La composición del nuevo gabinete nacional, conformado mayoritariamente por empresarios junto a los anuncios de las medidas a adoptar (fuerte devaluación, eliminación o disminución de las retenciones a las materias primas alimenticias, paritarias por productividad, aumento de las tarifas de los servicios públicos) indican la idea del gobierno de Macri: una ofensiva general de los dueños del país contra los trabajadores y sectores populares. Y para que las empresas recuperen “competitividad” y el Estado achique su déficit fiscal hace falta una brutal reducción del salario real y despidos, algo que va a golpear duramente al conjunto de los y las trabajadoras estatales.

Durante las últimas semanas de campaña Macri se dedicó a explicar que sobran trabajadores en el Estado, y que su primera tarea sería “optimizar” las reparticiones estatales; preparan despidos anunciando que “van a echar a los ñoquis”, buscando de paso ganar la simpatía de la sociedad. Si hasta inventó un nuevo ‘Ministerio de Modernización’ cuya única función va a ser garantizar los despidos, como ya opera en la CABA!

Esto es lo que está ocurriendo con los y las compañeras del Congreso, donde el gobierno ya intentó despedir a 2000 trabajadores y trabajadoras. Si bien hasta el momento se ha logrado frenar esta avanzada (aunque no hay que bajar la guardia ni por un segundo), da cuenta de la intención del gobierno de cumplir su promesa: miles de despidos de estatales para reducir el gasto.

Además, el kirchnerismo le ha dado “la excusa” con cientos de nombramientos a dedo en los últimos meses en los ministerios y hospitales más importantes. Ya hemos sufrido con Menem como para no saber que bajo este falso argumento en realidad se esconde la misma idea: “achicar el Estado”, echándole la culpa a los trabajadores del robo sistemático producto de la corrupción de los funcionarios y los negociados con las empresas y la propia burocracia sindical.

El problema es que muchos compañeros y compañeras que conocen de cerca a los verdaderos ñoquis, esos que están puestos por los funcionarios para apretarnos, confían en que Macri realmente se va a sacar de encima a estas patotas. Pero no nos tenemos que dejar engañar: el actual presidente anunció que iba a sacar a los ñoquis el primer día que asumió en la CABA, allá por el 2007, despidiendo a más 700 trabajadoras y trabajadores. Por supuesto que la patota del SUTECBA, esa que aprieta a quienes se organizan y luchan por sus derechos, quedó intacta. La patronal siempre usa la misma excusa, que va a echar a los que no laburan, a los acomodados, para en realidad sacarse de encima a los que peleamos por mejores salarios y condiciones de trabajo.

Y esto va a ser más fácil además, porque en los últimos años las condiciones de precarización no se han modificado, sino que se han profundizado: seguimos trabajando con las formas más variadas de contratación basura (locación de obra, pasantías, becas…) que permite despidos de un día para el otro, y el congelamiento de salarios por no estar dentro de las paritarias.

En la Provincia de Buenos Aires, la nueva ley de Ministerios que Massa y los K ya le votaron a Vidal la faculta a “reglamentar las dotaciones de personal”, que sin duda usará para despedir “porque se vencieron los contratos”.

Y mientras el gobierno de Macri prepara su ataque, los dirigentes de casi todas las centrales sindicales ya se han reunido con Triaca, el nuevo ministro de Trabajo (Moyano incluso se juntó con Macri), a “dialogar”, en lugar de denunciar este ataque y preparar las más amplia unidad de lucha para enfrentarlo: su principal preocupación de hoy es sentarse en la mesa del acuerdo social donde “cada uno va a tener que poner una parte”. Nada bueno puede salir de allí: lo que no conseguiremos luchando no lo van regalar Macri ni la patronal tomado el té.

Y los burócratas hasta hace poco oficialistas K, están llamando a esperar a marzo porque “tenemos que reacomodarnos y ver qué pasa”… dándole más tiempo al gobierno de Macri para que prepare el ajuste! Puras declaraciones y ningún llamado a luchar!

Pero mientras la burocracia mira para otro lado, los y las trabajadoras se organizan para defender sus puestos de trabajo. Así lo entendieron los compañeros y compañeras municipales de Córdoba, que no dudaron un instante en salir de a miles a enfrentar el ajuste que quiere imponer el intendente Mestre, aliado de Cambiemos en esa provincia, organizando asambleas y movilizaciones multitudinarias.

Llamamos por lo tanto a prepararnos para enfrentar el ataque del gobierno reaccionario de Macri con la más amplia unidad en la lucha, siendo un primer paso la combativa movilización del lunes 14 a la UIA denunciando al Pacto Social, que sólo significa pacto entre la patronal, el Estado y la burocracia para reventar a los y las trabajadoras. Y en esa perspectiva, desde la Corriente Nacional Carlos Fuentealba impulsamos la convocatoria de un Encuentro Obrero para principios de marzo, que nuclee a Juntas y Comisiones Internas, cuerpos de delegados, activistas, que sin sectarismos quieran salir a enfrentar al gobierno de Macri, comenzando por rodear de solidaridad a los que ya están peleando.

CORRIENTE NACIONAL CARLOS FUENTEALBA

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb