El martes último, en un discurso en la provincia de Córdoba, Macri nos deleitó con sus sabias y aleccionadoras palabras de profundo carácter moral y formativo. Una vez más les hablo a los trabajadores pidiéndole que redoblen sus esfuerzos, que trabajen más porque si ellos son más explotados a “todos” nos va a ir mejor. Veamos sus palabras.

“En esto, como les dije el 9 de Julio, somos una única sociedad, somos como un único barco, y si no hacemos todos el mismo esfuerzo, es difícil que otra parte de la sociedad pueda reemplazar lo que un sector no hace; entonces cada vez que alguien retacea ese esfuerzo personal, o un sector retacea ese esfuerzo personal, o un sector pide que se le contemplen situaciones que no deberían suceder, eso reduce las posibilidades del crecimiento y desarrollo de todo el resto”.
Esa vieja y tramposa metáfora del “barquito” ya la había utilizado el 9 de julio, y ahora la repite por segunda vez… Hace muchos años, Quino, el genial creador de Mafalda, se había ocupado de iluminar cómo funciona tal barquito. No creemos poder explicarlo mejor que él, por lo tanto démosle paso al artista.
M.P.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb