de la 2º Escuela de verano de los compañeros de IZAR (Izquierda Anticapitalista Revolucionaria) en Málaga.

Queremos comenzar agradeciendo a los compañeros la invitación y decirles que valieron la pena el esfuerzo y la inversión.No sólo por lo cómodos que nos sentimos sino porque lo vivimos, y así lo reivindicamos,como un espacio necesario para la formación, el encuentro, el debate, el conocimiento mutuo y la confraternización entre camaradas.

Espacios que hoy consideramos vitaleseineludiblesentre organizaciones, personas y generaciones de activistas y luchadores que nos reclamamos de la tradición del marxismo revolucionario, y peleamos por una alternativa clasista, independiente y por el socialismo. Que provenimos de tradiciones distintas, pero que nos une el hecho y la comprensión común de intentar estar a la altura de las circunstanciasacerca del momento en que vivimos, de las tareas y los desafíos que se nos plantean, y de empezar a dar pasos concretos hacia una intervención y respuesta común desde esta perspectiva.

Sería muy extenso dar cuenta aquí de la riqueza política que concentraron los tres días de debate. Por eso noslimitaremos a reflejar, de manera general y casi esquemática, lo que consideramos fueron las problemáticas y conclusiones más profundas, significativas e interesantes que se desarrollaron en los foros y atravesaron la discusión los días de escuela.

Los foros se organizaron alrededor de cuatro ejes temáticos: 1) La centralidad de la clase obrera y la necesidad de coordinar y unificar las luchas, 2) Por qué somos internacionalistas hoy, 3) Qué partido es necesario para la revolución y 4) Situación política y “La revolución para cambiarlo todo”, foro que contó con 9 organizaciones como parte de la mesa de panelistas y de la cual participamos.

Con el ejemplo vivo de la experiencia de los compañeros de AR en la lucha en Francia contra la reforma laboraly la presencia de compañeros de TMB de Barcelona, LIMASA y de otros compañeros trabajadores en lucha,se realizaron dos foros alrededor del debate sobre la clase trabajadora y la necesidad de unificar las luchas.

Aquí hubo casi total acuerdo en relación a la reafirmación teórica, material y política de la centralidad de la clase trabajadora como sujeto revolucionario en estrecha discusión con corrientes que niegan, desestiman y combaten la existencia misma, la potencialidad y la centralidad de la clase obrera interpelando a otros sujetos como hacedores del cambio.

También hubo acuerdo en relación a algo que se revela como más que evidente, que es la necesidad de unificar y coordinar las luchas no solo alrededor de la unidad solidaria, sino alrededor también de la unidad política de comprender que los problemas dela clase trabajadora son los mismos y en todo el mundo. Se debatió también en relación a la huelga general como método y medio para la organización y politización de la clase obrera.

En el Foro destinado al debate sobre internacionalismo,quizá la discusión más profunda e interesante giró en torno a la necesidad de la construcción de una nueva Internacional revolucionaria que nuclee bajo un programa a los revolucionarios a escala mundial ante la evidente ausencia de una que se digne o jacte de tal y de la atomización y/o aislamiento de las corrientes revolucionarias.

Las distintas intervenciones dieron cuenta de este problema y se intervino alrededor de qué programa para una internacional, qué es odebería ser una internacional, si lo que define a una internacional es el programa, la práctica y experiencia común, o ambas cosas etc.

¿Qué partido para la revolución? De hecho aquí la pregunta que da nombre al foro es una pregunta retórica.En este foro se debatió acerca de la actualidad de la revolución hoy (tantas veces y desde varios ángulos puesta en cuestión) y de quéherramientas construir para eso; es decir el partido, también puesto en cuestión. Qué es un partido revolucionario, qué lo define, para qué debe servir, cuál es su especificidad y por qué los revolucionarios construimos partidos y no sindicatos (aunque colaboramos, los impulsamos y participamos en ellos), el partido revolucionario y su aporte a la elevación de la conciencia de la clase trabajadora, etc, etc.

En fin, un sin número de cuestiones que hacen a un debate tan apasionante como necesario que es el de la organización de los revolucionarios.

Situación política y La revolución para cambiarlo todo

Este foro se realizó el último día de la escuela y contó con la presencia de 9 organizaciones que intentamos dar nuestras posiciones. Transcribimos aquí parte de nuestra intervención en el mismo.

“Opinamos que atravesamos un ciclo político más global, en el cual hoy el péndulo de la lucha de clases oscila un poco más hacia la derecha, donde se han desarrollado y emergido inmensas y valiosas manifestaciones, levantamientos y rebeliones de masas, a la vez que se evidencia una marcada tendencia a la desestabilización: es decir, se ponen en cuestionamiento elementos de la estabilidad del capitalismo.

“En este contexto, nos parece que hay que tomar nota de dos cuestiones que parecen relevantes.

“La primera es que, en este contexto de emergencia de rebeliones de masas y de una tendencia a la desestabilización de la situación internacional, el trotskismo (tanto en Europa como en América Latina, aun con enormes desigualdades entre ambas regiones)comienza a salir de nevera luego de décadas y evidentemente tiene algo que decir. Da cuenta de esta situación, el hecho que se multiplican los puntos de encuentro y contacto entre corrientes que venimos de distintas tradiciones, como en esta misma escuela lo estamos viendo.

“En este sentido, la orientación que nuestra corriente defiende es la de un reagrupamiento de los revolucionarios. Le damos mucho valor a eventos como esta escuela que vayan en el sentido de avanzar en el debate y en la perspectiva “empírica” del reagrupamiento de los revolucionarios, rompiendo en los hechos con los sectarismos, la fragmentación y los viejos vicios de la izquierda revolucionaria y siendo capaces (y esta es nuestra apuesta, ¿por qué no?) de lograr una síntesis superadora de las distintas tradiciones de las que provenimos.

“Y en este sentido, y por eso mismo, somos parte y defendemos la iniciativa “No hay Tiempo que perder”, como un paso importante y un espacio, inicial, embrionario, para el debate, la acción y la intervención común de los revolucionarios desde una perspectiva socialista en el Estado español.

“Por esto nuestra perspectiva es la de colaborar en la refundación de la clase trabajadora, a su recomposición, a ayudar a que vuelva a colocarse en el centro dela escena de la lucha, a relanzar la perspectiva del socialismo, aportar a avanzar en el reagrupamiento de los revolucionarios y a construir nuestros partidos para la intervención en la lucha de clases cotidiana.

“Decíamos anteriormente que vivimos un ciclo global donde han emergido grandes y valiosas movilizaciones y rebeliones de masas, y es aquí donde queremos señalar el segundo elemento que nos parece relevante y nos parece que es donde se encuentra el meollo de la cuestión, pues para nosotros de lo que se trata y lo que deja planteado el contexto y el ciclo es justamente cómo lograr que esas grandes rebeliones se transformen en revoluciones.

“Qué tipo de revolución queremos, nosotros peleamos, como ya algunos compañeros han dicho en esta mesa, por la revolución socialista clásica; y la entendemos como un proceso histórico, la concebimos como internacional, porque es el terreno internacional donde se dan los ataques de la clase dominante y se dan las respuestas de la lucha de los trabajadores. La concebimos como un proceso consiente y creativo de las más amplias masas. La concebimos como un proceso radical, permanente y constante. No la concebimos como un mero cambio político, de régimen o de estructura económica; la concebimos como una revolución social, total de las relaciones sociales;la entendemos como un la toma consciente en nuestras manos de los asuntos que rigen nuestras vidas.

“Porque se hace evidente que lo que se ha vuelto a poner sobre la mesa es el debate estratégico; y los revolucionarios tenemos el desafío y el deberde volver a poner la perspectiva de la auténtica revolución socialista en la “galaxia” mental de los trabajadores y las nuevas generaciones, en una coyuntura internacional difícil donde el capitalismo tiende de manera creciente a las crisis y la inestabilidad.

“Y una sola cuestión que agregar, finalmente, que nos parece que es importante tener en cuenta y que hace al necesario balance de la experiencia de lucha pasadas y del legado y las lecciones que nos dejan. En este sentido queremos decir también, en relación a lo que algunos compañeros señalaron, que una revolución socialista no solo se define por la tareas que lleva a cabo, como la expropiación de los medios de producción de las manos privadas, o como la reforma agraria:¡una revolución socialista se define también y por sobre todo, por la clase que las lleva a delante!

“Porque en experiencias históricas pasadas o revoluciones pasadas se llevaron a cabo estas tareas, pero lo importante y/o determinante para su desarrollo y desenlace,fue que la clase obrera no tuvo ni arte ni parte como sujeto activo, ni contó con el poder económico ni político. En su nombre, sustituyendo la acción creativa de las masas y en nombre del socialismo, dieron lugar a regímenes que cometieron abominables horrores que nada tienen que ver con la perspectiva auténtica del socialismo y el marxismo revolucionarios que defendemos los que hoy estamos aquí presentes. Por eso qué revolución queremos y qué clase tiene que hacerla, son cuestiones fundamentales a tener en cuenta en este foro.

Nada más, muchas gracias compañeros, y viva la clase obrera mundial”.

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb