Comunicado de la “Agrupación Nacional Lista Gris Carlos Fuentealba” – 

 

 

El ajuste económico no para. Y el salario está siendo la principal variable de ajuste tanto del Estado, como de las empresas privadas. Lo hacen de todo tipo formas: aumentando los precios de las cosas de consumo básico, las tarifas de los servicios como luz, gas, agua, teléfono, etc. También lo hacen subiendo los alquileres, el transporte y todo! Como se suele decir: los precios van por el ascensor y los salarios por la escalera.

Durante el 2014 los docentes de la Provincia de Buenos Aires realizaron una huelga histórica contra esta situación de ajuste. 17 días de paro y decenas de movilizaciones que culminaron con 50.000 colmando la Gobernación en la Ciudad de La Plata. Cuando era momento de pasar a una gran lucha nacional, la burocracia sindical de Baradel y Yasky levantó el paro y desmontó el proceso de lucha. Por eso, si bien no se sufrió una derrota, tampoco se obtuvo el aumento salarial que se necesitaba. Poco menos del 26% cuando la inflación ya indica un 35 ó 40% anual. Una de las grandes limitaciones fue, sin dudas, que no se pudo profundizar la lucha extendiéndola al plano nacional y transformándola en una lucha política de la docencia en Defensa del Salario y la Educación Pública contra el Gobierno, lo que hubiese despertado el apoyo de grandes porciones de la población, como sucedió en la Provincia de Buenos Aires.

Hizo falta que el “maestrazo bonaerense” diera el salto hacia un Maestrazo Nacional, y se unificaran las casi 1 millón de maestras y profesores que educan todos los días en todo el país. Esto hubiese fortalecido nuestra lucha y evitado que los gobernadores nos dividan en negociaciones paritarias provincia por provincia, generando menos fuerza de presión. Tenemos que evitar que cada  lucha provincial negocie de forma unilateral. Y para eso hay que concentrar la lucha en la discusión de la paritaria nacional por un salario que ponga el básico en un valor unitario igual a la canasta familiar. Una negociación que ponga a los docentes de todo el país de un lado y al gobierno del otro. Inclusive tenemos que ganar para nuestra lucha a los docentes de las escuelas privadas y también los universitarios que les corrieron su paritaria para junio, para aislarlos de nosotros.

 

Un Encuentro Nacional para impulsar un Maestrazo Nacional

 

La última vez que la docencia realizó una lucha nacional de semejante tamaño fue en 1988 cuando se realizó una huelga nacional de 42 días, bautizada como el Maestrazo. Sin embargo, el contexto de auge neoliberal mundial y nacional jugó en contra y fue derrotada. Y luego de esta derrota es que se fortaleció durante más de una década la burocracia sindical y liquidó gran parte de  las expresiones independientes y combativas en el gremio, abriendo un período de retroceso organizativo y de lucha entre la docencia que no se revertiría sino hacia fines de la década del 90. Estas relaciones de fuerza adversas cambiaron con las combativas huelgas docentes del año 2001, en el marco de la rebelión popular que terminaría con la caída de Fernando De la Rúa: una verdadera victoria política para la clase trabajadora que abriría un nuevo ciclo de luchas marcado por el fortalecimiento de sus fuerzas, su organización y su conciencia. En este momento histórico de recuperación de fuerzas para los trabajadores estamos ahora.

Pero para poder realizar una lucha nacional unificada hace falta construir una herramienta de lucha nacional, como podría ser la organización de un Encuentro Nacional Docente, tomando el modelo llevado a cabo por los SUTEBAs Multicolor de Buenos Aires que para poder luchar realizaron ya 7 Plenarios Provinciales, donde se debate el curso de la lucha y se votan las acciones. Esta convocatoria debería estar en manos, en primer lugar, de la CTERA, hoy dirigida por la burocracia. Y en el caso de la negativa por parte de la burocracia, la oposición debe tomar esta tarea en sus manos. Pero no puede quedar reducida la decisión de impulsar una lucha nacional a los comités ejecutivos de los gremios recuperados por la izquierda. Sino que desde esos espacios lanzar este Encuentro Nacional que vote un plan de lucha.

Desde la Lista Gris Carlos Fuentealba llamamos a todos los docentes, agrupaciones sindicales antiburocráticas y combativas, a los gremios y seccionales recuperadas, a poner manos a la obra para organizar este nuevo Maestrazo Nacional, pero a que a diferencia del 88, que sufrimos una derrota histórica, abra un período de conquistas para la docencia.

 

Agrupación Nacional Lista Gris Carlos Fuentealba,

Integrante de la Lista 5 “Carlos Fuentealba” en las próximas elecciones nacionales de la CTA “De los trabajadores”

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb