Desde hace 3 semanas los trabajadores de YCRT (Yacimientos Carboníferos Río Turbio) vienen reclamando y denunciando la tercerización del área Transporte del yacimiento, entregada a la empresa JISA, propiedad del “Pato” Ivovich, hermano del ex ministro de Economía de la Provincia. Mientras la intervención malgasta millones en contrataciones sin control, esos recursos bien podrían ser usados para las inversiones en insumos, vehículos y maquinaria que se necesitan realmente para la producción en la mina.

Lo que comenzó como un reclamo sectorial, se extendió rápidamente al conjunto de los trabajadores de la empresa. Se realizó una masiva asamblea minera donde se votó el paro hasta tener una respuesta. Respecto a la burocracia sindical, se observa una interna feroz (en pleno contexto electoral) entre la Lista Azul encabezada por Mario Castillo, del ala peraltista y la Lista Verde-Blanca dirigida por el “Negro” Torres, ultra K de la línea de De Petris. Ninguna de dichas facciones representa verdaderamente los intereses de los trabajadores, ni la falta de planificación ni las tercerizaciones y el manejo clientelar del reparto de horas extras, o sea de la situación de desmanejo de la empresa que hace peligrar su futuro y el de toda la población de la Cuenca.

Es que, como advertimos desde el Nuevo MAS, el kirchnerismo nunca modificó realmente la estructura productiva de la provincia ni el país, más allá de los discursos y el relato. La cuenca carbonífera es el vivo ejemplo de la falta de proyección y planificación seria, así como la manipulación del pasado e intento de borrar la tradición de lucha de los mineros previa al 2003.

El empresario local Jorge “Pato” Ivovich intentó ingresar al predio, lo cual le fue impedido por los propios trabajadores, que presentaron un petitorio exigiendo su salida como contratista privado de YCRT. Este conflicto expone con toda claridad la verdadera esencia de un gobierno que se dice “progresista” y que en realidad sólo busca el beneficio de los patrones, especialmente los que se encuentran íntimamente ligados a sus propios negocios como fue en su época el nefasto Taselli.

Los trabajadores también exigen se defina la figura legal estatal del yacimiento y usina termoeléctrica, que se efectivicen los mecanismos de control de la gestión. La respuesta del interventor y diputado por el municipio, el kirchnerista Atanacio Pérez Osuna, fue la de ordenar el lock out del yacimiento, saliendo públicamente a culpar a los trabajadores de la situación. La isla salarial creada por el gobierno para cooptar a los mineros ahora es usada como argumento en su contra para aislarlos del conjunto de los trabajadores. El interventor llegó a amenazar por la radio con “denunciar con nombres y los montos de horas extras pagados por la empresa”.

Este discurso tan reaccionario muestra nuevamente el verdadero rostro anti obrero del kirchnerismo supuestamente progre, apelando a lo más atrasado de la conciencia, el gobierno, los medios y sus personeros buscan eludir su responsabilidad. Durante años de intervención y a contramano de las promesas y discursos, lejos estuvieron y están de poder organizar, controlar y optimizar la producción del mineral. Todos los interventores que pasaron, incluyendo al aún gobernador Peralta, son partícipes necesarios y  responsables de esta situación y no los trabajadores de YCRT.

El viernes previo a las elecciones viajó a Río Gallegos una delegación elegida en asamblea para reunirse el fin de semana con el interventor, reunión a la cual calificaron de muy pobre y donde no se dio ninguna solución. El lunes se decidió mantener la medida de fuerza y una nueva asamblea este viernes, con movilización desde los Talleres centrales y panfleteada en la ruta a los automovilistas para difundir y explicar el reclamo.

Desde el Nuevo MAS y la agrupación de estatales Carlos Fuentealba nos solidarizamos activamente con la lucha de los trabajadores de YCRT; contra las privatizaciones, por el convenio y por la figura legal estatal bajo control, dirección y planificación de los obreros de la mina de carbón y la usina termoeléctrica de Isolux. Por una verdadera industrialización del mineral para insertar a turbio de verdad en la matriz productiva nacional.

Hacemos un llamamiento a todas las organizaciones obreras, partidos y gremios, agrupaciones de mujeres, estudiantiles y barriales a solidarizarse con la lucha de los mineros de Río Turbio contra los ataques y el intento del gobierno de aislarlos y enfrentarlos a otros sectores del pueblo. Esto no es casual, ya que el nuevo gobierno K de Alicia viene a descargar un fuerte ajuste sobre la espalda del pueblo trabajador.

¡A coordinar desde las bases la resistencia y la lucha contra el ajuste y la privatización!
¡Por una YCRT estatal bajo control y gestión de los trabajadores!

Agrupación Estatales Carlos Fuentealba
Nuevo MAS Santa Cruz

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb