Ante la brutalidad de las medidas represivas, la lucha se mantiene firme

 

Durante la madrugada del 3 de mayo ingresaron grupos de veinte policías no identificados a domicilios particulares de dirigentes de la Unión de Gremios, por la fuerza, utilizando métodos que inevitablemente nos remiten a la época más oscura vivida por el país. Estos allanamientosfueron dictados por el Juez provincial Javier de Gamas Soler. En los mismos se detuvieron a cinco dirigentes estatales, se violentaron domicilios, destrozando puertas y mobiliario que encontraban en su camino, se amedrentó a familiares, se arrestó y golpeó a un jubilado padre de uno de los dirigentes casi desnudo en la vereda de su casa; y en algunos casos, la policía permaneció por varias horas en los domicilios particulares;

Este juez(quien es Juez en esta provincia a pesar de estar imputado en la investigación de la causa AMIA por encubrimiento de pruebas de corrupción cuando era Secretario del Juez Galeano) fue puesto a dedo por el  vicegobernador Carlos Arcando, ex funcionario del gobierno de Manfredotti, quien además de dejar la provincia en las peores condiciones posibles, fue el principal responsable de la represión dentro del Hospital Regional Río Grande el 28 de diciembre del 2001, donde no se dudó un segundo en disparar balas de goma y gases lacrimógenos, dejando numerosos heridos.

Este accionar represivo y totalmente repudiable del gobierno, se enmarca en un contexto de 65 días de paro y acampe en la provincia, encabezados por la Unión de Gremios (conformada por más de veinte organizaciones), cuando la actual gobernadora se encuentra en Buenos Aires asumiendo como vicepresidenta 5ta del Consejo del Partido Justicialista, quedando a cargo de la gobernación el vicegobernador Arcando, ex suboficial de la Marina.

A los compañeros injustamente detenidos se les imputa el delito de “resistencia y presunto atentado a la autoridad, lesiones y hurto”. Estos hechos se atribuyen a los sucesos ocurridos después de un homenaje a las víctimas del hundimiento del crucero General Belgrano en la Plaza Malvinas de Ushuaia, donde trabajadores estatales protestaron ante el vicegobernador contra el brutal ajuste y para exigir una mesa de diálogo con la Unión de Gremios. Después de forcejeos y empujones, recibieron como respuesta gas pimienta y palos por parte de infantería, mientras el vicegobernador se retiró del lugar escoltado por la policía.

“Hay filmaciones donde no se ve más que una refriega con algunos policías, algunos empujones con el vicegobernador donde se le desabrocha la camisa, pero nadie lo golpea, tampoco él pudo hacer ninguna denuncia a pesar de que mediáticamente dijo que lo golpearon. En el hospital no le confirmaron ningún tipo de golpe”. Afirmó el Secretario de Prensa de la CTA autónoma de Tierra del Fuego y del SUTEF, Javier Mastrocolo.

Al día siguiente de los allanamientos, Alejandro Gómez (Secretario de Organización del SUTEF), quien no se encontraba en su domicilio al momento del allanamiento, se presentó en Tribunales y quedó inmediatamente detenido.Además se pudo saber por intermedio de la médica que revisó a los detenidos, que uno tenía un esguince en el dedo, otro tenía una lumbalgia y un tercero tenia inmovilidad en uno de los hombros.

“La situación es bastante grave y dolorosa, así como reflejan los testimonios de los familiares que sufrieron estos allanamientos con menores, donde no había gente de minoridad ni personal femenino donde había mujeres, durante la madrugada, todo completamente fuera de código. En estos momentos están haciendo allanamientos en otras viviendas en un barrio periférico, no sabemos de qué dirigente, pero han pasado los antimotines para aquel lado, y han mandado notificaciones para que se presenten a declarar a varios dirigentes, sabemos que hay orden de captura liberada para tres o cuatro de los compañeros, no nos confirmaron los nombres pero es información oficial. Estamos viviendo un momento bastante feo y doloroso en cuanto se refiere a garantías del pueblo, que no se están cumpliendo.”Denuncia el Secretario de Prensa.

A partir de estos hechos, la Unión de Gremios decidió trasladar algunas carpas del acampe de la Casa de Gobierno a Tribunales, para exigir la inmediata liberación de todos los dirigentes detenidos, y convocan a presentarse en unidad frente a Tribunales mañana por la mañana durante la indagatoria. Desde la Unión de Gremios se ratificó la estadía en el acampe, pese a la decisión de las dirigencias de ATSA y ATE de levantarlo. Muchos trabajadores estatales, docentes y otros agrupados en la Unión de Gremios se mantienen inquebrantables en el acampe, frente a las medidas represivas y de desgaste por parte del gobierno, levantando la bandera de la derogación del paquete de leyes de ajuste y por la liberación de los compañeros detenidos por luchar.

Además de garantizar el ajuste por la vía represiva, el gobierno de Rosana Bertone también lo hace siguiendo al pie de la letra las viejas recetas neoliberales, ahora aplicadas por el macrismo a nivel nacional: dejando sin trabajo a cientos y cientos de trabajadores. Hasta el momento, en la provincia se suman más de 1800 despidos encubiertos en el sector metalúrgico (finalizaciones de contratos que no se renuevan), a los que se agregan otros 300 despidos más; 375 talleristas que el gobierno dejó en la calle los primeros días de su mandato, más de 1900 despidos de trabajadores del Programa de Entrenamiento Laboral, y alrededor de 400 estatales que habían ingresado en planta y se les dio de baja. Particularmente en el sector metalúrgico,  donde día a día se terminan contratos indiscriminadamente, los trabajadores se enteran que se quedaron sin trabajo cuando pasan la tarjeta por el molinete y no se les permite ingresar, provocando hasta desmayos de algunos trabajadores al recibir tan desagradable noticia de esta manera y sin ser notificados previamente.

En solidaridad con esta lucha, y en repudio a tan salvaje represión, desde laCorriente Sindical Carlos Fuentealba nos movilizamos el día 4 de mayo a la Casa de Tierra del Fuego en Buenos Aires, exigiendo la libertad de los compañeros y que se convoque un paro general.

 

Exigimos la inmediata liberación de Horacio Gallego del SOEM, Roberto Camacho de la CTA-Autónoma, José Gómez de AFEP, Juan Manuel Estefoni del SOEM y Alejandro Gómez del SUTEF.

Basta de perseguir, reprimir y encarcelar a los que luchan.

Paro general contra el ajuste y la represión.

 

Memedov P.

 

Nota: Al cierre de esta edición se informó la liberación de los compañeros detenidos luego de grandes manifestaciones y el reclamo de diversas organizaciones, pero todavía se encuentra abierta la causa que se les inició.

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb