Hacia una definición

 

“Lo que pretenden, sin piedad, en los últimos meses, los círculos gobernantes de la UE, el BCE y el FMI es estrangular la economía griega, exprimir hasta el último euro de las reservas del país y empujar a este gobierno ‘desprotegido’ a una total sumisión y una humillación ejemplar.” (Moción en el CC de Syriza de la Plataforma de Izquierda, 24/05/2015)

 

En la próxima semana, primeros días de junio, habrá probablemente definiciones en relación a Grecia. Se han ido agotando los plazos de negociaciones con la Troika (Comisión Europea + Banco Central Europeo + FMI). Simultáneamente, este mes Grecia enfrenta vencimientos de la deuda imposibles de pagar: más de 1.500.000 millones de euros, con una primera cuota de 300 millones el 5 de junio.

 

El gobierno ya ha anunciado que no va a cubrir el pago del 5 de junio si no se llega a un acuerdo global en las negociaciones. Pero, al mismo tiempo, sigue anunciando que antes de esa fecha confía en lograr ese acuerdo con los vampiros de la Troika.

 

Pero esto se viene repitiendo una y otra vez desde que el 20 de febrero Tsipras y Varoufakis capitularon, aceptando en Bruselas sus imposiciones. Frente a cada vencimiento, el gobierno dejó vacías las arcas de Grecia, pagando 450 millones en abril y 750 millones en mayo. Sin embargo, esta “buena letra” del gobierno griego (que completa manteniendo la desmovilización de las masas trabajadoras que lo votaron) no ha ablandado el corazón de los usureros.

 

Una vez más, el anuncio de un acuerdo resultó en una prolongación de la agonía. Eso acaba de suceder por enésima vez en la reunión de la UE en Riga (capital de Letonia), donde al fin se iba a firmar todo… y que acabó en denuncias contra Varoufakis por grabar clandestinamente las negociaciones “secretas” con los capitostes de la Troika.

 

¡Pero todo eso es tiempo, esfuerzos y dinero perdidos, mientras siguen sin ser movilizadas las masas obreras y populares de Grecia y alimentadas con falsas esperanzas de una salida beneficiosa en los marcos de la trituradora de Berlín y Bruselas!

 

Es que es verdad lo que dice la “Moción de la Plataforma de Izquierda”, que aquí publicamos. El objetivo de los gobernantes de la UE no es meramente “económico” sino político: lograr “una total sumisión y una humillación ejemplar” del nuevo gobierno “de izquierda”… algo que ya venimos señalando desde mucho antes.[[1]]

 

Hacen esto no porque Tsipras sea combativo ni menos aún revolucionario. Ni llega a la talla de un reformismo “en serio” como fue el de Chávez, que además se apoyaba en gran medida en la movilización de las masas populares… algo que Tsipras –hasta ahora– se niega rotundamente a impulsar… Pero para la Troika es intolerable aflojar un milímetro, porque eso podría desatar un torrente de reclamos en toda la UE. Sería un grave retroceso en el plan de hacer a Europa “competitiva”, liquidando las conquistas del “estado de bienestar”. ¡La miseria y el desempleo son imprescindibles para que los trabajadores europeos acepten la máxima explotación y precariedad!

 

Por eso, de la nebulosa de negociaciones, se confirma que la exigencia principal de la Troika que Tsipras (aún) no acepta, es una gran rebaja de salarios y pensiones.[[2]] Esto es, obviamente, un suicidio político para cualquier gobierno.

 

La escisión casi por la mitad del CC de Syriza que informamos en otro artículo, refleja estas tensiones.

 

[1].- Ver “Los gobiernos de la UE y el FMI se unen para poner a Grecia de rodillas” y “¿Por qué tanta hostilidad contra el mini-reformismo de Tsipras?”, Socialismo o Barbarie, 29/04/2015.

[2].- “Time running out for Greece”, Ekathimerini, Atenas, 26/05/2015.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb