Temas: ,

El martes 12 de junio último la “Multisectorial contra el Ajuste y la Represión del Chaco”, el PO, ATE, Sitech San Fernando  (gremio docente recientemente intervenido por la justicia provincial y rápidamente levantada esa medida) y la Corriente Sindical Carlos Fuentealba, junto al sindicato más numerosos de la provincia, la Unión del Personal Civil de la Provincia (UPCP), marchamos, principalmente, en rechazo al proyecto de ley que presentó el gobierno kirchnerista de la provincia que tiene como finalidad reglamentar el derecho a la protesta, marcándole a los trabajadores y a las organizaciones gremiales que las guardias mínimas deben estar de acuerdo a arbitrios de la patronal y la misma define cuáles son los servicios esenciales para la población intentando marcar claramente los límites de las protestas.

En síntesis, el gobierno provincial procura disciplinar a los trabajadores e influenciar a las organizaciones sindicales en función de esta política. Este intento de intervenir en las organizaciones gremiales no es nueva para el nuevo gobierno del Ing. Peppo. Previamente había intervenido, vía la justicia patronal, no sólo a la misma UPCP, sino también como dijimos más arriba, procuró silenciar al gremio docente más combativo de la provincia. En los dos casos lo que primero se intervino fueron las cajas de estas organizaciones, tratando de inmovilizar la base financiera, a fin de que las burocracias actuantes no puedan movilizar a los afiliados afines. Esta ley no sólo reglamenta la protesta y el accionar de las organizaciones gremiales, sino que le da mayor poder de policía a la Dirección de Trabajo, regulando su organización interna para que siga al pie de la letra los designios del poder de turno aún más de lo que lo hace en la actualidad.

Los trabajadores  comenzaron a reaccionar movilizando el martes mil personas bajo las banderas de las organizaciones convocantes, con la consigna que la reforma de la ley 2601 es contraria a los intereses de los trabajadores. Los expositores giraron en ese sentido pero nuestro compañero hizo referencia a otra modalidad nueva del gobierno, que es infiltrar personas en las asambleas de los conflictos, grabar a los dirigentes y denunciar vía judicial y mediática a los dirigentes actuantes en esas asambleas. Una clara acción macartista de persecución a los luchadores.  Más allá de nuestras diferencias políticas, expresamos nuestra solidaridad y marcamos que esa primera jornada de lucha provincial debe ser el primer eslabón de un gran plan de lucha provincial con la más amplia unidad en las calles, con asambleas  en todos y cada uno  de los lugares de trabajo, propiciando una gran democratización de las organizaciones gremiales y nuestra irrenunciable postura que los sindicatos deben ser independientes del poder de turno y la más absoluta libertad para que los trabajadores debatan libremente.

La marcha del martes sabemos que fue sólo la primera, porque ni aun los diputados de la oposición comprometieron su voto negativo a esta ley y ni hablar de los diputados oficialistas, que ni siquiera intentaron hablar con los trabajadores movilizados. La lucha será larga y cruenta y los trabajadores estamos dispuestos a dar pelea y con ellos los compañeros de la Corriente Sindical Carlos Fuentealba.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb