Temas: ,

 

El jueves pasado fue un día histórico para el movimiento estudiantil. La movilización que convocó a más de 40 mil personas en Capital, se replicó en Córdoba, donde más de mil de estudiantes y docentes marchamos bajo la lluvia y el frío por las calles del Cordobazo. Lo más destacable fue que en la jornada confluimos diversos sectores con reclamos que se sintetizan en la defensa de la educación pública contra el ataque de Macri.

Estuvieron presentes en la misma los docentes universitarios, y docentes y estudiantes preuniversitarios del Manuel Belgrano, que exigen un aumento salarial de 45% contra la propuesta de hambre que les ofrece el gobierno y mayor presupuesto para el colegio.

También participaron los sectores que por iniciativa de ¡Ya Basta! se sumaron a la convocatoria. Nos referimos, en primer lugar, a los estudiantes y docentes de la Universidad Provincial de Córdoba, en su mayoría de las carreras artísticas de teatro y danza de la Escuela Roberto Arlt, que, encabezando con una bandera que rezaba “Universidad Provincial del Chamuyo”, denunciaban el ajuste presupuestario de Macri y Schiaretti, que se traduce en que no tienen espacios para cursar, el cupo restrictivo que deja afuera a cientos de estudiantes (sólo entran un puñado de no más de 90), la falta de democracia universitaria (tienen una rectora elegida a dedo), la persecución política e inclusive que sus docentes ultraprecarizados ¡¡ni siquiera están afiliados a un gremio universitario sino a la UEPC!! Hace semanas que están llevando adelante acciones de lucha organizadas en asambleas como concentraciones, intervenciones, y clases públicas.

Asimismo, marcharon los docentes que participan de la Asamblea “Somos Escuela” de los programas socioeducativos que el gobierno está recortando y cerrando como el CAJ, CAI, Conectar Igualdad, entre otros, que ya llevan meses de lucha y participando de todas las acciones en las calles contra el ajuste y los despidos.

Finalmente, nos hicimos presentes cientos estudiantes de la UNC que nos manifestamos contra el ajuste brutal presupuestario del PRO, que en la Universidad lo lleva adelante su aliado radical, el reciente electo rector y amigo de la LES, Hugo Juri. Quien fiel a sus convicciones neoliberales, pretende poner finalmente la Universidad al servicio de las necesidades del mercado, mediante la imposición del llamado “trabajo solidario”, un disfraz para esconder la pretensión de convertir a los estudiantes en mano de obra gratuita para las empresas privadas.

La marcha, que revivía canciones del Estudiantazo del 2010, fue citada en pleno centro y terminó en las puertas del Pabellón Argentina, en el que se realizó un acto donde hablaron los estudiantes y docentes en lucha, como también las organizaciones estudiantiles y políticas.

Desde ¡Ya Basta!, luego de intensas semanas de militancia, pasadas por los cursos, volanteadas y piqueteos, apostando a la rebelión educativa que está en curso, estuvimos con una nutrida columna de compañeros de las carreras de Filosofía, Historia, Derecho, Psicología, Comunicación, Ingeniería, Artes, y docentes, con nuestro particular agite, canciones nuevas y una hermosa intervención artística de las/los compañeros de Arteinsurrección y  compañeros/as independientes de la carrera de Teatro de la UNC junto con los compañeros artistas de la UPC.

 

Los ausentes de la Jornada

 

Pese a que la marcha apostaba a unificar a todos los sectores que están luchando contra el ajuste educativo del PRO y de Schiaretti, hubo faltazos importantes, precisamente de aquellos que dicen estar en primera línea “resistiendo”.

Nos referimos a la conducción del gremio de docentes universitarios ADIUC (dentro de CONADU) con Carro a la cabeza, afín al kirchnerismo, que si bien rechazaron todas las ofertas miserables de Macri, y vienen haciendo paros contundentes, se niegan a unificar la lucha y a movilizar. En su lugar, con una política divisionista, realizaron a pocos metros del Pabellón Argentina, una clase pública marginal a la que sólo concurrieron un puñado de personas, en vez de jugarse con todo a militar y participar de una convocatoria unitaria teniendo en cuenta que el objetivo es el mismo: ¡¡¡¡¡derrotar el ajuste de Macri!!!!

Tampoco participaron la FUC ni las conducciones de los centros de estudiantes. La política antiunitaria de ADIUC fue convalidada por las agrupaciones estudiantiles alineadas con el lirchnerismo: La Bisagra y La Mella. Son los mismos que hoy se están negando, una vez más, a impulsar la organización de los estudiantes llamando a asambleas de base para que discutamos cómo le paramos la mano a Juri y a Macri.

Éstos se excusaban que estaban concentrando sus fuerzas en asistir a la marcha en Capital, poniendo colectivos gratuitos para viajar. Sin embargo… nadie se enteró, ni por evento del facebook.

 

 

¡Es hora de dar un paso adelante! AHORA ES CUANDO

 

Sin duda, la marcha del jueves demostró algo: que hay bronca acumulada y ánimos de salir a luchar contra las políticas anti educativas del gobierno nacional. Ahora hay que avanzar en la organización de la misma y profundizarla para que se convierta en una rebelión educativa que deje sin aire a Macri y su intención de destruir la educación pública.

En ese sentido, fue muy importante que en la movilización hayamos unificado los reclamos todos los sectores que hoy estamos saliendo a pelear: estudiantes y docentes de la UNC, preuniversitarios, UPC, CAJ, CAI, etc. Ese es el camino a seguir. No podemos fragmentar las luchas si se dirigen a lo mismo. Por eso es que todos los que se ausentaron el jueves tienen que apostar a la unidad si realmente quieren dar una pelea consecuente, como así también tiene que sumarse toda la comunidad educativa cordobesa, porque el ataque es global a la educación pública.

Y sobre todo, es necesario que los centros de estudiantes de la UNC salgan de la inercia y el inmovilismo y se pongan a la cabeza para llamar asambleas en TODAS LAS FACULTADES para que los miles de estudiantes que estamos enardecidos contra el reaccionario de Macri podamos organizarnos.

Las condiciones para que seamos parte del proceso que se está gestando a nivel nacional existen en Córdoba. Sólo necesita un empujón para convertirse en una bomba que haga estallar el plan del macrismo de vaciar y privatizar la educación en el marco más general de un ataque en regla a la clase trabajadora.

 

Florencia Berenice

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb