Temas: ,

 

Después de la marea amarilla

Hay que fortalecer la organización y prepararse para las duras luchas que se vienen

 

Una de las sorpresas de las elecciones del domingo fue el triunfo de María Eugenia Vidal y el PRO en la Provincia de Buenos Aires. Es que un sector amplio de la población (trabajadores, sectores medios y populares) terminó optando por “cambiar” luego de años de peronismo. Pero en lugar de hacer un cambio hacia una alternativa de los trabajadores, lo hizo hacia un partido, el PRO, que es un fiel representante de los intereses de los empresarios, conservador y anti-obrero. Un “cambio” que tiene entre sus planes el de realizar un duro ajuste económico sobre la espalda  de los trabajadores. Ajuste que los candidatos peronistas también están dispuestos a hacer, pero manteniendo las formas “progresistas” y en “cuotas”. Por eso desde la Lista Gris Carlos Fuentealba no confiamos ni en Scioli ni en Macri y llamamos a un voto en blanco, como fuerte señal de protesta contra estos planes de ajuste que tienen entre manos.

¿Paritarias docentes en diciembre?

El lunes por la mañana, a horas de ganar la Provincia de Buenos Aires, Vidal dijo que su “primera medida de gobierno será convocar a los docentes en diciembre para empezar a discutir la paritaria”. Con esto Vidal se hace eco de un reclamo reaccionario que circula en algunos sectores sociales y medios de comunicación de que “hay que terminar con los paros docentes”. Eso pasaría si los docentes ganáramos lo que vale la canasta familiar, las escuelas estuvieran en condiciones y el proceso de enseñanza y aprendizaje pudiera desenvolverse de buena manera. Pero no. La realidad es que no hubo “década ganada” para la educación pública. Por eso los docentes crecimos en organización y conciencia política y realizamos grandes huelgas en defensa de nuestros derechos, como la ya histórica huelga de los 17 días del 2014. Valga decir, huelga traicionada por Baradel.

Pero Vidal no viene a mejorar la vida de los docentes: viene a hacer el trabajo sucio de atacar nuestras condiciones de trabajo, rebajar nuestros salarios en la próxima paritaria y profundizar el proceso de destrucción de la escuela pública.

En este marco el llamado a discutir paritaria en el receso de verano es una trampa. Quiere evitar que se negocie el salario durante el ciclo lectivo. Nos quiere de vacaciones, es decir, divididos y desorganizados, para poder hacer un ataque en regla a nuestro salario. Los docentes tenemos que levantar la guardia, debatir ampliamente en las escuelas el escenario político que se abre y empezar a poner en pie un nuevo Plenario Provincial de Delegados para diciembre que nos dé fuerza para las duras luchas que se avecinan en el horizonte.

 

Lista Gris Carlos Fuentealba – Docentes del Nuevo MAS

 

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb