EL NUEVO MAS SE SUMA AL RECLAMO DE JUSTICIA PARA LAS VÍCTIMAS DE LA MASACRE DE ONCE

 

LA “REVOLUCIÓN FERROVIARIA” ES PARA TAPAR LA RESPONSABILIDAD DEL GOBIERNO K

Héctor “Chino” Heberling pre-candidato a presidente por el Nuevo MAS y dirigente de la huelgas ferroviarias contra la privatización menemista declaró: “mañana 22 de febrero  a las 19 hs en la Plaza de Mayo participaré del acto que se realizará al cumplirse 3 años de “La masacre de Once”, llevaré la solidaridad y el apoyo a la lucha de los familiares para que se haga justicia con las 51 víctimas de la tragedia y que vayan a la cárcel los empresarios y funcionarios responsables.

Este nuevo aniversario se desarrolla en el medio de la campaña electoral, donde uno de los candidatos es el Ministro Florencio Randazzo. Es realmente obsceno ver como el ministro no solo utiliza los dineros públicos para su campaña personal, sino lo más relevante es que la tan promocionada “revolución ferroviaria” es un gran operativo que tiene como objetivo encubrir a los responsables políticos de la “masacre de Once” como De Vido y demás integrantes del actual gobierno.

Realmente produce un gran rechazo que el ministro promocione aquí y allá la renovación de los trenes, pero que en ninguna oportunidad reconozca que esto solo se debe a la necesidad política de “tapar” la masacre de Once. Esto no es nuevo en el kirchnerismo, el mismo método adoptó “él” cuando murieron los 14 mineros en la trágica “Masacre de Río Turbio”, haciendo “llover” centenares de millones de pesos sobre la cuenca para poner en marcha la usina eléctrica a carbón, para que los familiares, los mineros y  la población se “olviden” del tema. Se trata de la misma situación, concesionarios inescrupulosos que no invierten un peso y se la llevan con pala, a la vista de funcionarios corruptos y dirigentes sindicales que reciben la coima, que dan como resultado un estado deplorable de las instalaciones y maquinarias que en cualquier momento producen una tragedia.

Pero no solo eso,  por todos lados salta la improvisación con que se ha encarado la tan mentada ”revolución”. Es evidente que el “apuro” por tapar la masacre y mejorar la imagen del gobierno en un rubro tan sentido como el transporte metropolitano, obligó a Randazzo a la “compra llave en mano” de los trenes chinos, que traerá más temprano que tarde problemas en el mantenimiento, ya que una de las clausulas del contrato estipula que todos los repuestos deben ser provistos por el fabricante  durante una cantidad irrisoria de años, configurando un “mal negocio” para las escuálidas arcas argentinas. Un sin sentido cuando al mismo tiempo el gobierno K acaba de cerrar EMFER una de las pocas empresas que estaban en condiciones de brindar mantenimiento a “precios nacionales”.

La improvisación está presente por todos lados, solo hay que recurrir a la página institucional del ministerio para ver que se venden solos. En la misma podemos ver fotos donde un sonriente Randazzo inaugura los nuevos trenes a Mar del Plata, en la misma podemos apreciar como los para-choques  elementos de seguridad imprescindibles  para atenuar las consecuencias del eventual choque de una formación, son solo unos rieles soldados que nada tiene que ver con los técnicamente requeridos que son los para – choques hidráulicos,  justamente los que fallaron por falta de mantenimiento en el fatídico 22 de febrero en la Estación Once….

El actual impulso por la “revolución ferroviaria” es solo una máscara, ya que el actual candidato comenzó su carrera política  allá por el año 92  como Jefe de Gabinete de la Secretaría General de la Gobernación de la provincia de Buenos Aires durante la gobernación de Eduardo Duhalde en plena época menemista donde se estaba consumando el “genocidio ferroviario” que destruyó el sistema ferroviario cerrando miles de kilómetro de vías, cerrando ramales de pasajeros y cargas, dejando cientos de pueblos incomunicados y 70.000 ferroviarios en la calle. En los años posteriores siguió en el mismo camino y no se le conoce ninguna posición a favor de la industria ferroviaria. Y para terminar podemos decir que encima es un político burgués engreído, cuya gestión se caracteriza por un profundo odio contra los trabajadores, ya que acostumbra a acusar a diestra y siniestra a los ferroviarios por los problemas derivados de la improvisación y el apuro al que hicimos referencia”.

 

12

INAUGURACIÓN IMPROVISADA EN MAR DEL PLATA FALTAN LOS PARA-CHOQUES HIDRÁULICOS

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb