Temas: ,

 

El miércoles 11 de marzo alrededor de las 12 del mediodía se llevó a cabo la lectura de la sentencia del juicio a Yanina González.
Una vez más, el Centro Comunitario Gallo Rojo y otros centros comunitarios, Las Rojas y otras organizaciones, junto a decenas de mujeres, dijimos presente en las puertas de los Tribunales de San Isidro para exigir la inmediata libertad y absolución de Yani. Esta joven, nacida en un barrio pobre de San Miguel, se encontraba privada de su libertad hacía más de un año y medio, luego que la Justicia patriarcal ordenara su detención acusada por “abandono de persona” y por ser “mala madre”. A la justicia machista, quien condena a las mujeres por ser mujeres y por ser pobres, no les importó saber que tanto Yanina como Lulú (su hija de dos años) fueran víctimas de violencia de género por parte de la ex pareja de la joven, Alejandro Fernández. Tampoco a ésta justicia le importó investigar a Fernández quien asesinó a golpes a su hija Lulú. Sin embargo, frente a esta situación, la primera y única que sentaron en el banquillo de los acusados fue a Yanina, porque para la justicia machista era “la madre la única garante de vida”. Y mientras tanto el femicida permaneció impunemente libre. Aunque el boletín oficial del gobierno se rasgó las vestiduras por el juicio a Yani, no dijeron una palabra sobre el rol del gobierno para que Yani llegara a esa situación. Nunca el Estado se ocupó del bienestar de Yani ni de su hijita. No le dieron trabajo, no la ayudaron para capacitarse y estudiar. Fueron las activistas de los centros comunitarios las que siempre estuvieron a su lado.

La lectura de la sentencia, que apenas duró unos minutos, provocó el inmediato festejo de todas las organizaciones y mujeres que estábamos presentes. Esa sentencia dictaba el veredicto absolutorio a favor de Yanina y expresaba la disposición inmediata de la libertad de la joven.

Los días que duró el juicio, Yanina estuvo acompañada por las organizaciones de mujeres y activistas que nos plantamos en la puerta de los Tribunales, pero también la exigencia de la inmediata libertad y absolución de Yanina fue una de las banderas con las de mujeres nos movilizamos a plaza de Mayo, en una multitudinaria marcha éste último 8 de Marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La libertad y absolución de Yanina es una clara demostración que la justicia patriarcal, con sus fiscales y jueces misóginos, como la fiscal Carolina Carballido Calatayud, retrocede cuando el movimiento de mujeres se organiza y se moviliza en las calles exigiendo por nuestros derechos.

Esto es un claro triunfo del movimiento de mujeres, pero también es el primer paso. Hoy podemos festejar que Yanina está libre, pero el femicida de Lulú se encuentra paseando por el barrio, amedrentando a todos/as que salieron a ser parte de la defensa de Yanina.
Es por eso que llamamos al resto de las organizaciones del movimiento de mujeres a ser parte de esta pelea que solo es el comienzo.
Porque hay que seguir organizándonos para que el femicida Alejandro fernández tenga cárcel efectiva, al igual que todos los femicidas y violentos.

Pero también es el movimiento de mujeres independiente que lucha en las calles la que tiene que arrancarle al gobierno medidas reales para que ninguna mujer más sea víctima de violencia. Por trabajo genuino, refugios.

Cárcel efectiva al Femicida Alejandro Fernández!
Justicia por Lulú!
Destitución de todos los jueces y funcionarios que amparan a los violentos!

Trabajo y vivienda para las mujeres víctimas de violencia!

Georgina Las rojas Zona Norte
Sofi Las Rojas Capital

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb