Este domingo 2 de febrero se llevarán a cabo las elecciones en Costa Rica en un clima de polarización y macartismo.  Nuestro partido hermano, el joven NPS, se presenta en Heredia, región donde están radicadas las más importantes empresas del país, allí está dando una pelea durísima para construirse en forma organizada entre los trabajadores.

El Estado costarricense está dirigido por los partidos de los empresarios, los cuales garantizan políticas que benefician a los grupos capitalistas. Esto lo realizan incrementando la explotación sobre la clase trabajadora, la opresión sobre amplios sectores de la población (como las mujeres y la población LGBT) y realizando enormes negocios privados con los recursos públicos.

Este tipo de Estado y gobierno en función de los empresarios, tiene sumido al país en una situación de estancamiento económico, político y social. La perspectiva es que nada funciona: se hunden las carreteras y puentes, la CCSS está en crisis permanente, aumenta el desempleo y el costo de vida, abunda la corrupción en los altos puestos del gobierno, etc. Sin duda alguna, el desastroso gobierno de Laura Chinchilla es un buen ejemplo de esto que señalamos.

Desde el Nuevo Partido Socialista (NPS), no creemos que Costa Rica sea el país “más feliz del mundo” o la “Suiza Centroamericana”. Por el contrario, es un país gobernado por empresarios que no saben cuánto cuesta una caja de leche y que todas sus políticas consisten en profundizar los niveles de explotación y opresión social sobre amplios sectores de la población. Por esto decidimos construir el NPS como un partido que lucha por refundar social y políticamente el país desde los sectores explotados y oprimidos.

Desde el NPS llamamos a votar críticamente al PT para presidente pero señalamos que no es un partido para militar. Para militar llamamos a todos los elementos de vanguardia (activismo sindical, feminista, LGBTI, ecologista, etc.) a que se incorporen al NPS, que es el único partido de la izquierda que ha estado vinculado a algunas de las principales luchas del periodo (Invisibles, Marcha del Repudio, 8N y campaña de matrimonio igualitario, así como otras pequeñas luchas). Si sólo quieren votar, voten al PT, pero si quieren militar vengan al NPS.

Finalmente aprovechamos para hacer un llamado al resto de la izquierda trotskista y activista para que se sumen a nuestra campaña política, cuyos ejes son la convocatoria a Asamblea Constituyente para refundar el país por oprimidos y explotados, impuesto a las zonas francas, libertad sindical en la empresa privada, matrimonio igualitario y estado laico y la defensa de las conquistas laborales del sector público, entre otras. Creemos que de perderse esta oportunidad es probable que los rasgos sectarios del resto de la izquierda se profundicen y por eso les llamamos para que lleven adelante de manera militante la campaña por la diputación del compañero Víctor Artavia.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb