8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora



Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se da en el marco de un ajuste económico brutal que lleva adelante el gobierno kirchnerista. Este cambio en la situación económica, política y social, no puede ser dejado a un lado por quienes luchamos por los derechos de las mujeres. Porque bien sabemos que cuando hay crisis, la primer variable de ajuste son el trabajo y las condiciones de vida de las mujeres que, junto a clase trabajadora, estamos llamadas a pagar (y lavar) los platos rotos de una crisis que no generamos.

El kirchnerismo, después de estar al mando de medidas que enriquecieron a los empresarios por más de una década y de tomar decisiones que no fueron apuntadas al crecimiento estructural de la economía del país (sino que mantuvo por estos diez años una economía dependiente de las importaciones y con baja productividad) pretende hacernos creer que somos todos y todas responsables de esta devaluación que nos come brutalmente el bolsillo. ¿Y que nos dice Cristina? Nos manda a controlar los precios del mercadito, y que ni se nos ocurra pedir aumento de salario en un momento en que los precios suben un 20% de un día para otro, porque si no, “somos los trabajadores los desestabilizadores”.

Estamos a las puertas de una crisis general y el gobierno ajusta. Cristina lo dijo claramente: “aumentamos todo” (haciendo alusión a las jubilaciones y mofándose de que haya un  aumento de precios) todo, menos los salarios. Los salarios son lo único que no aumentan de precio. Mientras tanto la oposición festeja porque ahora sus ganancias suben en pesos, y la burocracia sindical patea la pelota para mas adelante, porque dice no tiene “ni idea de cuanto tiene que ser el aumento”, lo que quiere decir que están negociando con las patronales y el gobierno como van a hacer para pasar las paritarias a la baja sin que haya olas. Tarea difícil para la burocracia, ya que cualquier trabajador/a sabe que necesitamos paritarias inmediatamente, y que el reclamo debe ser del 50% de aumento, para no perder el poder adquisitivo de nuestro sueldo…

 

La emancipación de las mujeres no se puede conquistar sin la independencia económica

 

El ajuste afecta a todos los trabajadores, pero las mujeres sufrimos doblemente las consecuencias. Por un lado porque estamos afectadas rápidamente a la flexibilización laboral, a tener un menor salario, a la reducción de la jornada de trabajo, a los despidos. Y por otro lado, porque la carestía de la vida significa una fuerte atadura al trabajo doméstico y mayor dependencia económica de la pareja o de algún miembro de la familia. Lo que se refuerza es el rol subordinado que tenemos las mujeres en la familia, criando a los hijos, porque ya no se puede pagar una guardería, haciendo un doble esfuerzo para que la plata llegue a fin de mes, buscando precios, recargando sobre nuestras espaldas el trabajo de la casa y los hijos, y quedando mucho más expuestas al maltrato, a aguantar la violencia porque no hay posibilidades de mantenerse de manera independiente y volviéndonos más vulnerables ante la explotación sexual y las redes de trata cuando se reducen las posibilidades de trabajo digno.

Cuando hay crisis económica, más rotunda es la negación al derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Tenemos como ejemplo el caso de España con su ley anti-aborto, y  no es solo porque Rajoy es mas conservador, que lo es, sino porque cuando hay crisis, a cualquier gobierno que represente los intereses capitalistas le importan un bledo los derechos de las mujeres! Nos mandan a nuestras casas a realizar la tarea que tenemos asignada: tener hijos y criarlos! No hay trabajo, así que las mujeres, afuera del mercado laboral!

Cristina siempre nos negó el derecho al aborto. Tejió alianzas con el Papa y selló su pacto con el principal enemigo de la emancipación de las mujeres: la Iglesia Católica. Los diputados k y los no k, tan progres, cajonearon cuatro veces el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, y la vez que llegó al congreso no se dignaron ni si quiera a presentarse. Por eso es necesario redoblar la pelea por el derecho a decidir, denunciando claramente que es este gobierno el responsable de las cientos de muertes por aborto clandestino y de querer llevarnos a peores condiciones de vida.

La estrategia del movimiento de mujeres para arrancarle al gobierno este derecho es fundamental. Y debe estar ligada a la pelea contra el ajuste junto a los trabajadores. El debate con parte de feminismo y con algunas organizaciones de izquierda es si vamos a enfrentar al gobierno en las calles, denunciando su responsabilidad en todos lados y movilizándonos a Plaza de Mayo este 8 de marzo, como planteamos desde Las Rojas, o si vamos ir nuevamente al Congreso, a volver a depositar confianza en que el parlamento va a resolver estos problemas.

Las Rojas vamos a poner todas nuestras fuerzas para que este 8 de marzo se escuche la voz de las mujeres. Que se escuche bien fuerte que no vamos a permitir que el gobierno descargue la crisis sobre nuestras espaldas, y que el aborto legal lo vamos a conquistar luchando en las calles.

 

Por los derechos de las mujeres trabajadoras. Aumento del 50% para todas/os. Paritarias ya!

Aborto Libre, Legal, Seguro y Gratuito!

Desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual.

Basta de violencia hacia las mujeres. Cárcel a los violadores y femicidas.

Separación de la iglesia del estado.

Trabajo genuino.

 

Viernes 7/3 nos movilizamos de Congreso a Plaza de Mayo. Vení con Las Rojas

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb