Manuela Castañeira



 

 

¡Buenas tardes compañeros y compañeras!

¡Estoy feliz de estar en este acto, es un enorme orgullo dirigirme a todos ustedes!

Ha sido emocionante escuchar a cada uno de los compañeros y compañeras que se han subido a este palco: a Adrián de México, a Iara con su valentía, a Jorge, a Alcides y al Tedy.

Todo esto es síntoma de cómo estamos avanzando en la construcción del Nuevo MAS como partido nacional.

 

¡Compañeras y compañeros!

No puedo comenzar de otra manera que no sea destacando las luchas de la juventud que recorren el planeta.

Son una muestra de cómo una nueva generación de jóvenes empieza a luchar en el mundo entero: desde las plazas de El Cairo, pasando por la Puerta del Sol en Madrid, las extraordinarias luchadoras de Kobane en Siria. También en el corazón del imperialismo: las importantes movilizaciones en Estados Unidos contra la impunidad, contra la brutalidad del Estado yanqui y su policía que asesinan por ser negro.

En nuestra región se vio a la juventud brasilera a mediados del año pasado, y en estos momentos el estudiantado mexicano movilizado en el Zócalo contra la aberración de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos por ese Estado narco de México.

¡Son todas expresiones de un nueva generación que se pone de pié mostrando que la movilización y la lucha son el camino, llevando adelante una verdadera rebelión popular contra el sistema!

Nuestro partido y nuestra corriente internacional también expresan a la nueva generación. Y por eso la nuestra es una juventud partidaria que le puso el cuerpo a las más importantes luchas como ha sido este año en la Argentina  junto a los compañeros de Gestamp, Kromberg, Lear, Valeo, en los paros generales cortando la Panamericana, junto a Rocio, Iara, Mariana enfrentando la violencia hacia las mujeres!

¡Una juventud que se compromete con las luchas obreras, con la transformación social y que se juega por sus ideales como lo hizo el compañero Mariano Ferreyra!

Desde ya que no son peleas fáciles. Venimos de décadas de una bota neoliberal sobre nuestras cabezas, y vamos a necesitar muchas experiencias para volver a educarnos en la organización, en el cuestionamiento, en la sed de transformación global. Más aún porque el capitalismo del Siglo XXI nos muestra su cara más bárbarica: la de la crisis, la explotación, la represión, la discriminación racial, la opresión de las mujeres.

Un capitalismo que le quiere imponer a la juventud un futuro negro. En todo el mundo los patrones quieren que los trabajadores paguen las cuentas de la crisis. Y también quieren mantener a las mujeres sometidas al yugo del capitalismo patriarcal.

Pero son cada vez más los países que ingresan en la dinámica de la rebelión popular marcando el inicio de una experiencia de lucha que si sigue creciendo puede cuestionar al sistema relanzando la lucha por el socialismo: ¡el socialismo que construye la clase obrera desde abajo con su participación consciente!

¡Esta es la perspectiva que defiende nuestra corriente internacional Socialismo o Barbarie!

 

¡Compañeras y compañeros!

El movimiento de mujeres en nuestro país es parte de este mismo proceso de dinámica mundial; y hay una sensibilidad que crece día a día en rechazo a la opresión y la barbarie.

Nuestro país no se queda atrás: existe un enorme movimiento de mujeres que se expresa en organizaciones, en familiares, en luchadoras, en la misma existencia del Encuentro Nacional de Mujeres: ¡un verdadero ejemplo para las luchas de las mujeres en todo el mundo!.

Un movimiento de mujeres que ha venido creciendo en los últimos años, que resistió a la ofensiva reaccionaria con la elección del papa argentino. Y que para seguir creciendo se tiene que hacer cada vez más independiente del gobierno nacional.

¿Por qué? Porque este gobierno se dirá progresista pero se ha encargado de cajonear las principales reivindicaciones de las mujeres en nuestro país, como es el derecho al aborto en el hospital.

El kirchnerismo ha batido récords en su negativa a reconocer los derechos elementales de las mujeres; pero no lo hizo sólo, sino con la complicidad de toda la oposición: desde Macri hasta Binner y ni qué hablar Carrio, todos los políticos patronales que se pelearan por arriba pero para negar derechos populares se mancomunan.

Al gobierno no le ha importado pasar un bochorno tras otro en el Congreso: todos los años realizan el cínico teatro de “impulsar” un proyecto de ley por la interrupción voluntaria del embarazo, sólo para dejarlo caer impidiendo que se pueda avanzar hasta la legalización de este derecho elemental.

Cristina ha establecido una alianza con el Papa Bergoglio: a pesar de las formas progres quieren mantener lo más profundo de esta sociedad de opresión: defiende a rajatabla la familia tradicional que ata con mil cadenas las mujeres al hogar. Es por eso que el nuevo Código Civil consagra la “vida desde la concepción”… un verdadero ataque al derecho a decidir sobre el propio cuerpo de las mujeres.

Oficialistas y opositores intentan borrar del debate nacional la pelea por el derecho al aborto, se excusan en el papa argentino para sostener una agenda reaccionaria respecto de nuestros derechos: pero a pesar de todo esto ¡la lucha de las mujeres viene creciendo a lo largo y ancho del país!

Ya en el 2012 el fallo de la Corte Suprema sobre abortos no punibles fue una conquista: abrió la posibilidad de acceder en los casos más terribles a que las mujeres puedan decidir sobre su propio cuerpo.

Esta una grieta en la muralla que construyen contra nuestros derechos; un terreno que tenemos que ensanchar dando la pelea en cada caso que se nos presenta.

Este año dimos la pelea por el aborto no punible en el hospital de Moreno . Fue el caso de una niña de 12 años que le negaban la interrupción del embarazo producto de abusos. Luego de movilizarnos y lograr que el caso tomara estado nacional, logramos que la menor accediera a su derecho.

Hubo también enormes ejemplos de lucha contra la violencia hacia las mujeres, lucha que este año dio un salto político: la valiente pelea de estas extraordinarias compañeras que lograron sobreponerse a la adversidad transformándose en verdaderas luchadoras: ¡nos referimos a Rocío, a Iara, a Mariana! Todas ellas verdaderos ejemplos de que la lucha en las calles es el único camino.

¡En todos estos casos Las Rojas estuvimos presentes y poniendo el cuerpo!

 

¡Compañeras y compañeros!

Las Rojas se han venido calificando como una de las agrupaciones más dinámicas del movimiento de mujeres: cada vez más compañeras en todo el país se referencian con nosotras.

Esto no vino de arriba, nadie nos regaló nada: es la consecuencia de una política y una orientación.

Desde el principio dijimos que el cabildeo parlamentario era un callejón sin salida, que el kirchnerismo no iba a dar nada si no arrancábamos nuestros derechos en las calles: ¡y tuvimos razón!

Siempre señalamos que la lucha por el derecho al aborto era una lucha política; en primer lugar contra el gobierno de turno por más “progresista” que pareciera.

Pero además, porque contra nuestro derecho hay una Santa Alianza que une por mil lazos a las autoridades nacionales, la oposición, la Iglesia y la justicia patriarcal.

Sobre el matrimonio del gobierno con la Iglesia sólo basta ver los 400 millones de pesos que Cristina acaba de concederle para arreglar algunas iglesias.

¿Dónde está la separación de la iglesia y el estado, si a esta iglesia millonaria se le dan todavía más millones para reparar sus templos mientras que la educación pública y los hospitales, como el Posadas, languidecen por falta de presupuesto?

Es por ser consecuentes en las luchas de todos los días que con Las Rojas se identifican cada vez más compañeras. Nuestra agrupación se viene fortaleciendo día a día llegando ahora a nuevas provincias y con la posibilidad de transformarnos en una agrupación nacional.

Las Rojas expresan una nueva generación de compañeras que le están poniendo el cuerpo a la pelea contra la violencia hacia las mujeres, la pelea contra las redes de trata,  la pelea por los derechos de la mujer trabajadora, la pelea por el derecho al aborto, a la pelea por todos nuestros derechos, porque no nos conformamos.

Y quienes levantamos las banderas de los derechos de las mujeres, los trabajadores y la juventud de manera consecuente damos estas batallas en todos los terrenos. Las elecciones son uno de ellos. Tenemos un gran desafió en el 2015, va a ser un año de importantes definiciones en materia electoral.

Ya en el 2013 nuestro partido tomó la valiente decisión de instalar los problemas de las mujeres, y particularmente el derecho al aborto, de manera privilegiada en nuestra campaña.

Frente al silencio cómplice de los grandes medios e, incluso, la apatía del resto de la izquierda que ante el primer signo de adversidad se bajaron de la pelea por el derecho al aborto, nuestra campaña electoral se potenció en la Capital Federal, Córdoba, La Plata con los reclamos de las mujeres.

Las Rojas y el Nuevo Mas fuimos identificados por un importante sector, incluso muchos provenientes del kirchnerismo, que nos votaron reconociendo nuestra consecuencia en esta lucha.

Para esta campaña que se viene, sabemos que partimos de ese reconocimiento y apoyo, que se va a ampliar con nuevos sectores desengañados con el kirchnerismo.

Vamos a profundizar esa “corriente de simpatía” en nuestra lucha por los derechos de las mujeres y, al mismo tiempo, ampliar a más reivindicaciones.

Nos interesa, también, tomar en nuestras manos los reclamos de la juventud estudiantil y trabajadora, la pelea por la triplicación del presupuesto educativo, la pelea por la eliminación del trabajo en negro en la juventud, la pelea contra la precarización laboral que afecta, en primer lugar, a las generaciones trabajadoras más jóvenes.

¡Y vamos a redoblar los esfuerzos por instalar el debate por el derecho al aborto como una parte insobornable de esta candidatura a diputada nacional en la Capital peleando por quebrar la PASO proscriptivas en agosto para estar en octubre y llegar al Congreso!

¡Ninguna otra candidatura de la izquierda está tan identificada con los derechos de las mujeres como las nuestras! ¡Hay una enorme oportunidad política si la peleamos!

Vamos a llevar adelante una gran campaña militante; ¡no va a quedar rincón del país sin que lleguen estas banderas!

¡Una enorme campaña electoral en la Capital Federal, donde obtuvimos una importante votación en las elecciones pasadas y la queremos multiplicar!

 

¡Vamos a hablar de los derechos que nos faltan pero también vamos a proponer qué sociedad queremos!

Vamos compañeros, ésta es la maravillosa juventud que dirá presente en cada lucha que haya en el 2015, y a que se va a comprometer hasta el final para quebrar las PASO y consagrar diputados de del Nuevo Mas y Las Rojas en octubre.

 

¡Viva las luchas de las mujeres, los trabajadores y la juventud!

¡Viva Las Rojas!

¡Viva el Nuevo MAS!

¡Viva nuestra Corriente Internacional!

 

Muchas gracias

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb