Temas: , ,

 

 

Desde hace varios meses se respira la atmósfera de las elecciones del 2015. Ya se perfilan las principales candidaturas que disputarán nacionalmente: Scioli por parte del Frente para la Victoria, Macri del PRO y Massa por el Frente Renovador.
Todos ellos quieren plantear que la agenda que se debe discutir en estas elecciones tiene como centro la inseguridad, la competitividad de la economía o la necesidad de ir a un país “más normal” ante el evidente fin de ciclo del kirchnerismo. Esta discusión se profundizó cuando tuvo lugar la crisis político-institucional que abrió la muerte del fiscal Nisman, figura en la cual se referencia toda la oposición de derecha.
Sin embargo, todos ellos parten de un acuerdo fundamental: quieren que este debate sobre el futuro del país excluya a los de abajo, a los trabajadores, las mujeres y la juventud. Es que, en lo fundamental, todos ellos están de acuerdo en que se debe aplicar un ajuste que recaiga sobre todos esos sectores. Que aumenten los despidos (que ya comenzaron en 2014), que los salarios se mantengan detrás de la inflación, que las mujeres deban seguir en los puestos peor remunerados, que se les prohíba decidir sobre su propio cuerpo manteniendo el derecho al aborto en la ilegalidad, que la educación pública siga atada a las decisiones de quienes hacen de ella un negocio, que la juventud sea el sector con mayor desempleo y precarización laboral.
Mientras tanto, Argentina sigue pagando religiosamente la deuda externa (200.000 millones de dólares sólo durante los 12 años de kirchnerismo), cumpliendo con los organismos internacionales imperialistas a expensas de las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo.
Desde el Nuevo MAS y Las Rojas queremos poner en pie una alternativa independiente tanto del gobierno kirchnerista como de la oposición. Que incluya a los trabajadores, las mujeres y los jóvenes que salen a la calle a luchar por sus derechos. En ese sentido hemos dado una pelea contra un régimen electoral proscriptito para poner en pie, en este 2015, una alternativa socialista frente a todas las variantes empresariales. Y presentamos como nuestros principales candidatos a Manuela Castañeira para la Jefatura de Gobierno de la CABA, referente de la lucha de las mujeres contra la violencia de género, por el derecho al aborto y contra las redes de trata; a Héctor Heberling como candidato a presidente, dirigente nacional de nuestro partido, ex trabajador ferroviario y referente de la lucha contra el vaciamiento menemista en los ’90; y Jorge Ayala como candidato a vicepresidente, compañero activista y delegado en la fábrica de neumáticos FATE, como representante de la nueva generación obrera que se pone de pie por sus derechos y reivindicaciones.
Estas candidaturas están puestas al servicio de visibilizar una campaña desde los trabajadores, las mujeres y la juventud, frente a las falsas alternativas que barajan los de arriba. ¡Sumate a militar la campaña con nosotros!

 

La educación en disputa

 

En la charla de ingresantes, el decano Reboreda hará un largo uso de la palabra. Como representante de la gestión de la facultad, planteará que todo marcha de maravillas. Sin embargo, la situación dista muchísimo de ser como el decano y ADU (la lista única de profesores que gobierna la facultad) la pintan.
Ni la UBA, ni nuestra facultad, se encuentran en una burbuja. Muy por el contrario, están atravesadas por la política. La Universidad recibe año a año un presupuesto que es distribuido entre las facultades, y cada año este presupuesto está por detrás de la inflación (nunca llega al 20%, mientras la inflación duplica esta cifra). Por lo tanto, nos encontramos ante un recorte que deteriora la educación pública.
Por ello, es importante que los estudiantes nos organicemos y hagamos frente a esta situación. En Exactas, contamos con la herramienta del CECEN, nuestro Centro de Estudiantes. Desde el Nuevo MAS, participamos en el CECEN y planteamos la necesidad de que el CECEN sea independiente de las autoridades de la facultad, de la Universidad y de todos los gobiernos. Esta es una lucha cotidiana, ya que la conducción actual del Centro (el FEM – Patria Grande) busca constantemente desarrollar acuerdos con la gestión del decano Rebordea y con sectores del Consejo Superior para obtener “pequeñas reivindicaciones”, pero poniendo en cuestión la independencia política que el CECEN necesita para organizar a los estudiantes y obtener todos nuestros derechos y reivindicaciones.
A continuación pasamos revista de algunas cuestiones que atravesarán la vida política de la facultad en el próximo período y luchas que vienen de hace años y corresponde profundizar.

 

Democratización de la UBA

 

Posiblemente, el decano Reboreda omita en su discurso que su acceso al decanato se dio en el marco de un enorme proceso de lucha en nuestra facultad y en toda la UBA. La Universidad está gobernada por un acuerdo entre kirchneristas, radicales, macristas y demás sectores antipopulares. Ejercen el poder mediante un mecanismo completamente antidemocrático: en el Consejo Superior y el Rectorado tienen la mayoría de los votos un grupo de profesores, elegidos por una minoría compuesta por los profesores titulares. La enorme mayoría de docentes, los estudiantes y los no docentes tienen una representación muy minoritaria, lo cual lleva a que los intereses que defienden estos organismos no tengan nada que ver con los de la educación pública.
Esta estructura antidemocrática se replica en los Consejos Directivos de las facultades. En Exactas, los ocho profesores que están en el Consejo Directivo pertenecen a una lista única, ADU, la misma del decano. Entretanto, hay 4 estudiantes y 4 graduados (3 de los cuales pertenecen a Sumatoria, agrupación de graduados afín a la gestión).
De esta manera, todas las decisiones que se toman en nuestra facultad se toman mediante un falso “cogobierno” donde, en verdad, la mayoría automática la tiene un sector minoritario de la facultad, que gobierna en función de sus propios intereses. Ante esta situación, los estudiantes nos movilizamos al Consejo para hacernos oír y protagonizamos una enorme lucha por la democratización en el 2013, ante la elección de Reboreda como decano.

 

Ante las obras en Ciudad Universitaria


Hace pocas semanas, los estudiantes y trabajadores de Ciudad Universitaria nos enteramos que están teniendo lugar obras en nuestro predio. Luego salió a la luz que las mismas corresponden a un acuerdo entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y el Rectorado de la Universidad, convenio acerca del cual nadie nos preguntó nuestra opinión a quienes cotidianamente pasamos horas enteras en Ciudad Universitaria.
Este acuerdo implica, como punto fundamental, la construcción de un gran estacionamiento en el predio, en desmedro de la Reserva Natural. Por otra parte, sabemos por la experiencia de otras facultades (como la de Ciencias Sociales) que este emprendimiento buscará generar un negocio privado mediante el usufructo de dicho estacionamiento, es decir, la generación de recursos propios. Se realizará un negocio enorme utilizando el espacio público de la Universidad y empeorando seriamente nuestras condiciones de cursada. Por eso, se plantea la necesidad de organizarnos y salir a dar una pelea contra este plan de obras antidemocrático.
¡Que toda obra en la Universidad sea discutida democráticamente entre los estudiantes, los docentes y los no docentes!

 

¡Vamos por un comedor universitario!
En ambos pabellones de nuestra facultad hay comedores. Los mismos se encuentran gestionados por empresas privadas. Esto tiene como consecuencia que los mismos no se guíen por la necesidad de ofrecer un menú nutritivo y barato para que podamos comer y cursar en condiciones, sino por su afán de obtener una ganancia. Por ello, constantemente el menú empeora y aumenta de precio.
Tenemos por delante la necesidad de organizarnos y salir a dar una pelea por un comedor universitario, estatal y bajo control de los estudiantes y trabajadores de la facultad, con un menú subsidiado y de calidad.

 

 

¡Ya Basta! Exactas

 

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb