El miércoles 10 se presentaba como un día agitado. Desde el cuerpo de Delegados de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Bs.As. nos habíamos convocado a una nueva jornada de lucha centrada en la reivindicación de aumento salarial ante el mísero incremento otorgado en la “segunda paritaria”, que quedó lejísimo de una recomposición que alcance los niveles de inflación por arriba del 45% que estamos padeciendo. Además, para reclamar por el fin de la precariedad laboral y el pase a planta de todos los contratados, con la importancia de demostrar que no vamos a esperar de brazos cruzados al 31 de diciembre cuando se caen decenas de contratos.

Pero la noche anterior nos anoticiamos que la Cámara Federal de La Plata se reunía en plenario para decidir el otorgamiento de la prisión domiciliaria al genocida Etchecolatz, amo y señor durante la última dictadura. Ante esa eventualidad, redireccionamos la convocatoria y en las primeras horas de la mañana una gran cantidad de trabajadores nos plegamos a la concentración en la puerta de los Tribunales convocada por distintos organismos de derechos humanos.  En el acto confluimos con personalidades como Nora Cortiñas y Perez Ezquivel, las CTAs, los partidos de izquierda, organizaciones sociales y agrupaciones kirchneristas. Lo central del momento era ratificar que las conquistas de los derechos humanos se defienden en la calle e impedir la nueva provocación macrista que significa la libertad “domiciliaria” del dos veces desaparecedor de Julio López.

Luego de realizarse una radio abierta, la permanencia se prolongó hasta que desde los Tribunales  informaron que por razones de falta de quórum no se pronunciaría, quedando la situación abierta al momento de redactar esta nota. Terminado el acto, los trabajadores de la Sec. de DDHH nos movilizamos a la puerta del organismo, donde reside su titular, Santiago Cantón, para concretar la medida de fuerza antes planteada. Aquí realizamos una gran asamblea con más de 50 compañeros del organismo. Desde la corriente Lista Gris Carlos Fuentealba plantemos continuar con las medidas de fuerza para revertir la situación salarial y laboral, punto en el que hubo un amplio acuerdo. Pero lo más importante que queremos destacar es la discusión que se abrió ante nuestro planteo de impulsar y votar  una marcha unitaria frente al 10º aniversario de la desaparición de Julio López, el próximo 18 de septiembre. La totalidad de la asamblea de trabajadores se pronunció favorablemente, con la única excepción de dos compañeros del PTS y el PO. Con distintos argumentos del tipo de que en la “oposición hay de todo” o que tenemos diferencias con Hebe, se negaron a acompañar la moción de unificarnos en la acción conjunta de lucha.

Desde el Nuevo MAS peleamos a fondo para dar este debate y así frenar la ofensiva del gobierno reaccionario de Macri que viene desarrollando en todos los terrenos e  impedir  de este modo, la liberación de los genocidas o el encarcelamiento de Hebe de Bonafini. Sostenemos en todos los organismos de lucha en que participamos que el plan de Macri  busca implementar su ajuste y derrotar las luchas en su contra, por eso necesita reconciliar a las Fuerzas Armadas con la sociedad. Reinstala la teoría de los dos demonios, niega que haya habido 30 mil desaparecidos, quiere avanzar con la aplicación del protocolo para reprimir la protesta social y le da vía libre a Aldo Rico y otros represores para que desfilen por la calle como si fueran héroes, como sucedió el pasado 9 de Julio en el acto en Tucumán. Por eso peleamos por la más amplia unidad de acción para la lucha en las calles.

Pedro -DDHH Lista Gris Carlos Fuentealba La Plata

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb