El día jueves pasado se realizó una importante marcha docente que recorrió varios lugares de San Fernando y donde más de 600 maestros, profesores, preceptores y algunos directivos pidieron justicia por la vicedirectora salvajemente agredida el día martes.

Hay que decir que hasta el momento la docente se encuentra en franca mejoría, pero según familiares muy sensibilizada por la situación vivida. Por otra parte el agresor sigue prófugo.

 

Encabezados por la FEB (de ese gremio es la docente agredida) y con una interesante participación de los SUTEBAs Multicolor (entre los que nos encontrábamos los compañeros de la Lista Gris) se realizó la marcha que pasó por la Municipalidad, el hospital (primer lugar donde fue llevada y donde le “dieron de alta” cuando luego terminó siendo operada y en terapia) y terminando en el Consejo Escolar de San Fernando. La nota negativa de la jornada la dio la conducción de la Celeste (que dirige en el distrito donde sucedió el hecho) quien se negó a convocar oficialmente a la marcha en un acto más de cuidado hacia el gobernador y candidato Daniel Scioli.

 

Esta falta de sensibilidad hacia las problemáticas de los trabajadores que dicen representar podría sorprender si no fuera porque uno recuerda las palabras dichas por Hugo Yasky, quien en ocasión del asesinato del compañero Carlos Fuentealba declaró: “Nuestro límite fue, es y será siempre la muerte. Y eso es lo que nos hizo parar y movilizarnos cada vez que un compañero o compañera fue asesinado”. Al parecer el triunfo de la vida sobre la muerte, en esa delgada línea en la que transitó la docente agredida, fue lo que decidió a SUTEBA a no convocar. Pese a esto, se vio a muchos docentes que marcharon aun sin ese llamado, mostrando cierto desborde a la dirección. Cabe decir también que no se vieron banderas de UDOCBA en la movilización, aunque cabe la posibilidad de que maestros afiliados a ese gremio hayan participado por su cuenta.

 

Por otra parte tanto la movilización como el hecho tuvieron cierta cobertura mediática. Es sintomático que se haya visto en los medios cómo los representantes estatales quieren encuadrar este caso dentro de un delito común, sacándolo de la problemática de “violencia escolar”. Esto habla a las claras de que van a seguir negando las problemáticas en las que se encuentra inmerso el sistema educativo y que por eso solo los docentes podremos torcerles el brazo si nos comprometemos y empezamos a decidir por nosotros mismos nuestro destino.

 

Te invitamos a ser parte de la Lista Gris Carlos Fuentealba y de esa transformación…

 

Diego B. Lista Gris Carlos Fuentealba.

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb