Temas:

Nosotros queremos que los rezagados e invisibilizados, que el último orejón del tarro, cambie de lugar y esté arriba

A todos los que vinieron, quiero decirles de corazón que para nosotros es un verdadero orgullo tener una instancia como esta, estar todos juntos, comer algo rico, poder charlar, intercambiar, porque la verdad que hay una idea muy prejuiciosa de lo que es ser de la izquierda, de lo que es ser militante, y también hacemos este tipo de actividades mostrando que también estamos muy metidos en la sociedad, que nosotros somos como el pibe que vive al lado de nuestra casa, como el otro con el que trabajamos, la compañera de la secundaria, somos como mucha otra gente. Lo único que nos distingue un poquito es que además queremos cambiar todo lo que nos rodea.

Hay un montón de experiencias de lo que viene siendo esta campaña electoral que nos ha formado, nos ha enriquecido, nos ha potenciado, a todos, de todas las edades, que estamos militándola o viéndola también, ojo, porque hay mucha gente que también la estuvo viendo y que empieza a compartirla.

Les quería contar un ejemplo que me pasó el fin de semana pasado recorriendo Entre Ríos. Estábamos hablamos con los trabajadores de la recolección de basura de Paraná, que tienen un salario promedio de 6.000$ con 12 años de antigüedad. A las 6 de la mañana, con los mates, fuimos al lugar de trabajo de los compañeros a charlar. Me miraron fijo y dijeron: “Bueno, ella es candidata a presidente, compañeros, y les va a dirigir la palabra”. Me miraron todos como diciendo de dónde salió, y la primera cosa que se me ocurrió decirles fue que yo no soy política ni ninguno de ellos son políticos en el sentido tradicional del término: somos activistas, somos de izquierda, somos trabajadores, somos jóvenes comprometidos, pero no somos, a pesar de que estamos en campaña electoral, parte de esa lacra que concentra todo el poder, que se quiere llevar absolutamente todas las riquezas y mantener todo como está. Nosotros con esa gente no tenemos nada que ver, pero lo que sí hacemos es ir a las campañas electorales, aprovecharlas para mostrar todo eso y para romper con esa idea de que los que nos tienen que representar son ellos.

Nosotros queremos que los rezagados, los invisibilizados, el último orejón del tarro, cambien de lugar y estén arriba. Realmente es la manera sencilla de decirlo, pero es muy fuerte y no hicimos eso de cualquier manera en esta campaña: demostramos esa idea, en primera instancia, demostrando que los trabajadores pueden ser candidatos y tienen que estar en política, como con la candidatura de Jorge Ayala, único candidato de este país que está en su lugar en la fábrica, trabajando, y por eso no está ahora.

Y nada más y nada menos que acompañando en la fórmula al Chino Heberling está Maximiliano Cisneros, trabajador de Firestone que está peleando contra la persecución sindical, y todos los compañeros que hablaron anteriormente, nuestros geniales candidatos a intendente, que estoy fascinada, es increíble. Sería tanto mejor si esas maestras que conocen las escuelas y pueden realmente decir a dónde va el presupuesto, qué pasa con la educación; si un pibe del barrio de toda la vida, que siempre laburó, pudiera decir en qué se tiene que gastar la plata para que la obra sea mejor, para que haya luz o para que esta ciudad no se inunde y mueran tantos trabajadores yendo a laburar.

Nos abrimos paso de otra manera, con propuestas, demostrando que hay muchas ideas y que aquellos que generan la riqueza de este país son trabajadores, son los de abajo, y saben cómo encararlo, cómo resolverlo y qué se necesita, porque sufren todos los días esos problemas y para resolver sus problemas tienen que resolver los problemas de la mayoría.

Por eso ha sido una campaña identificada como algo raro en la izquierda, porque tiene propuestas, tiene contenido. Nuestros spots hablando del mal llamado impuesto a las ganancias de la cuarta categoría, que es el impuesto al trabajo liso y llano; hablando de que la juventud no puede tener futuro hoy porque solamente le espera trabajo en negro, trabajo precario y falta de acceso a la educación; que la educación misma no es un derecho hoy en día y que nosotros cuestionamos esa idea. O hablando de los derechos de las mujeres, con la fuerza del “Ni una menos” y yendo un poquito más allá y planteando un tema del que no quiere hablar nadie, que es el debate que hay para abrir sobre la legalización del aborto, porque este gobierno habló de muchas cosas pero ese debate no lo quiso dar, y acá estamos hablando de la vida de muchas mujeres trabajadoras y de los sectores populares, así que les guste o no tendrán, por lo menos, que debatirlo.

Esta es la lista que defendió ese derecho en la tele, que se ganó por supuesto muchas críticas por eso, sobre todo de sectores muy conservadores que han salido a atacarnos, pero también este tipo de reivindicaciones nos han servido para militar una campaña que todos sentimos que fue creciendo en simpatizantes, con gente que nos identifica en la calle y nos quiere dar su solidaridad, con gente que nos dice “me das alegría”, que quiere decir, para nosotros, “me das perspectiva”, realmente me estás demostrando que hay otra cosa hacia adelante.

Eso tiene que ver con la alternativa socialista, porque hay una discusión de cómo tiene que ser la sociedad y hacia dónde tiene que ir, que se abrió en la Argentina con la rebelión popular del 2001. El kirchnerismo la quiso cerrar diciendo que solo es posible el progresismo. Hay trabajo, dicen, pero no importa cómo sea, precario, en negro, y te persiguen si te querés organizar y cambiar esas condiciones. Hay educación, dicen también; los chicos van a la escuela y tienen el certificado de que se recibieron de la secundaria; no importa si no les sirve, si no pudieron aprender. Hay matrimonio igualitario, pero no derecho al aborto.

Desde el gobierno se ponen los límites, nunca jamás se dice lo que se podría lograr, que el dinero que ingresó en este país podría haber servido para cambiar los ferrocarriles, la infraestructura, pero en cambio se usó para pagar la deuda externa, porque es lo que se puede: eso es el progresismo.

Todas esas ideas están en discusión, y nosotros queremos demostrar que podemos construir otra alternativa, que es el socialismo. Es muy sencillo, es que los de abajo tengan sus derechos, que una sociedad tenga lo necesario y no sólo “lo posible” que es una miseria, que es el fenómeno de la violencia social generalizada a la que algunos llaman inseguridad solamente para echarle la culpa un pobre pibe que no tuvo ningún tipo de perspectiva, que no tuvo derecho a tener futuro.

Nosotros queremos superar esa idea, y al final no hay ninguna abstracción, porque los que planteamos la supuesta utopía somos los que planteamos las soluciones para todos los problemas cotidianos de los trabajadores, de las mujeres, de la juventud, y por eso acompañamos a los trabajadores de la 60, por eso estamos en los hospitales con las pibas, por eso defendemos la educación y nuestros docentes salen a luchar y llaman al paro en el medio de un acto.

Realmente estos socialistas encaramos esta campaña electoral para ir más allá, porque con la fuerza de este compromiso, de estas ideas, de estas luchas aportamos al debate, a que se discuta, a que no nos dejen en la situación de tener que votar al menos malo, a los de siempre. Para que la campaña electoral sirva para organizarse, para discutir otro tipo de ideas cada vez en más pueblos, cada vez en más lugares en donde no se estaba llegando, para que otros sectores también puedan encontrar a quién votar con alegría, porque eso es síntoma de que uno empieza, aunque sea a través de la campaña electoral, aportar a otra perspectiva.

En parte también eso explica que esta joven sea la candidata a presidente de este partido, porque este partido quiere esa alegría estratégica de saber que podemos construir otra sociedad. No somos cualquier tipo de jóvenes, somos jóvenes que retomamos la tradición más comprometida que hubo en nuestro país, que es la de la clase obrera socialista, clasista, revolucionaria; la de compañeros que han dejado su vida durante la dictadura. Nosotros tomamos esa tradición y queremos llevarla más allá, seguir dándole perspectiva con toda la fuerza, con todo el compromiso.

Nosotros queremos que este mensaje llegue a ser opción para las PASO, que son recontra antidemocráticas a pesar de que las vendan como democráticas, porque uno supuestamente elige y lo único que se elige son caras dentro del mismo proyecto de siempre. Acá lo que importa es qué contenido, qué propuesta y qué campaña pasa y puede seguir en campaña justamente difundiendo estas ideas.

El Nuevo MAS, todos estos candidatos, los partidarios, los extrapartidarios y la gente que nos apoya, se merecen pasar las PASO, y por eso tenemos que salir a pelear con todo con cada voto, a organizar la fiscalización para que esta alternativa sea la que dé la sorpresa a todo el mundo, porque decían que no se podía hablar de los grandes temas en las elecciones, que no se podía tener candidatas mujeres y jóvenes, que no se podía tener trabajadores de candidatos, que no se podía hablar de socialismo, y vamos a demostrar lo contrario, mostrar la fuerza que pueden juntar estas ideas.

Yo creo que estamos cerca de dar una batalla histórica y hacer una elección histórica de este joven pero pujante y ascendente Nuevo MAS.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb