Fueron numerosísimas las acciones previas que familiares, víctimas y distintas organizaciones de mujeres llevamos a cabo,y que lograron confluir en una acción que superó las 25 mil personas. Es para destacar que, a la par de que se instala a nivel nacional una fecha específica de reclamo por la abrumante cantidad de femicidios,la organización y la manifestación en las calles se expresa cada vez más como la herramienta para resolver esta problemática. Una cabecera llena de familiares se expresaron con sus banderas y carteles exigiendo justicia por Paola Acosta, Marisa Cárdenas, Julia Torres, Micaela Gutierrez, Laura Moyano, Lis Funes y otras. Se expresan cada vez con mayor contundencia y de forma más igualitaria la organización independiente de los familiares.

En el escenario hubo distintas expresiones, por ejemplo la hermana de Lis Funes quién expresó el abandono en el que se encontró su hermana por parte de la justicia. La joven había hecho cinco denuncias contra su ex pareja quien la asesinó en el mes de abril. También en el escenario estuvo Karina Centeno. Un caso que se ha vuelto emblemático en cuanto a las respuestas que brinda el gobierno. Karina tiene múltiples denuncias realizadas en contra de su ex pareja. El hombre hoy continúa hostigándola y no sólo eso, sino que además le ha hecho denuncias por “amenazas” con lo que ¡¡¡logró acceder a un botón antipánico!!! Tan así funciona la política del gobierno que el hombre la semana pasada hizo accionar el botón y Karina ¡¡¡terminó detenida en una Comisaría!!!

Si bien queda mucho camino por andar en cuanto a la profundidad del reclamo y que el mismo logre dirigirse frontalmente contra el gobierno, hoy podemos decir que se cae de maduro que las mujeres marchamos reclamando respuestas concretas y que no queremos que nos den más vueltas. No hay medidas reales que frenen la violencia que sufren las mujeres día a día. Medidas como planes integrales de atención, acceso a la vivienda, al trabajo genuino.

Por último, otro aspecto que nutre la marcha de una dinámica irremplazable es que en la cabecera de la mismaestuvieron las trabajadoras de la Secretaría de Violencia Familiar del Gobierno de la Provincia. Las trabajadoras vienen dando una gran pelea hace años por sus condiciones de trabajo, pelea que se profundiza en el verano cuando se anuncian los primeros despidos a las distintas reparticiones provinciales. En esta secretaría hubo seis despidos y otros diez en la de trata. Estas trabajadoras que acompañan día a día las terribles situaciones de las mujeres se encuentran hoy peleando por la mejora en sus contratos y por la contratación de nuevos/as profesionales que den respuesta a una demanda que las desborda. Trabajadoras, víctimas y familiares unidas en una sola causa.

Junto a todos estos sectores de trabajadoras y del movimiento de mujeres, desde el nuevo MAS y Las Rojas participamos con una gran columna de alrededor de cien personas. Compañeras y compañeros miembros de la juventud del partido, nuestra agrupación Ya Basta!, que terminan de dar una gran batalla en la Universidad en las elecciones estudiantiles con la convicción de que los centros deben estar al servicio de las luchas de los estudiantes, las mujeres y los trabajadores. Porque con un gobierno nacional dispuesto a ir en contra de cada uno de nuestros derechos, es cada vez más necesaria la organización independiente que pelee frontalmente y que no dé ni un paso atrás. Para esto necesitamos que cada vez más compañeras y compañeros sean parte de estas peleas.

 

Julia Di Santi

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb