Temas: ,

 

 

Hace poquitos días apareció el cuerpo sin vida de Luciano Arruga en Buenos Aires luego de más de 5 años de búsqueda y exigencia de aparición con vida. Luciano era un joven que se negó a robar para la Policía Bonaerense y ésta lo desapareció y asesinó (a pesar que quieran hacer aparecer su muerte como “accidente”).

Ahora en Rosario hubo un nuevo caso de desaparición y muerte en manos de la policía, en este caso la santafesina del gobernador Bonfatti del PS. Franco Casco, un joven laburante de 20 años que había venido de visita a Rosario, fue detenido el martes 7 de octubre por policías de la comisaría 7°, comisaría que está involucrada en narcotráfico, redes  de trata y asesinatos. Luego de 24 días en que no se supo nada de él, su cuerpo sin vida apareció en el río Paraná a la altura del Parque España. En esas tres semanas en la que los familiares estuvieron a la cabeza de la búsqueda de Franco, la policía santafesina y el gobierno socialista se hicieron los desentendidos e intentaron cambiar el eje de la búsqueda, diciendo que había sido visto caminando por Rosario, que robaba, que se drogaba y otras mentiras. Mientras durante 24 días los familiares denunciaban su desaparición, planteando que habían visto fotos de Franco con el rostro desfigurado por los golpes recibidos en la comisaría; nadie de la gobernación se comunicó con los padres ni investigaron su desaparición o a la comisaría 7°.

Esta es la policía santafesina que responde a Bonfatti, la policía con profundos vínculos con el narcotráfico, la que cuenta con la protección política del gobierno provincial. Los casos del ex jefe de la policía santafesina Hugo Tognoli y los más de diez jefes policiales detenidos por proteger y brindar información a las bandas narcos son apenas la punta del iceberg. Pero por debajo hay un profundo entramado mafioso podrido hasta la médula, adonde las bandas narcos manejan los barrios, con enfrentamientos entre las diferentes bandas por el control de los territorios en las zonas pobres de Rosario, con la venia y protección de la policía santafesina.

Este es el modelo de país “normal” que nos pretenden vender Binner, Bonfatti y el PS junto con sus aliados de la UCR. Un país donde la policía protege a los narcos que se disputan territorios, donde pululan negocios inmobiliarios para sectores ricos basados en el lavado de plata de la droga, con una diferenciación social que nada tiene que envidiarle a los modelos de país de la derecha. En Rosario crecen las construcciones de lujo mientras en los barrios pobres campea la droga, la falta de trabajo y la pobreza (se calcula que más de 200.000 rosarinos se hacinan en villas miserias y barrios pobres).

En ese sentido el modelo de los socialistas en poco se diferencia del modelo K, basados ambos en fortalecer la represión hacia la juventud, el pueblo pobre y los trabajadores que salen a luchar, cubriendo de impunidad los crímenes que cometen las fuerzas policiales a su servicio.

En este país normal la policía detuvo a un joven laburante y lo hizo desaparecer durante 24 días con la complicidad del gobierno provincial. Fue solamente gracias a la lucha de los familiares de Franco y organizaciones sociales y políticas que salieron a las calles generando una fuerte repercusión social que apareció su cuerpo sin vida. Ese es el camino a seguir, la movilización independiente en las calles para exigir justicia por Franco, para que los culpables de su desaparición y muerte sean juzgados y condenados, para que se investigue a los policías de la comisaría 7° y a todos aquellos que trabajaron por el encubrimiento de su desaparición y muerte, para denunciar la complicidad del gobierno provincial del PS y sus aliados de la UCR.  Como se hizo con Luciano Arruga, denunciando a la Bonaerense y al gobierno de Scioli que la protege, como se hace ante el gobierno nacional de Cristina K que reprime la lucha de los trabajadores y nombra represores como Milani y Berni.

 

Nuevo MAS Rosario

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb