Temas:


POR UN ENCUENTRO DE TRABAJADORES CONTRA EL AJUSTE

 

Fin de año vino con “muchos regalitos” del gobierno de Macri a las patronales. Se trata de un ataque de conjunto a la clase obrera, una brutal transferencia de la riqueza a favor de los ricos, aprovechándose para ello de la complicidad de las burocracias sindicales que hacen la plancha y los medios que presentan todos los reclamos obreros y populares como “un ataque de los K  al gobierno, le ponen palos en la rueda”.

En Santa Cruz, cuna y último bastión del kirchnerismo, la gobernadora Alicia K corrió a reunirse con el presidente y anunció que es inminente la Emergencia económica y que la provincia “está fundida” y “no habrá paritarias”; lo mismo planteó el intendente de Río Gallegos, Giubetich de Cambiemos (UCR).

Es que a pesar de las imposturas y discursos disonantes durante las campañas, hay unidad patronal para aplicar el ajuste y que seamos los trabajadores quienes paguemos los platos rotos de la crisis que no provocamos. En la provincia gobernada durante décadas por el kirchnerismo, es donde el relato “progre” no podría estar más disociado de la realidad.

Un capitalismo dependiente, cuyas principales ramas productivas están en manos de empresas multinacionales mineras y petroleras, el kirchnerismo se opone siquiera a cobrarles un impuesto extra, atendiendo a los bajos precios internacionales. Mientras tanto, las petroleras adelantan un “plan vacacional” que puede ser la antesala de suspensiones en la zona norte, la burocracia de Vidal se dedica a negociar y cada vez hay más despidos.

En la rama construcción también se acrecientan los despidos y las empresa Austral de Lázaro Báez (testaferro K) empiezan el proceso de vaciamiento y desguace. Todo apunta a la construcción de las represas chinas, aunque no se sabe en qué condiciones laborales van a trabajar los obreros. En todo caso, la esperanza de que “habrá trabajo” choca con la realidad de las quincenas que no llegan y la incertidumbre laboral.

En Río Turbio la mina y la usina termoeléctrica también se encuentran en una situación de incertidumbre, ya que la figura legal de la empresa YCF no se aprobó en Senadores y ahora nadie garantiza que llegue el financiamiento. Por otro lado, las contratistas de Isolux, terminada la construcción, despiden a los trabajadores pero les adeudan varios meses de salario, por lo cual se apostaron en la entrada de la usina cortando el ingreso.

En Río Gallegos los trabajadores precarizados y becarios, agremiados en ATE, llevan el tercer día de toma del Ministerio de Desarrollo Social, denunciando que no se cumplió con los acuerdos firmados para garantizar la estabilidad laboral de 600 trabajadores, muchos de ellos estudiantes que figuraban como “becados” pero cumplían tareas sin cobertura sindical ni obra social, ni aporte jubilatorio. Un grupo de trabajadoras está en huelga de hambre y sigue el acampe a la espera de una solución. ATE convocó a un paro provincial de 48 hs. y la CTA Autónoma pidió una audiencia con la Gobernadora.

Mientras tanto los supermercados remarcan los precios que se dispararon por las nubes, lo que sumado a la negativa de reapertura de paritarias significa una merma en el salario real de los estatales.

Desde la Agrupación Carlos Fuentealba y el Nuevo MAS llamamos a solidarizarse con los trabajadores precarizados y todas las luchas en curso. Es necesario convocar a un Encuentro de Trabajadores para unificar las luchas de cara a un año de duras luchas en defensa de nuestros derechos adquiridos ante un gobierno nacional y provincial que vienen a ajustar y criminalizar.

 

Agrupación Carlos Fuentealba
Nuevo MAS Santa Cruz

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb