Habla Héctor “Chino” Heberling desde el Corte en la Panamericana –

 

Los compañeros que me precedieron aclararon con abundancia los motivos de este paro. Desde el Nuevo MAS nos queremos referir a un largo año de lucha en la zona Norte. Algunos de los compañeros se mencionaron que no hay un acto unitario, y si no se logro esa unidad es porque en este momento se esa procesando el balance de las luchas de Gestamp y Lear del año pasado. Recordemos que hace un año se comenzaba la gran lucha de Gestamp, en ese momento se largaba el ajuste de gobierno de Cristina, y  dijimos que teníamos que estar todos unidos en contra de ese ajuste. Ahí planteamos la necesidad de pelear dentro de la fábrica porque si te dejan fuera es muy difícil pelear y eso es lo que ocurrió en Lear. La lucha desde afuera es lo que los desarmó y los condujo a una derrota. Eso es lo que hoy se evita discutir acá, el balance de esas luchas. Realizar a conciencia ese balance es muy importante para el conjunto de los trabajadores, y esta relacionado justamente con lo que vaya a pasar después de las elecciones. Gane quien gane en octubre, todos son los partidos del ajuste. El gobierno probablemente algo más gradual, pero el conjunto de las opciones patronales tienen el mismo programa de ajuste, que es también el mismo programa de toda la burocracia quienes han dicho una y mil veces que se van a sentar con el gobierno que sea electo para, según ellos, “sacar adelante la economía de la mejor manera que sea posible” y eso quiere decir que paguemos los platos rotos los trabajadores. Esto se va a ir procesando en los meses que viene en las alternativas políticas que están en danza. Por eso, desde el Nuevo MAS, no solamente queremos plantear que hay que luchar en contra del impuesto al salario, por aumento de salario o contra la precarización laboral sino que hay que discutir otras cosas con el movimiento obrero en relación al futuro político, incertidumbre que se abre impone en la cabeza de los compañeros a partir del hecho de que este gobierno no tiene un sucesor puro: Scioli aparece para muchos kirchneristas como alguien que no es del mismo palo. Entonces, desde ese punto de vista ese balance de estos largos 12 años del gobierno kirchnerista que empiezan a terminar mal en el sentido de que se han acabado muchas de las cosas que se suponen que ellos le “dieron” al movimiento obrero, pero que fueron en verdad subproducto de las luchas que se dieron durante el Argentinazo. Fue tal el cagazo que tuvieron las patronales y el gobierno que cedieron conquistas, en primer lugar el problema del trabajo, pero un trabajo muy precarizado, con salarios a la baja y súperexplotado: eso es lo que está estallando ahora en las fábricas, que los compañeros están todos rotos. De alguna manera esta cocinándose en la cabeza de los compañeros cuál es la alternativa a este gobierno porque la oposición patronal también está planteándose como alternativa populista cuando promete un montón de cosas bonitas que después nada de eso va a cumplir. Por eso, la izquierda tiene la responsabilidad de utilizar las elecciones para dar un paso más, para empezar a hablar de las cosas que aparentemente no se puede hablar: cuál es el futuro de los trabajadores, y hacia dónde va. O vamos a la rastra de los partidos patronales o empezamos a tener otra visión para nuestro futuro y el de nuestros hijos. Ese es el planteo del Nuevo MAS hacia los trabajadores y el resto de la izquierda, especialmente hacia el FIT. Es necesario hacer en las próximas elecciones una campaña por una alternativa socialista porque sólo habrá una alternativa al capitalismo en la medida de que empecemos a plantear nuestra propia alternativa: la de los trabajadores, la de los socialistas.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb