El movimiento estudiantil se pone de pie

 

 

Hace ya casi un mes comenzó en Córdoba la lucha estudiantil más importante desde el Estudiantazo de 2010. Ya pasaron 5 años y los reclamos son exactamente los mismos. No está de más recordar que, en 2010, el gobierno de Schiaretti aprobó la ley educativa 8113, de marcado corte privatista y clerical. Esa lucha se cerró con una derrota luego de que el delasotismo la impusiera sobre la base del consenso logrado con palazos y balas de goma.

 

Hoy, la lucha está centrada en el problema edilicio. Hace cinco años, lograron hacer levantar las tomas entre otras cosas dividiendo los colegios, prometiendo planes de obras. El reclamo central ahora es… que cumplan con esos planes.

 

El Gobierno provincial, junto a sus voceros en los medios, se ha lanzado a una campaña de demonización de los estudiantes en lucha, intentando aislar su lucha y hacerla hostil a los trabajadores y la población en general. Los más tibios dicen que tomar los colegios “no es la forma”. Pero luego de años de no ser escuchados, luego de que se sumaran un colegio detrás de otro a la lucha iniciada por los estudiantes del Leopoldo Lugones, finalmente el gobierno se volvió a llenar la boca de promesas y los recibió en varias reuniones. Demuestran así que la toma de los colegios fue el único idioma que entendieron.

 

Una vez más, queda al descubierto para todo aquel que no esté voluntariamente ciego (como el amontonamiento de “no videntes” de los medios de comunicación) que el gobierno provincial aplica un clara política de enriquecimiento de unos pocos a costa de la mayoría. Mientras se les rebajan impuestos a los ricos, las escuelas y hospitales carecen prácticamente de todo.  Hace poco se desató polémica por el aporte de 5 millones de pesos a la campaña de De La Sota por parte de un tal… “NN”. Los ricos que ni su nombre quieren (o pueden) dar son más gratos para ellos que los estudiantes. El kirchnerismo no es mejor: mientras mantienen los colegios del resto del país en la misma situación, en Córdoba posan de “opositores” mientras por abajo intentan dividir y debilitar la lucha estudiantil. No hay que olvidarse que Grahovac, el ministro del delasotismo que opera ahora como su perro guardián, viene del riñón de los carneros dirigentes de la lista Celeste del sindicato docente, kirchnerista aquí como en el resto del país.

 

En el momento que escribimos estas líneas, los estudiantes en lucha han dado un importante paso en su organización conformando la CES, Coordinadora de estudiantes secundarios. Previamente lograron concretar dos jornadas de movilización, como la del 16 de Septiembre pasado. Pero mientras la unión de las diferentes luchas crece, Grahovac pretende dividir prometiendo planes de obra a los colegios que más esfuerzo han hecho y que comenzaron con esta pelea, apelando a su desgaste. El caso más claro es el Leopoldo Lugones, cuyos estudiantes fueron los primeros en tomar.

 

Desde el Nuevo MAS creemos que es un gran paso el pliego unificado de reivindicaciones alcanzado. Golpear como un solo puño fue fundamental para que el movimiento estudiantil comience a ser escuchado y creemos que si se pelea por las reivindicaciones de todos los compañeros, se puede triunfar. Por eso planteamos: Todos por Todo. Pero como en toda gran lucha, la principal conquista no es otra que avanzar en la organización. El logro de haber conformado la CES, de haber agrupado a cientos de compañeros en marchas y asambleas, debe ser el puntapié para una organización que trascienda este proceso.

 

Fernando Dantés

 

 

Entrevistamos a los estudiantes en lucha

La voz de los compañeros

 

Desde el periódico Socialismo o Barbarie les hicimos varias entrevistas a los estudiantes en lucha. En primer lugar a Santiago, estudiante del Leopoldo Lugones.

 

SoB:  ¿Es la primera vez que tomás el colegio?

Santiago: No. Yo estuve también en la toma del 2013. Pero ahora me siento más involucrado y comprometido.

Sob: Contanos desde el principio ¿Cómo comenzó esto?

S: Antes de tomar hicimos muchos pedidos, mandamos muchas cartas al Ministro, hablamos muchas veces con el director. Nunca conseguimos respuesta así que tuvimos que llegar al punto de tomar la escuela.

SoB: ¿Qué pedían en las cartas?

S: El reclamo central era el edilicio. También reclamábamos porque había profesores que hacía meses que nos les pagaban. Falta iluminación, falta calefacción, agua, gas… Terminamos tomando esta medida, tomar la escuela, porque era la única forma de tener respuesta, de verle la cara a Grahovac.

SoB: ¿Qué repercusión tuvo su toma en el resto de los estudiantes?

S: Nosotros fuimos los primeros. Cuando comenzamos sabíamos que contábamos con los compañeros de otros colegios, que estaban como nosotros. Uno atrás de otro se nos fueron sumando, fuimos convocando asambleas y logramos conformar una organización propia, una unión para poder luchar en nombre de todas las escuelas y por todas las escuelas.

Sob: ¿Qué respuesta tuvieron por parte del Gobierno?

S: En primer lugar nos presentaron un plan de obras completamente insuficiente. Nos prometían comenzar con las obras recién para el fin de este año. Por eso lo rechazamos y seguimos en la lucha. Salimos a las calles y logramos arrancar una reunión con Grahovac, que se comprometió a darnos otro plan de obras. Pero como no cumplió con su palabra, nosotros no levantamos la toma y gracias a eso logramos que vuelvan a proponernos un nuevo plan.

Sob: ¿Cómo toman todas sus decisiones?

S: En asamblea, entre todos, discutiendo y resolviendo que hacemos. Lo hemos hecho también con otros colegios.

Sob: ¿Cómo ves que sigue esta lucha?

Ahora logramos conformar la CES y plantear un pliego unificado de reclamos. Este viernes se va a realizar una movilización y festival a los que están invitados todo los que nos quieran acompañar.

 

También hablamos con Lucía, vice presidenta del Centro de Estudiantes del IPEM 38, y con Nahuel, miembro del mismo Centro.

Sob: Contanos un poco como coordinaron con otros colegios y qué impacto tuvo que cada vez se sumaran más.

Lucía: Primero que nada, comenzamos con asambleas. Con una organización que se hizo desde el Lugones, con una asamblea en la que participamos. Ahí estuvimos presentes nosotros, el Garzón, el Sarmiento, el Carbó… bueno, bastantes colegios. Comenzamos con varias instancias de lucha, la toma no fue la primera. Organizamos marchas. Y entonces dijimos: este es el momento. Entonces coordinamos tomar juntos con otros colegios. Nosotros sabíamos que estábamos respaldados.

Sob: Contanos como fue que se sumaron a esta pelea

Nahuel: El principal tema es el de la infraestructura. Desde el Ministerio nunca nos dieron respuesta desde hace años. Y cuando vienen es con el mismo circo de siempre, promesas que nunca se cumplen. Decidimos junto a todos los colegios que están hoy tomados hacer esta lucha, unirnos  para lograr el objetivo que teníamos desde un principio, lograr lo que estamos buscando. Y esto está creciendo: hoy son 14 los colegios tomados. Seguimos en la lucha, acá no nos va a parar nadie. Ni los medios que nos censuran, ni ministerios, ni gobiernos.

Sob: ¿Cómo ven que ha respondido el gobierno y particularmente el ministro Grahovac?

N: El ministro no nos da soluciones. Sale a desmentir todo lo que nosotros decimos. Dice a los medios que los colegios están arreglados, que están en condiciones. Nos trata de irrespetuosos por reclamar. La realidad es que si tocamos una pared nos electrocutamos. Se nos cae agua en la cabeza cuando llueve. La respuesta es la misma de siempre: “todo se va a solucionar”, pero hasta ahora no nos han dado respuesta real. Me quedó grabado lo que les dijo a los chicos en una reunión, que si teníamos frío que nos abriguemos. Son palabras que no pueden salir de un ministro de educación. Debería decirnos que nos va a poner ventanas y calefacción. Si nos va a meter el verso, que por lo menos sea creíble. Que no crea que nos puede poner las cuerdas y usarnos de títere. Que no crea que nos puede ganar, cuando no queden más fuerzas, las vamos a encontrar en donde no las hay para seguir con esta lucha.

Sob: ¿Qué actividades vienen coordinando para seguir?

L: El viernes hay un festival y la marcha. Por ahora eso. Estamos pensando en hacer una olla popular, más festivales. También pensamos hacer talleres en la toma.

Sob: ¿Qué mensaje le querrían dar a los estudiantes que se organizan y luchan en el resto del país y que leen este periódico?

L: Que cuenten con la unidad estudiantil. Que cuenten con el colegio Di Mauro y todos los colegios que participan de las asambleas. Que no tengan miedo, si tienen que llegar a la última instancia que no tengan dudas de hacerlo aunque vengan las autoridades a meterles presión, que pongan el cuerpo, que tienen una constitución que los avala, que avala el derecho a huelga.

 

N: Lo principal es que no decaigan. Que todos sigan en sus luchas porque es su derecho. Tienen el derecho a pelear por todo lo que les corresponde. Que estén unidos, que no muestren desgaste por más que lo sientan. Porque es la realidad, todos juntos podemos lograr lo que sea. Tenemos todas las energías y todas las pilas, recién estamos conociendo al movimiento estudiantil, que es enorme. Hay que unirse todos y no dejarse usar por ningún gobierno ni ministro.

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb