La bronca contra el impuesto a la ganancia crece día a día en los lugares de trabajo.Y no es para menos, los descuentos, “el robo” a nuestros salarios son mayores a medida que recibimos algún aumento… que ni lo llegamos a ver! Hacemos horas extras para que el fruto de nuestro trabajo se lo apropie el Estado. Todo con el silencio cómplice de la conducción del SMATA, la UOM y demás sindicatos.

EL SALARIO NO ES GANANCIA

En primer lugar queremos resaltar lo obvio, que los trabajadores vivimos de un salario, trabajamos determinadas horas por semana por un salario establecido de antemano, nuestra hora de trabajo tiene un precio, y lo que nos llevamos por quincena esta en relación con la cantidad de horas trabajadas;ganancia es otra cosa, es la que se llevan los empresarios a costa de nuestro esfuerzo. Hacemos mercancías, con nuestro trabajo le agregamos un valor a lo que producimos y cuando se vende esa mercancía terminada se efectúa una ganancia, que se la quedan las empresas;y cada vez nos exigen más de nosotros para tener mayor ganancia ellos… ¿Entonces por qué nos tenemos que pagar el impuesto los laburantes?

Durante el gobierno de Menem, se incluyó en la Ley del Impuesto, que ya existía, la cuarta categoría, la llamada: “Renta del trabajo personal”, es decir la que habilita que nos descuenten a los trabajadores. Esta política se profundizó durante el gobierno de de la Rua, con la “tablita” de Machinea que establecía distintos descuentos según el salario bruto mensual, así un trabajador con más antigüedad y categoría, que tuviera un salario en bruto mayor que uno que recién ingresaba, podía llegar a tener un sueldo en mano menor al del otro. ¿Pero eso no es lo que sucede actualmente? Exacto compañero, no se equivoca, el gobierno Kirchnerista que tanto se llenó la boca contra el modelo neoliberal de los 90, mantuvo durante toda su gestión ese perverso mecanismo de robo de nuestro salario. Más aún, con la inflación que se disparó desde 2006, la cantidad de trabajadores que se vieron afectados por el impuesto creció de manera descomunal! Esto llevó a que producto de la presión por abajo, el gobierno K tuviera que subir el mínimo no imponible en septiembre de 2013. ¡Pero la inflación sigue creciendo y nuestro salario real bajando!

¿PARA QUÉ SE USA LO RECAUDADO?

Muchos compañeros comúnmente piensan que los que nos descuentan se destina a planes, “a mantener vagos”.Y ese es el discurso que busca imponer el gobierno, presentarse como un gobierno que hace por los que menos tienen; y los que tenemos trabajo en blanco tenemos que agradecerle, agachar la cabeza y no quejarnos. Pero en este discurso hay un doble juego, por un lado ocultar que el grueso de la recaudación fiscal se lo llevan los empresarios vía subsidios (sea la industria, los servicios, la educación privada, etc.) y sólo un mínimo de esto va a parar a planes sociales.Se conoció esta semana que los subsidios a las empresas subieron un 40% en un año.

Por otro lado, se busca seguir dividiendo a los trabajadores, entre los que tienen empleo en blanco y los que están en negro o desocupados. Tanto al gobierno como a los empresarios les conviene que existan desocupados, porque por la ley de la oferta y la demanda nuestro salario tiende a bajar a medida que haya más gente buscando trabajo. Al margen que tanto las empresas como los delegados traidores buscan acallarnos y que agachemos la cabeza con el: “al que se queje que sepa que hay miles queriendo su lugar”.

PODEMOS CAMBIAR ESTA REALIDAD

Muchos compañeros piensan y están convencidos que frente a esta situación no podemos hacer nada. Que como Pignanelli, Calo, etc. son cómplice del gobierno y miran para el otro lado con el impuesto a las ganancias, no nos queda otra que masticar la bronca y bajar la cabeza. Sin embargo, compañero, en muchas empresas se está dando que frente a los descuentos los compañeros deciden no hacer horas extras. Sin quererlos se le está haciendo un “quite de colaboración” a la empresa, una medida de lucha pequeña, que con organización puede tomar mucho más cuerpo.

Desde nuestra agrupación proponemos exigirle a los delegados y/o comisiones internas que dicen que no están de acuerdo con el impuesto pero que se excusan en que no pueden hacer nada “porque es político y se arregla arriba”, que organicen quites de colaboración y otras medidas de lucha, para meter una presión al gobierno y que hasta que el gobierno no quite la cuarta categoría, es decir el descuento a los trabajadores, que las empresas se hagan cargo de pagar por nosotros!Existen casos de empresas como el Banco Provincia y el Banco Ciudad que se hacen cargo del 100% del impuesto; y hay casos de empresas que pagan una parte del impuesto por los trabajadores.

Por otro lado, exijámosle que revisen los sobres de los compañeros del período que va entre enero y agosto de 2013 porque es probable que se haya hecho mal el cálculo y que muchos compañeros que le están descontando ganancias no tengan que pagar el impuesto. Nos explicamos: según el decreto 1242/13 firmado por Cristina Kirchner quedaban exentos de pagar el impuesto aquellos trabajadores que en ese período de tiempo hayan ganado menos de 15.000 pesos brutos mensuales. Resulta que en muchas empresas se incluyó el aguinaldo, el bono vacacional, y algún plús para el cálculo, con lo que muchoscompañeros sobrepasaron ese límite. Pero está semana salió a la luz que el cálculo estaba mal hecho y que tanto el aguinaldo como el plus vacacional no debían ser contemplados. Muchos compañeros ya están recibiendo la devolución de lo descontado que debe ser retroactiva a septiembre de 2013.

Ponete en contacto con nosotros!

  • ELIMINACIÓN DE LA CUARTA CATEGORIA DEL IMPUESTO A LAS GANANCIAS
  • QUE HASTA TANTO NO LO ELIMINEN LAS EMPRESAS SE HAGAN CARGO DEL MISMO
  • FUERA LOS DIRIGENTES SINDICALES TRAIDORES, RECUPEREMOS LAS HERRAMIENTAS SINDICALES PARA PONERLAS AL SERVICIO DE LOS TRABAJADORES

AGRUPACION DESDE EL PUENTE GRUA

Mail: desdeelpuentegrua@gmail.com

Facebook: PUENTE GRUA

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb