El 1° de marzo, en el discurso de apertura de las sesiones legislativas, Cristina Kirchner no dejó lugar a dudas. A lo largo de casi tres horas expuso con toda claridad su política para este año que se inicia: ajuste económico contra los trabajadores con aumentos salariales muy por detrás de la inflación (empezando por docentes y estatales) combinado con más represión a los luchadores.

No es casual que toda la oposición derechista (PRO, Massa, Binner, UCR) aplaudieran a brazo partido el discurso gorila de Cristina: su gobierno viene aplicando la receta de ajuste que todo el arco político patronal exige desde hace meses. Es que la inflación, la devaluación, el multimillonario pago a los vaciadores de YPF y el de la usuraria deuda externa van en un sentido claro: normalizar la estructura capitalista de Argentina, para que sigan siendo los grandes empresarios (nacionales y extranjeros) los que la “levantan en pala” mientras el salario y las condiciones de vida de los trabajadores se hunden más y más. Y, sobre todo, que el pasaje hacia un nuevo gobierno en 2015 sea sin grandes turbulencias.

Es por todo esto que, simultáneamente, el kirchnerismo ha profundizado su carácter represivo. El nombramiento del represor Milani al mando del ejército va en ese sentido.  Cada vez parece más lejano el relato de que “este gobierno no reprime la protesta social”. La iniciativa, anunciada el mismo 1° de marzo, de prácticamente prohibir los cortes de calle y los piquetes, el vuelco de gendarmes en la provincia de Buenos Aires para regimentar a los sectores populares, la literal “inundación” de policías que se hace presente en cada manifestación, la represión a los activistas –como ha ocurrido en los cortes de los despedidos de la fábrica Kromberg o en los piquetes por la absolución de los petroleros de Las Heras injustamente condenados a prisión perpetua- demuestran que la única forma que tiene el gobierno de hacer pasar su plan de ajuste es derrotando la movilización obrera y popular. No lo podemos permitir.

 

¡Enfrentemos al gobierno K luchando junto a los trabajadores!

 

Lo que está planteado hoy es el desafío más importante para la juventud en los últimos 11 años: si vamos a cumplir un rol protagónico impulsando junto a los trabajadores la lucha contra la política explotadora del gobierno, si vamos a transformar la Universidad en un lugar de debate político, organización desde las bases y lucha. Es decir, si vamos a desarrollar la unidad de estudiantes y trabajadores luchando por una misma causa.

Resulta indispensable, en esta situación, hacer pedazos el plan ajustador que el gobierno K, toda la oposición patronal y la burocracia sindical buscan aplicar en este año que se inicia. La lucha de los docentes, que tiene un capítulo destacado en la provincia de Buenos Aires con la huelga más larga en más de una década, muestra el camino que deben seguir los trabajadores y sectores populares. La tarea del momento es apoyar las luchas CONTRA EL TECHO SALARIAL y a las y los trabajadores que se organizan para impedir que las conducciones burocráticas dividan y negocien con el gobierno K para dejar pasar el ajuste. Como vienen haciendo las CGTs,  y también la  CTERA de Maldonado  y Baradel en la provincia, verdaderos “soldados de Cristina” en lo que refiere a dividir la lucha de los docentes. Apoyar a las maestras para que triunfen  y preparar la huelga general para enfrentar de manera unitaria este ataque al salario y las condiciones de vida.

No podemos confiar en ninguna institución del Estado, en ningún ministro ni ningún parlamento para satisfacer todos nuestros reclamos y dar por tierra con el ajuste y la represión. La disputa está en las calles. Debemos ser miles de jóvenes y trabajadores movilizándonos en todo el país para que la crisis no la paguemos nosotros, sino los empresarios y sus gobiernos.

 

Este 24 de marzo, ¡vamos todos a las calles!

30.000 compañeros detenidos desaparecidos, ¡presentes!

No a la impunidad de ayer y de hoy. Juicio y castigo a los represores y genocidas. Fuera Milani.

Abajo el ajuste K. No al techo salarial. Salario igual a la canasta familiar, indexado a la inflación.

Todo el apoyo a las luchas obreras y populares.

Justicia por Carlos Fuentealba, Mariano Ferreira y todos los luchadores asesinados por la policía y las patotas.

Aparición con vida de Julio López, Luciano Arruga y todos los desaparecidos en democracia.

No a la criminalización de la protesta social. Libertad a los petroleros de Las Heras.

 

¡Ya Basta!

Vicepresidencia CECSo

Vicepresidencia CEFyL

Vicepresidencia CECEN

Secretarìa General CEP

 ArteInsurrección

Secretaría Extradepartamental CEADI

Nuevo MAS

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb