Temas: ,

 

Las PASO en la Capital Federal arrojaron un panorama de una elección influida por la elección nacional, donde el peso del macrismo (que sacó alrededor del 50% de los votos) en la Ciudad no contribuyó a la discusión política. El sciolismo quedó lejos, con un 23% y UNA de Massa sacó nada más que un 13%. En el medio de este contexto “amarillo”, los votos para la izquierda fueron pocos. Allí nuestra elección, teniendo en cuenta estas consideraciones, fue buena. Se destacaron sobre todo los reflejos positivos en la calle, la enorme instalación de Manuela como figura y las tareas nacionales a las que contribuyó la CABA.

En ese contexto se desarrolló la campaña del Nuevo MAS en la Capital. Nuestro partido salió a las calles con nuevos objetivos que se fueron cumpliendo durante la campaña.

Realizamos una campaña más amplia en la Ciudad, militando en estructuras de la salud, haciendo una experiencia de militancia barrial y tomando las principales esquinas porteñas.

Desde la juventud, además de llevar nuestras propuestas volanteando a las principales esquinas céntricas y de los barrios de la CABA, nos jugamos a llevar la campaña por la alternativa socialista a estructuras de la salud. Junto con compañeros trabajadores, estudiantes y nuestro candidato Eduardo Quinteros (trabajador de la salud), volanteamos en los grandes hospitales, recibiendo un buen reflejo y mucha simpatía de parte tanto de los trabajadores como de los usuarios de la salud pública. Además, la candidata a presidente Manuela Castañeira nos acompañó haciendo recorridas de los hospitales, mostrando la importancia que le damos dentro de la campaña a los problemas de la atención de la salud pública.

Este año también abrimos un nuevo local en el barrio de Villa Crespo, donde los compañeros hicieron la experiencia de militar a fondo en el barrio, tanto en sus principales esquinas, como en sus estructuras.

Tanto en el barrio de Villa Crespo, como en los hospitales y los principales centros de la Capital, nos sorprendió desde el primer momento la excelente recepción de la gente ante nuestras propuestas, el pedido de boletas y el ofrecimiento de fiscales para colaborar con la campaña. Quedaba claro que estábamos instalados como una fuerza y que la figura de Manuela está instalada a nivel regional y nacional. Ese objetivo de la campaña quedó definitivamente cumplido y a nivel nacional.

En cuanto a los volanteos en los principales puntos de concentración céntricos y de los barrios de la Ciudad, la regional supo volcar la experiencia acumulada para llevar la campaña por toda la CABA, con un nivel de presencia que nada tenía que envidiarle, por ejemplo, al FIT. En cuanto a estas actividades, se destacó el avance de algunos compañeros de la regional que se hicieron cargo de centralizar las actividades, tomando verdaderas responsabilidades de cuadros.

Pero además, como la regional se encuentra en el centro político del país, determinadas tareas nacionales recaen fuertemente sobre muchos compañeros de la regional. Lo destacable fue la madurez y solidez con que muchos compañeros jóvenes encaramos estas tareas.

Por un lado están todas las tareas relacionadas a la legalidad electoral partidaria. Esta es una tarea permanente a la que cada vez más compañeros se suman a colaborar cuando se hace necesaria. Como parte de ésta se encuentra también cumplir con los requisitos contables exigidos, donde varios compañeros con conocimientos empiezan a sumarse a ayudar en esta imprescindible tarea.

Otra de las actividades más importantes es el trabajo en los medios. En la Capital se está consolidando un equipo de compañeras que llevan esta labor hasta el final consiguiendo importantísimos triunfos para el partido. No hace falta explicar la importancia de esta tarea, sólo vale la pena mencionar las clarísimas consecuencias políticas positivísimas que trajo la aparición de Manuela en diferentes programas de radio y televisión.

En este sentido, también en la Capital se formó un equipo con muchos compañeros de otras regionales, que se encargó de que los spots llegaran a todos los medios de los cuatro puntos cardinales del país. Todos sabemos que tener propaganda en radio y TV le dio a la campaña un carácter más sólido y nacional, así que cubrir este aspecto fue central para la campaña a nivel nacional del partido.

En el tramo final y teniendo en cuenta las oportunidades de extensión que nos dio la campaña nacional, la regional aportó militantes para la fiscalización, tanto en provincia de Buenos Aires, como en otras provincias del país, como es el caso de Mendoza.

Como resultado de nuestro esfuerzo obtuvimos diez mil votos por una alternativa socialista, que fueron muy festejados también por nuestra periferia. El resultado, si bien modesto, refleja unas condiciones difíciles para la izquierda, ya que respecto a la izquierda, CABA no fue excepción en cuanta a la cantidad de votos. Hubo pocos votos para la izquierda así como ocurrió a nivel nacional. Esto a pesar de la simpatía generada (y claramente reflejada en la calle) en un sector de la sociedad.

Sin embargo una campaña con tanta fuerza, con tantos avances en materia de experiencia y de tanta seriedad, le dejan a una regional mayoritariamente juvenil, un balance positivo. Lo que se refleja tanto de la instalación de Manuela, las posibilidades de extensión, los cien mil votos a nivel nacional, los diez mil de la CABA, la proporción de tres y medio a uno con las listas del FIT por separado y el crecimiento de nuestra militancia, es un partido y una juventud llena de futuro. El Nuevo MAS se pone a tono para las peleas que se vienen y tiene cada vez más armas para dar la pelea en la realidad.

¡Sumáte a construir esta alternativa!

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb