Después de un programa de televisión llamado ADN, en donde se muestra la complicidad que hay entre las patronales metalúrgicas y la burocracia de la UOM, sobre los fondos destinados a aquellas empresas que acreditan tener problemas en cuanto a  producción y comercialización (llamado jurídicamente Proceso Preventivo de Crisis, esta forma legal da vía libre a la patronal para poder suspender y despedir sin tener que dar explicaciones a nadie). La burocracia con la complicidad de la patronal y los gobiernos, están tratando de desaforar a los delegados que denunciaron estas chanchadas.

En este programa aparecen delegados de la empresa metalúrgica Montich S.A.  (que produce las carrocerías para la planta de camiones IVECO) denunciando la complicidad de la empresa y al secretario general del gremio de la UOM Rubén Urbano por el manejo de los fondos, y que no llegan a sus verdaderos destinatarios, los trabajadores.

Los subsidios que brinda el Estado nacional a las patronales, tendrían que estar dirigidos a los trabajadores que se encuentren suspendidos y despedidos por las crisis que acreditan estas empresas. Sin embargo suspenden y despiden obreros, y utilizan estos jugosos subsidios para mantener sus tasas de ganancias intactas. Con la mirada cómplice del gobierno provincial y nacional.

 

Reacción de los trabajadores

 

A partir de esta situación los trabajadores de autopartista Montich acompañados por obreros de la autopartista Valeo, la metalúrgica Conmeca y otras autopartistas, el día 17 de este mes, realizaron un escrache en la puerta del gremio de la UOM.

Denunciando al secretario general de ser patronal, además de la persecución que someten  a los delegados independientes, y  ante la cantidad de suspensiones y despidos que hay en el sector y la UOM sin un plan de lucha en serio.

 

Cómo seguir

 

Esta reacción fue extraordinaria, pero no se puede quedar ahí. El gobierno, las patronales y la burocracia, están avanzando en que las crisis las paguen los trabajadores; esto se manifiesta en despidos y suspensiones y  la persecución a los delegados (como es el caso de los trabajadores de Valeo y Montich).

Desde el Nuevo MAS Córdoba creemos que habría que coordinar medidas, sumando a más y más compañeros, pidiendo solidaridad a organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos, etc. Para presionar al gremio a que llame a un paro general, para frenar la inmensa cantidad de despidos y suspensiones del sector.

 

Basta de despidos y suspensiones

Basta de perseguir a los delegados independientes

Que las crisis las paguen los patrones

  1. Diez

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb