Perpetua para el femicida de Eli Verón, así se ganó la pelea

 

El día jueves 26 de marzo fue la culminación del primer round de la lucha por justicia para Eli y las Rojas Nordeste, junto a otras agrupaciones de mujeres, nos movilizamos en el último día del juicio por el femicidio de Elizabeth Verón, quien fuera víctima de su entonces pareja Adrián Sosa García.

Aunque el clima no nos favorecía, a las 9 de la mañana partimos desde Plaza Vera con banderas, carteles, bombos y megáfonos haciendo notar nuestra presencia por las calles, hasta llegar frente al Tribunal Penal Nº1 donde nos instalamos, con la fuerte convicción de que nuestra presencia y el agite presionarían a los funcionarios para no favorecer al femicida, como tantos otros casos que quedaron en las sombras y sin condena.

Ese día era la culminación de la campaña del incipiente movimiento de mujeres de Corrientes por hacer visible la lucha por lograr la condena ejemplar de Adrián Sosa García. La misma había logrado que el juicio estuviera en cada portal de la región, cada semana en los diarios escritos, en programas de televisión y ello había forzado que distintos sectores políticos se tuvieran que definir. Así el Concejo Deliberante con mayoría del PJ declaró su interés por el juicio, lo mismo hizo el vicegobernador del gobierno provincial de la UCR en una sesión del Senado.

También fue la primera experiencia de Las Rojas Nordeste. Y dijimos presente Dani, Eve, Vale, Pao, Silvia y el acompañamiento de compañeros del Nuevo MAS, más allá de la lluvia y el frío que se hicieron sentir, permanecimos allí hasta las 6 de la tarde.

En el transcurso de esas horas se dieron toda clase de hechos. Entre éstos, una de las organizaciones que estaban presentes más que apoyar el agite nos pidieron de una manera muy vertical; “dejen de tocar los bombos porque arriba no se escucha”, algo que también nos habían pedido veces anteriores y a lo que obviamente no dimos lugar, ya que es una posición política desfavorable para el objetivo que se perseguía. Más tarde, nuestra postura fue reforzada al trascender que el abogado del femicida Isidoro Sazón, en pleno desarrollo de los alegatos, se vio desbordado por los cánticos y sonidos de bombos que escuchaba y mandó a decirnos “sigan tocando los bombos que yo tengo toda la tarde todavía” y mencionó (en relación a una de nuestras canciones dedicadas a él) que no es un misógino.

Aproximadamente a las 18 hs., en medio de la lluvia y siguiendo con el agite, escuchamos la sentencia por radio. Cuando desde el Tribunal dijeron: “cadena perpetua para Adrián Sosa García” fue toda una conmoción y un momento en el que no pudimos dejar de festejar con más cánticos y gritos. Fue una pelea ganada, y lo que esperamos realmente es que se cumpla en el transcurso del tiempo y que no salga ni en libertad condicional, ni por buena conducta, y para eso estaremos siempre vigilando para que así sea.

Cabe destacar que esta sentencia estuvo fuertemente condicionada por el movimiento de mujeres, y aunque nos quisieron callar varias veces, no lo lograron y estuvimos allí firmes hasta el final.

Corrientes, 28 de marzo de 2015

 

Paloma M

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb