Temas:

 

De negocios inmobiliarios en la ciudad de Buenos Aires no sabemos, pero sí de los padecimientos de las familias de los barrios más pobres por falta de viviendas dignas. Barrios de trabajadores, la mayoría precarizados, que fueron parte de los movimientos de desocupados en los 90. Trabajadores que son el primer eslabón, por su necesidad habitacional, de una red mafiosa que impera controlando el negocio inmobiliario. No sólo el de los shoppings o las grandes torres para ricos, sino también el de los planes de vivienda para los que no la tienen y hacen un esfuerzo enorme para acceder a ella.

No es otra cosa lo que defienden a punta de pistola las patotas del Gobierno de la Ciudad. Son los empleados a sueldo de las grandes corporaciones sin nombre ni apellido, que trabajan en las sombras y que deben tener sus cuentas off shore en Panamá o en otro paraíso fiscal. ¿Cómo se explica sino tanta saña contra los que defendían la posibilidad de construir viviendas populares en un predio de 3 hectáreas de terreno?

¡Con los negocios no se metan!

“Antes que la Justicia, las organizaciones sociales del barrio de La Boca lograron identificar a dos de los patoteros que protagonizaron el miércoles la agresión contra los militantes Matías Scinica, de la agrupación Boca es Pueblo, y Fernando Abal Medina (hermano del senador nacional), de la JP Descamisados. Los hechos ocurrieron durante una reunión del consejo consultivo de la Comuna 4 en la que se discutía la cesión fraudulenta de los terrenos de Casa Amarilla al club Boca Juniors. Se trata de Rodolfo ‘El cordobés’ Corzo y de su hijo del mismo nombre, Rodolfo Corzo. Padre e hijo son empleados públicos del gobierno porteño: el primero es agente de Policía Comunal desde 2011, bajo las órdenes del jefe comunal Jorge Apreda, quien encabezó dos veces la lista de comuneros del PRO; el segundo logró un contrato tercerizado con el Ejecutivo a través de la cooperativa de higiene Solidaria. Las organizaciones remarcaron que ambos forman parte de ‘una patota del PRO’ y calificaron la agresión como un ‘intento de homicidio’”. Página 12, 7/5/16

La discusión en cuestión que originó la brutal agresión, más allá de sus protagonistas, refleja el grado de descomposición brutal de los empresarios inmobiliarios y su relación directa con el gobierno PRO, en este caso en la figura del presidente de Boca Juniors, Angelici, que no ceden un palmo de sus intereses para beneficiar a los trabajadores sin techo. Porque, para curarse en salud, el gobierno decidió “prevenir en forma educativa”, poniendo un cuchillo en la yugular a los que se oponían al proyecto. Porque la adjudicación de las restantes hectáreas libres del predio de Casa Amarilla fueron asignadas en el 2012 a la construcción  de monoblocks que no favorecieron a los vecinos del barrio sin viviendas, sino a quienes el PRO decidió por intereses propios y esto provocó descontento y movilizaciones con cortes de la avenida Almirante Brown por parte de los perjudicados: los habitantes del barrio sin vivienda.

El barrio de La Boca tiene una larga tradición de lucha y de formación de agrupamientos para defender sus derechos: a la salud, la alimentación, el trabajo, la vivienda. Fue puntal en el desarrollo del movimiento de desocupados en los 90 y ha quedado escindido entre dos fuegos: el paraíso turístico con el que se llenan los bolsillos los empresarios y la zona donde viven los trabajadores, donde… también se llenan los bolsillos los empresarios. Porque, a pesar de la larga tradición de lucha por la vivienda, ésta ha sido prenda de mercancía de punteros y mercachifles que siempre negociaron a costa de la necesidad de miles de trabajadores. Éstos han quedado relegados a tener acceso a una vivienda adecuada a sus necesidades, pagando cifras exorbitantes por un alquiler de un pequeño departamento o una pieza en un conventillo.

 

“Nosotros no tenemos ninguna patota”

Declaraciones hipócritas si las hay, ésta ocupa un lugar de honor. Corresponde al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, después de las agresiones en la reunión en la Comuna 4. Fueron fantasmas entonces los que agredieron a estos asambleístas, como fantasmas los que atacaron a los jóvenes de la murga en la villa 1-11-14 del Bajo Flores, como también el puntero PRO que baleó en el pecho a un integrante del Movimiento Popular La Dignidad de La Matanza, en una asamblea también donde se discutía la adjudicación de terrenos que estaban destinados a viviendas populares al Instituto de Viviendas de la Ciudad. Como así también los que le intentaron amedrentar y  arrebataron boletas a nuestros fiscales en los comicios de abril del año pasado en el barrio de Paternal. Patota para nada, eso sí es cierto, fue un policía miembro de la Metropolitana con su traje y arma reglamentaria, el que baleó a un joven cuidacoches en noviembre del 2015 en La Boca.

Lo que le debemos reconocer es que  no fue tan hipócrita de declarar: “Nosotros no tenemos ningún negocio” o “nosotros no le hacemos daño a nadie”.

Los fantasmas no existen pero los “fantasmas PRO” seguro que sí. El presidente Macri y el jefe de gobierno Rodríguez Larreta son responsables políticos de estos ataques y es a ellos a los que se debe investigar para castigar a los culpables.

Ante esta brutal agresión a los más elementales derechos democráticos, defendemos el derecho a la expresión y la defensa de sus derechos a todos los trabajadores y vecinos, más allá de la agrupación o partido al que pertenezcan. Proponemos la más amplia unidad de acción para defendernos de los ataques de este gobierno reaccionario que “no tiene patotas” pero sí “fantasmitas” (¿ese será el nuevo Plan de Empleo Joven anunciado?) que actúan contra la libre expresión y organización de los de abajo.

En ese camino, luchamos por el acceso a la vivienda para todos los trabajadores, por un plan de obras públicas que parta de imponer un fuerte impuesto a los empresarios, a los grandes dueños de las empresas inmobiliarias, de los shoppings, del negocio del turismo y el juego.

¡Fuera la patota del PRO!

¡Basta de agresiones y amenazas!

¡Que el Jefe de Gobierno y el Presidente se hagan responsables!

¡Luchemos por el acceso a la vivienda, por un plan de obras públicas para los trabajadores y los más necesitados!

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb