Finaliza Julio en la Patagonia Austral y no se puede decir que sea un invierno normal. Más allá de las consideraciones climáticas, que también tienen su impacto urbanístico, el clima en la ciudad es de tensión social y malestar de amplios sectores, malestar que si bien es pasivo, no deja de hacerse notar.

Al eterno déficit en las cuentas e intrigas internas entre el peraltismo y el FPV se suma el conflicto municipal en las dos principales localidades y los despidos en la producción minera, así como el procesamiento de los compañeros que salieron a pelear contra el ajuste patronal por la caída de los precios internacionales de las materias primas.

En el caso de la ciudad capital, un grupo de trabajadoras municipales ocupó el palacio comunal realizando una huelga de hambre durante una semana, mientras afuera se instalaba un acampe. Al reclamo del 15% adeudado del año pasado se sumaba el atraso en el pago de los salarios.

Esta situación de falta de cobro empujó a los municipales a mantener el reclamo, y se observaron nuevamente muestras de solidaridad de otros sectores, muchos de los cuales se habían impresionado con la campaña mediática de aislamiento de la lucha. Por otro lado apareció una orden judicial que no ilegaliza el paro pero exige guardias mínimas de cloacas y recolección. También la Subsecretaría de Trabajo provincial llamó a audiencias pero sin resultados favorables y sin declarar la conciliación. A pesar de ello la medida se mantiene fuerte y el acompañamiento a las compañeras fue constante. Finalmente hoy el Ejecutivo comunal pagó la totalidad de los salarios, y las compañeras levantaron la medida reafirmando la lucha por el 15%.

Pero también durante esta semana grupos de municipales cortaron la Ruta nacional N° 3 y comenzaron a escrachar casas de funcionarios, locales comerciales de familiares de Cantín, unidades básicas K, comités radicales y del PRO con la consigna “Sin el 15% no hay campaña”, lo cual hace al clima de “anormalidad” que se observa en la provincia.

Mañana jueves 24, la presidenta Cristina va a realizar un nuevo acto en la ciudad. Para garantizar el orden y dar una nueva señal de fortaleza ya han desplegado por vía aérea gendarmes que custodian la Ruta 3 y patrullan la ciudad. El kirchnerismo vuelve a ensayar la salida represiva ante los reclamos de los trabajadores y el pueblo.

Desde el Nuevo MAS repudiamos el operativo de militarización de Río Gallegos: prefieren desplegar tropas a dar un aumento salarial.

¡FUERA LA GENDARMERÍA NACIONAL!

¡TODO EL APOYO A LA LUCHA MUNICIPAL!

¡Que aparezca el 15% firmado en la paritaria del año pasado!

¡Si ganan los municipales de Río Gallegos y Caleta Olivia ganamos todos los trabajadores!

¡QUE LA CTA-CGT y FESOEM CONVOQUEN AL PARO PROVINCIAL!

Agrupación Carlos Fuentealba – Nuevo MAS

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb