¡Los genocidas aprisión efectiva en cárcel común!

 

Para legitimar sus resoluciones reaccionarias, Macri no sólo recurre a sus votos, sino que se los pide prestados a Obama, para así compartir el encubrimiento de unas libertades encubiertas que dejan en sus confortables residencias a los genocidas condenados. ¿Si Pedraza lo consiguió, por qué ellos, los que todavía no gozan de ese beneficio, van a quedar afuera de la “gracia” concedida?

Un porcentaje de ellos ya se encuentra en esas condiciones, si se lo otorgan al resto,¡quedarían todos en sus casas! Su categoría etaria tapa todos sus crímenes: son “viejitos vulnerables” no masacradores al servicio de una política de Estado criminal que llegaron a viejos porque fueron verdugos, y ahora no son víctimas.Un puñado minoritario, pero digno de destacar, único en América, está cumpliendo penas de reclusión.

“(…) En los últimos ocho años, en tanto, se multiplicó la cantidad de personas procesadas: 554 genocidas fueron condenados y 59 imputados resultaron absueltos. (…) …el 40 por ciento se encuentra en detención domiciliaria (…)”. Datos extraídos del sitio de la Procuraduría General de la Nación, 6/1/15

Y esta es una conquista que hay que defender no sólo por la memoria de las víctimas, sino también para que se acuerden todas las generaciones futuras, de luchadores… y de defensores de las fuerzas de seguridad del Estado.

 

La escalada represiva se extendió a lo largo y ancho del país

 

En la localidad de Cerrillos en Salta, 10 trabajadores municipales fueron detenidos durante 15 días por reclamar por sus puestos de trabajo.

En Villa del Sauce y Sancinena, localidades bonaerenses que limitan con la provincia de La Pampa, fueron heridos con balas de goma manifestantes que reclamaban por un arreglo en la carretera que aumentaba el riesgo de inundaciones durante las lluvias, así como con balas de goma fueron heridos jóvenes estudiantes del Bachillerato Popular Raíces de Tigre.

No conformes con agredir con las fuerzas de seguridad “regulares” un militante del PRO hirió gravemente a un integrante del Movimiento Popular La Dignidad durante una asamblea en Villa Celina, localidad de La Matanza. Así como otras fuerzas “irregulares” siguen arremetiendo en los barrios pobres contra los pibes que organizan murgas o cometen “otros ilícitos” peores… como tal vez un campeonato de fútbol.

Mientras se realizaba el inicio de sesiones en el Congreso, trabajadores bancarios que reclamaban por sus puestos de trabajo, fueron reprimidos.

En marzo la marea represiva fue subiendo de tono. Trabajadores docentes de Santiago del Estero y de Tierra del Fuego fueron duramente apaleados en las calles de las capitales de esas provincias. Así como fue violenta la represión a trabajadores que manifestaban frente a la Dirección General de Escuelas en La Plata.

A manos de la patota de la patronal, los trabajadores de Menoyo también la sufrieron.

A tono con la dura represión a los trabajadores en lucha, en la provincia del Chaco, un importante referente de la comunidad wichi, Agustín Santillán, está “con la soga al cuello” por estar acusado por las autoridades de robo, amenaza con arma de fuego y resistencia a la autoridadcomo clara represalia por sus denuncias a los ataques permanentes a la comunidad tanto en sus condiciones de vida como en el hostigamiento en sus viviendas.

Son muestras de la creciente represión a las luchas y los cuestionamientos presentes al gobierno. Pero también son muestras del “escarmiento” que pretenden meter en la conciencia de los trabajadores para amedrentarlos para futuros cuestionamientos a la defensa de sus puestos de trabajo, su salario y sus condiciones de vida.

No son aislados ni producto de una policía “mala”. Es una política de Estado para disciplinar, amedrentar y “meter en caja” a los que osen desafiar los ataques en regla contra los que luchan.

Esta voz de alarma debe estar en primera fila en la movilización del 24 de marzo. El grito debe llegar hasta la Casa de Gobierno nacional y en cada una de las provincias para que retumbe en ellas la voz de los trabajadores, las mujeres y la juventud que, al unísono, gritamos bien fuerte y acompañamos nuestro grito con nuestra movilización en las calles:

 

¡Basta de represión a las luchas!

¡Abajo el protocolo represivo!

¡Por la unidad de todos los luchadores para enfrentar los ataques a nuestros derechos conquistados y libertades!

 

Ana Vázquez

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb