En la jornada del jueves 14 de julio en la Zona Norte del Gran Buenos Aires nos hicimos presentes en diferentes puntos de concentración de los cacerolazos convocados; cerca de las 20 hs., en el horario pautado, comenzaron a arribar los manifestantes. Las concentraciones más numerosas tuvieron lugar en San Miguel con cerca de 1.000 personas y en San Martín con alrededor de 600, otras ocurrieron en Pacheco, Munro y Olivos con menor concurrencia, reflejando cierta dispersión y el hecho de que no fueron masivas las protestas. No se hicieron presentes sectores populares como componente principal, y esta progresiva manifestación de bronca tuvo como principal eje el tarifazo, donde los cantitos contra Macri fueron protagonistas absolutos en esa lluviosa noche.

En relación al kirchnerismo, su presencia fue a través de banderas del Frente Ciudadano, con una proporción o peso que variaba según el  punto de convocatoria. Aunque estuvieron  presentes los momentos donde coreaban “Vamos a volver” y hubo momentos donde alguno se acercó queriendo sacar, sean las banderas o carteles de la izquierda, esta fue una cuestión que ni siquiera derivó en un exabrupto mayor y todo transcurrió en un clima donde primó el repudio al actual gobierno. Notamos que no estuvo presente, en tanto que organización que buscara abiertamente ofrecer una alternativa política que se apoyara en la movilización en las calles para derrotar a Macri y eso fue un detalle no menor, por lo menos en San Martín.

Es para destacar la presencia de nutridos grupos de compañeros en muchos de los puntos de convocatoria, mostrando la proyección del partido y crecimiento en la zona. Asistimos en San Miguel con la bandera de los centros de Trabajo Social y Educación de los que ¡Ya Basta! está al frente y que aglutinó a los compañeros de la Universidad en la manifestación. Hubo ante todo lugar para intercambiar sobre la carta de Manuela que repartíamos, los periódicos e incluso recibimos felicitaciones por la presencia del partido, expresando la simpatía por el mismo.

Es un enorme desafío mantener y redoblar nuestra presencia en la calle, en cada expresión de la bronca creciente frente a las políticas antiobreras del gobierno, poder  colocar como referente al partido, para estar a la cabeza y traccionar a los sectores populares y de trabajadores como a los jóvenes de la zona, para darle un mayor impulso a acciones que nos lleven a derrotar el ajuste de Macri y que estos sectores mismos sean también protagonistas activos en la construcción de una alternativa que parta y represente sus intereses. Por ello es absolutamente necesaria la construcción de nuestra organización y el crecimiento de sus filas para llevar adelante esta pelea.

Corresponsal

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb