Hace un año, la bronca por el femicidio de Chiara fue la chispa que gestó por abajo la masiva concurrencia al Congreso y todas las plazas del país para exigir #NiUnaMenos. Este fin de semana, Bahía Blanca se ponía de pie y reclamaba justicia por Micaela con pancartas que rezaban “Basta de femicidios”. En nuestro país hay un femicidio por día y casi con la misma cotidianeidad se multiplican las respuestas populares. Pero tanto los casos como las movilizaciones subsiguientes resultan invisibilizados por los medios masivos de comunicación. Esto tiene una explicación concreta: esos medios aliados del gobierno reaccionario de Macri saben muy bien que es el Estado, con su impunidad, su mísero presupuesto y su afán por derrotar al movimiento de mujeres el principal responsable. El viernes 3 de junio, ¡Vamos todas a las calles a enfrentar al gobierno reaccionario de Macri!

 

 

El macrismo es un gobierno anti-#NiUnaMenos

 

Conforme avanza la crisis económica, avanza la miseria para las mujeres. Somos nosotras las que salimos a buscar precios, las que administramos los gastos de la casa para sobrevivir al tarifazo, las que remendamos la ropa de los chicos. Somos las primeras en ser despedidas, así como las primeras en abandonar nuestro puestos de trabajo porque ya no podemos pagar las guarderías. Esto, mientras el gobierno desmantela los ya escasos 0800 mujer, el programa de reparto de anticonceptivos y cierra los pocos centros  para acompañar a mujeres en situación de violencia, que de por sí no contaban con presupuesto, y demás espacios por los que tan duramente luchamos durante años.

Pero además del ajuste económico, Cambiemos tiene una clara voluntad política: viene a derrotar a los trabajadores, a los sectores populars y sus movimientos de lucha. Macri quiere derrotar al movimiento de mujeres y todo lo que construyó, al #NiUnaMenos como su máxima y masiva expresión, atacando lo conquistado e intentando que no vayamos por más. Desde Las Rojas, creemos que es importante alertar sobre esta cuestión, pero que no podemos dejar que sea una limitación para el movimiento de mujeres. Mientras algunos sectores asustados proponen “ir por lo posible”, nosotras insistimos en que la única manera de que no nos pasen por encima es nunca bajar el programa: si Macri nos declaró la guerra, el #NiUnaMenos tiene que ser nuestro grito de batalla. Seguimos luchando por planes de vivienda para las mujeres, con prioridad para las que sufren violencia, por refugios y atención psicológica y legal gratuita para todas, por trabajo digno y genuino. Queremos seguir fortaleciendo al movimiento de mujeres en las calles, para que los femicidas sean los que tengan miedo y para destituir a cada uno de los jueces y funcionarios cómplices que fallen en contra de las mujeres.

 

Las mujeres que luchan al centro de la escena

 

Oriana y su mamá, con el apoyo del movimiento de mujeres, metieron preso a Carlos Martín, quien había abusado de Oriana durante 5 años. Karina Abregú, con el mismo respaldo incondicional, logró encarcelar a su ex pareja, Gustavo Albornoz, el cual había intentado asesinarla prendiéndola fuego. Iara Carmona logró, junto a su mamá Laura, con su incansable lucha, que la Justicia escuchara su apelación y sigue peleando para hacer efectiva la condena a su violador, el policía Carlos Marcelo Cuello. Estos son sólo algunos ejemplos de lo que conseguimos cuando pasamos de víctimas a sujetos activos de la lucha por nuestros derechos. Esas compañeras son la verdadera cara del #NiUnaMenos, las que ponen el cuerpo por su causa y por las de tantas otras. Las que consiguen justicia porque salen a la calle, se organizan con las agrupaciones políticas del movimiento, llaman a sus vecinas, familiares, compañeras de trabajo y desenmascaran que la violencia machista no es un porblema cultural, sino social y político; y que son el Estado y sus gobiernos y funcionarios los que educan en que los cuerpos y las vidas de las mujeres no valen nada cuando fallan a favor de los violentos.

Desde Las Rojas queremos que el próximo 3 de junio se escuchen bien fuerte las voces de estas mujeres, que se multipliquen y que sean la respuesta, el “¿Qué hacer?” para todas aquellas compañeras que van a movilizarse de Congreso a Plaza de Mayo buscando una solución ante la impunidad del gobierno y el Estado. De esta forma, el movimiento de mujeres se fortalece, se unifica y se transforma cada vez más en una referencia de lucha y organización. Por ello, nos parece tan criminal que no haya un documento unitario de toda la marcha donde se reflejen esas experiencias, que son una verdadera clase de cómo enfrentar a la justicia patriarcal y las embestidas del macrismo. Entonces,  Las Rojas vamos a poner nuestra columna, nuestra batucada y nuestro micrófono a disposición de esas mujeres, para que tengan un canal de expresión y nutrirnos todas de sus luchas. Invitamos a todas y todos a escucharlas cuando finalice la marcha.

 

¡Libertad para Belén! ¡Aborto legal ya!

 

Durante 12 años de gobierno kirchnerista debatimos con el grueso del movimiento de mujeres en torno a cómo conquistar el derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito. Insistíamos en que no podíamos confiar en esos diputados que habían dejado caer dos veces el proyecto de ley no dando quórum, sino que teníamos que confiar en la fuerza de las mujeres movilizadas: el método con el que conquistamos el fallo de la CSJ por los abortos no punibles. Esta batalla se recrudece ante el macrismo, que ya ha salido a atacar el derecho a decidir de las mujeres. El ministro de Salud de Cambiemos, Jorge Lemus, quiere retrotraer el protocolo que regimenta los no punibles; el Estado le dio una partida presupuestaria extra a las escuelas confesionales para amigarse con el Papa, mientras las universidades públicas no saben si llegan a agosto o tienen que cerrar. Pero el ataque más violento es haber encarcelado a Belén, una joven mujer tucumana presa por haber sufrido un aborto espontáneo. Esto, en total complicidad con el actual gobernador de Tucumán -la “Capital Nacional de la Trata y la Prostitución”- , Luis Manzur, antiguo ministro de Salud del kirchnerismo, que tantas veces se posicionó en contra de las mujeres.

Decir #NiUnaMenos también es no bajar la bandera irrenunciable por el derecho al aborto, una práctica que al realizarse en la clandestinidad se lleva la vida de cientas de mujeres al año. El 3 de junio marchamos para que seamos las mujeres las que decidamos sobre nuestro propio cuerpo, no la Iglesia, no el gobierno. Este 3 de junio marchamos por Belén y para exigir: ¡Basta de mujeres presas por abortar! ¡Aborto legal ya!

 

Por un gran movimiento de mujeres que luche en las calles

 

Para enfrentar los femicidios y la violencia, para frenar las redes de trata y explotación sexual, para conquistar el derecho al aborto y para que no seamos las mujeres las que paguemos el ajuste, te invitamos a marchar este viernes 3 de junio junto a Las Rojas. Que este #NiUnaMenos nos encuentre a todas en las calles y sirva para unificar y engrandecer al movimiento de mujeres, para que se transforme en un espacio de referencia para cada vez más compañeras. ¡Parémosle la mano al gobierno reaccionario de Macri! ¡Que se escuche bien fuerte la voz de las mujeres que luchan!

 

 

– ¡Ni una presa más por aborto! ¡Exigimos la inmediata liberación de Belén! ¡Aborto libre, legal, seguro y gratuito en el hospital YA!

– ¡Basta de impunidad! Condenas efectivas a los violentos y destitución de jueces y funcionarios que amparan la violencia contra las mujeres

– Trabajo genuino y vivienda para las mujeres, empezando por las víctimas de violencia y prohibición de despidos

– El gobierno es responsable del presupuesto: exigimos  refugios y asistencia gratuita legal, médica y psicológica a las víctimas y cuidado efectivo de mujeres y niñas/niños  controlados y dirigidos por las organizaciones del movimiento de mujeres

 

¡Llenemos las calles de las luchas de las mujeres!
Viernes 3 de junio 17:00 horas marchamos de Congreso a Plaza de MAyo

Tofi Mazú

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb