Encuentro de Atlanta



Al cierre de esta edición faltan sólo dos días para la realización del encuentro obrero en Atlanta. Organizado por el SEOM del “Perro” Santillan, el “Pollo” Sobrero e IS, el PTS y nuestro partido ya se están delineando los últimos detalles para la realización del mismo. El entusiasmo que percibimos en la vanguardia es creciente; muchos compañeros y compañeras preguntan por el mismo y afirman que van a participar. Incluso otras corrientes sindicales informan que van a sumarse, razón por la cual la principal tarea del momento es la invitación, garantizar que la participación sea lo más representativa posible y ajustar los objetivos del encuentro mismo. A continuación plantearemos algunas de las polémicas que se han suscitado en torno a su realización, así como nuestras propuestas. 

 

Acerca del carácter del encuentro

 

Sobre el rechazo del PO a participar del encuentro ya hemos debatido en nuestra edición anterior. Aquí sólo queremos señalar el error de poner en un plano de igualdad los acuerdos por arriba que viene desarrollando con el michelismo en contraposición con la participación en Atlanta. Se trata de dos planos diferenciados. Porque la unidad de acción o, incluso, el frente único con sectores de la burocracia sindical para impulsar la lucha, justos en sí mismos como herramientas tácticas, de ninguna manera pueden ser contrapuestas a lo que configura el objetivo del encuentro: impulsar un punto de referencia y organización independiente, antiburocrático, que pueda postularse como una alternativa frente a las diferentes variantes de la burocracia.

Esto mismo es lo que no parece entender el MST, que ha sacado a última hora una declaración contra el encuentro, al que considera “sectario”. Denuncia que el PTS y nuestro partido “no lo dejamos participar”. Pero la realidad es que como dice el dicho popular, “no se puede estar en misa y tocar la campana”: no hay manera de participar en un encuentro antiburocrático… y al mismo tiempo ser parte orgánica de la burocracia michelista.

El “Chino” Heberling le ha respondido a los compañeros del MST con algo que transcribimos aquí: “la convocatoria al Encuentro del 15 en Atlanta dice: ‘Al no darle continuidad al paro nacional del 20 de noviembre del 2012, que fue contundente, con un nuevo paro y un plan de lucha nacional unificado, la CGT y CTA dejan pasar el ajuste. Es hora de que los sectores combativos y antiburocráticos que surgen en todo el país coordinemos nacionalmente el apoyo a las luchas en curso y distintas iniciativas en el camino de un paro nacional y plan de lucha en beneficio de todos los trabajadores’.

A buen entendedor pocas palabras; nadie excluyó al MST de nada, el MST se autoexcluyó de la lucha contra la burocracia al ser parte orgánica de la del CTA Micheli. Al integrar la dirección de la misma dejaron de pertenecer a los sectores ‘antiburocráticos’. Rompan con esa dirección y sin ningún problema podrán participar del Encuentro”.

La cuestión podrá ser opinable; podrá haber otras instancias más amplias que justifiquen la participación incluso de sectores burocráticos, pero en las condiciones en las que se realiza este encuentro, de carácter, en realidad, “político-sindical”, la participación del MST sólo aportaría confusión y restaría en las características independientes del encuentro mismo. 

 

Nuestras propuesta para el Encuentro

 

Dicho lo anterior, pasemos ahora al debate acerca de las propuestas para el encuentro. Se vienen realizando reuniones de preparación del mismo, básicamente entre los compañeros de IS, del PTS y nuestro partido, al que se le han sumado otros grupos menores. Por su parte, el SEOM y el “Perro” Santillan están en contacto permanente con el “Pollo” Sobrero.

Más allá de la convocatoria y del lugar, estamos en tratativas ahora alrededor de la conformación de la mesa que presidirá el encuentro; una debate que no es menor porque hace a la representatividad de cada corriente y que es objeto, inevitablemente, de “tironeos”.

De cualquier manera, lo que nos importa aquí es qué propuesta serán puestas al debate y votación en el encuentro mismo. Desde nuestro partido tenemos cuatro o cinco que creemos de importancia para que el encuentro se transforme, realmente, en un punto de referencia de la amplia vanguardia y crezca, incluso, más allá.

La primera tiene que ver con el eje político del mismo: a nuestro entender el centro debe ser el impulso y el apoyo a todas las luchas que se están poniendo en marcha contra el ajuste del gobierno k, el más brutal en una década. Concomitante con esto, esta la pelea contra la represión a las luchas, así la absolución de los compañeros de Las Heras; peleas que creemos no deben sustanciarse en forma independiente ni por exclusión de la pelea contra el ajuste mismo, sino en íntima combinación con esta.

Parte de esto mismo es que el encuentro tendrá, evidentemente, una tensión específica respecto de la lucha de los docentes en curso, sobre todo, en la provincia de Buenos Aires, donde ya es histórica. La primera resolución del encuentro será seguramente el apoyo a las luchas en todo el país contra el ajuste k y, en primer lugar, a la lucha de los docentes.

En segundo lugar, y como parte de lo anterior, creemos que el encuentro debe impulsar una gran jornada nacional de lucha con marcha a Plaza de Mayo y cortes de ruta contra el ajuste del gobierno, en apoyo a las luchas y los docentes y contra la represión. Se trata de algo evidente. El encuentro debe tratar de transformarse en un punto de referencia real, de coordinación de las luchas, y, por lo tanto, debe impulsar sus propias acciones; esto más allá que también se concreten acciones unitarias en conjunto con otros convocantes.

En tercer lugar está el problema de la mesa de coordinación permanente del encuentro mismo. Nuestra idea es que el mismo debe tener, si o si, continuidad. Pero esto no se podría afirmar si la mesa que está organizando este primer encuentro no continuara, incluso incorporando nuevos compañeros y sectores, nuevas representaciones. Porque, además, la continuidad de la mesa hacer al seguimiento y organización de las medidas de lucha que vote el encuentro, así como a la convocatoria de un nuevo encuentro que a partir de las tareas realizadas, a partir de la visualización del encuentro y sus iniciativas, permitan que el mismo vaya creciendo.

En cuarto lugar, creemos que una continuidad “natural” de la iniciativa de convocar al encuentro y de las medidas de lucha y coordinación que el mismo vote, tiene que ser organizar un 1° de Mayo unitario, de lucha y clasista que sirva como referencia a todo el proceso de lucha en curso desde el punto de vista de una referencia antiburocrática y de la búsqueda de poner en pié una alternativa de dirección independiente.

Estas iniciativas y seguramente otras que surjan de las demás corrientes, deberán ser puestas a consideración y votadas en el encuentro con la perspectiva que el mismo se ponga en pie y tenga continuidad apostando a transformarse en un punto de referencia real.

 

¿Combativo, antiburocrático, clasista?

 

Algo más queremos decir sobre el carácter del encuentro. En la convocatoria al mismo hemos ido algo más allá del mote sólo de “combativo” con que se lo llamó inicialmente. Incluso sectores de la burocracia pueden posar de “combativos”; pero otra cosa distinta es cuando se trata de un encuentro antiburocrático, de un conjunto de fuerzas que trabajan desde la perspectiva de la democracia de bases, de la democracia obrera y que no tienen ningún vínculo con los empresarios, el Estado y los partidos patronales.

En todo caso, cuando esto se clarifica, ya se comienza a transitar el camino hacia una ubicación clasista, perspectiva que está muy por delante, por ahora, en lo que hace a la realización de este encuentro y la claridad de sus participantes; algo que dará seguramente lugar a debates acerca de cómo el mismo podría madurar, pero que de momento lo dejan en la instancia de un encuentro o coordinación y no de una corriente en común, lo que requeriría ya de un grado de acuerdos mucho mayores.

En todo caso, estos elementos de maduración y delimitación del encuentro mismo se pondrán sobre la mesa a la  hora de ver hasta donde llega y madura esta experiencia que recién se empieza a recorrer. Nuestro partidario batallará para llevarla lo más lejos posible en el camino de ser un instrumento de lucha real y de clarificación política y sindical.

 

Luis Bermúdez

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb