El juicio a la “La Cacha”: Habla  María Laura Bretal

El viernes 24 de octubre termina el juicio por el centro clandestino de detención La Cacha. La Cacha funcionó entre mediados del 76 hasta finales del 78 en la antigua transmisora de Radio Provincia, al lado de la Cárcel de Olmos. Allí, la dictadura torturó y desapareció a centenares de militantes y activistas y funcionó una maternidad clandestina. A esto debe su perverso nombre: la bruja Cachavacha era el personaje malo de la tira “Hijitus”, ella hacía desaparecer todo lo que barría con su escoba.

37 años después recién se está juzgando a algunos de los implicados, en el marco donde continúa la impunidad, y donde la represión a los que luchan se profundiza en la medida en que los trabajadores salen a enfrentar el ajuste del gobierno K. Por eso desde el Nuevo MAS llamamos a participar con todas las fuerzas este viernes desde las 10 hs. de una actividad de lucha en 4 y 51, denunciando la impunidad de ayer y de hoy, contra el ajuste y la represión del gobierno K.

SoB estuvo con María Laura Bretal una de las testigos claves del juicio y que forma parte del espacio querellante Justicia Ya! María Lauratenía 24 años y estaba embarazada cuando fue secuestrada por la dictadura en el 78 aquí su emocionante testimonio.

 

SoB: ¿Qué pensás sobre cómo se llevó adelante el juicio?

M.L.B: El juicio por La Cacha se llevó a cabo tardíamente, hace 37 años que estamos luchando para que se juzguen a todos los represores y genocidas, por todos los compañeros que pasaron por los campos de detención. Recién ahora hemos logrado que se sustancie este juicio de uno de los campos de detención más importantes de la zona, porque también funcionó al lado una maternidad clandestina donde las compañeras tenían los partos, donde luego eran apropiados sus bebés y entregados a otras familias y ellas asesinadas, una de las mayores aberraciones que se cometieron durante la dictadura.

En este juicio entraron sólo los casos desde enero del 77 hasta enero del 78. Esto quiere decir que se fragmentó el juicio, se desguazó, y entonces se impide ver lo que es el plan sistemático, la coordinación de todas las fuerzas que actuaron en el campo, porque en este caso funcionaron todas las fuerzas conjuntas. Participó el Ejército, la Marina, el Servicio Penitenciario, el SIE (Servicio de Inteligencia del Ejército) y la Policía Federal. Las fuerzas de represión en su conjunto actuaron en La Cacha. Sin embargo, al momento de este juicio están imputados sólo 21 personajes de los cuales 15 son de la SIE, que es donde se elaboraba toda la investigación para la búsqueda y el secuestro de los compañeros y compañeras, uno sólo de la Marina, y cinco policías bonaerenses. Evidentemente son menos de la mitad los que han sido juzgados. De todas maneras se ha probado durante estos diez meses con los testimonios y con todas las pruebas que se presentaron. Yo estoy muy conforme con todas las pruebas que se han presentado y para que se le de prisión perpetua a todos estos grandes genocidas. Está por ejemplo el “Oso” Acuña, que era uno de los más temibles torturadores, o Claudio Grande, que muchas compañeras reconocieron. Hay un ejercicio de memoria y de militancia de los que resistimos para que estos imputados sean declarados culpables y paguen con la cárcel común, perpetua, efectiva y sin ningún privilegio.

 

SoB: ¿Qué pasa con las complicidades civiles y eclesiásticas?

M.L.B: En La Cacha complicidades de curas que entraban no se han probado. Posiblemente con lo que falta sí, con todo lo del año 78, si algún día se hace. Porque por ejemplo yo di testimonio en este juicio, sin embargo no soy caso, porque yo fui desaparecida y estuve en La Cacha desde el 3 de mayo al 22 de agosto del 78. Esto por lo que fue la instrucción del juicio, que lo tenía el tristemente conocido juez Blanco, al cual hemos denunciado por ineficiencia y por falta de voluntad política. Él tuvo la instrucción de la causa por 12 años y fue el gran desguazador, dividió el 77 y el 78 como si fueran campos distintos. Entonces así no probás la continuidad de lo que fue el plan sistemático del genocidio cometido.

 

SoB: ¿La promesa es que van a abrir otro juicio para lo que quedó afuera?

M.L.B: Promesa no, ellos dicen hasta acá llegamos, porque “no tuvimos tiempo” Las excusas son insólitas. Sí, te dicen “los del 78 irán en un próximo juicio”, pero imagináte, si esperamos 37 años para el primero, nada nos garantiza que el próximo juicio se va a hacer. Por eso la intención de la querella Justicia Ya! fue que testimoniaran compañeras sobrevivientes del 78, porque yo no sé si voy a estar viva, por ejemplo, cuando se sustancie otro juicio. En este caso por ejemplo fueron fundamentales los testimonios de Norma Kim, el mío, el de Inés Paleo, porque somos las que estuvimos con Laura Carlotto, que ella sí era caso. Si nosotras no hubiéramos declarado, no se probaba el nacimiento de Guido. Ahí te muestro lo que es la continuidad, porque a Laura la secuestran en el 77 y la tienen hasta junio del 78, donde tiene el parto. Nosotras somos testigos, la vimos, le tocamos la panza cuando la trasladan, y luego la traen a La Cacha sin su hijo. Ahí también demostramos lo que fue el plan sistemático de apropiación de bebes, porque algunas estaban destinadas a tenerlas hasta el momento del parto, robarles los hijos y después asesinarlas, y a otras nos liberan antes del parto. Eso es lo siniestro de un plan macabro donde ellos decidían y elegían a quién dejaban con vida, a quién asesinaban, y a quién le robaban el bebé.

El poder dominante, dentro de la dictadura, lo que pretende hacer es reorganizar las relaciones sociales y dominar y castigar a todo el que se manifiesta en oposición, para poder organizar un tipo de sociedad para unos pocos, para los dominantes. Y eso lo hacen a través del terror en la población, de los medios de comunicación que están de su lado, del aval de la Iglesia, de los grandes grupos económicos que participan, todas las fuerzas armadas que están de su lado; y la gran complicidad civil: los partidos tradicionales, el peronismo, el radicalismo, también participaron en este plan.

Dentro de eso también entra el dominio del cuerpo de la mujer en los campos de concentración como forma de dominación y de aleccionar al resto. El decir “yo soy el que te exploto, el que te oprimo, el que decido por vos” es una forma de decir: “Tenemos el poder absoluto”.

 

SoB ¿Justicia ya! realizó un pedido para que se investiguen los delitos sexuales?

M.L.B: Hicimos una presentación de ampliación de indagatoria a los 21 represores por delitos sexuales. No sólo la violación y el abuso, también la desnudez. Los manoseos, los abusos, la denigración de la persona humana, la humillación de decirte: “sos guerrillera también sos puta”. Entonces presentamos una imputación para todos los responsables, no sólo como estaba visto anteriormente el delito sexual, que tenés que probar quién te violó. Es imposible probar quiénes te violaban ahí adentro, pero lo que nosotras planteamos es que dentro del genocidio todos eran responsables porque todos sabían lo que ocurría.

Pedimos es que se ampliara la indagatoria para todos, que fue rechazada porque todavía las cabezas de la justicia siguen siendo patriarcales, y además fuimos la única querella que lo planteó. Igual es un avance para los próximos juicios.

 

SoB: Después de 11 años de gobierno kirchnerista, ¿qué balance hacés de lo que fue su política de derechos humanos?

M.L.B: Cuando empezó este gobierno hubo algunos actos como bajar los cuadros, pero yo creo que fue la lucha que llevamos adelante todas las organizaciones sociales, de izquierda y de DDHH la que posibilitó que cayeran las leyes de impunidad y se empezaran a hacer los juicios. De todas formas los juicios que se están haciendo, como dicen los compañeros de HIJOS, son juicios “a cuentagotas”, entonces justicia verdadera no va a existir. Estamos juzgando a algunos represores, a menos de la mitad en todo el país. Entonces yo creo que además de esta justicia tendrán que seguir los escraches, porque así no nos van a dar los tiempos para juzgar a todos los responsables. Además se van muriendo biológicamente. No se buscaron a los prófugos, por ejemplo. Uno de los prófugos de La Cacha esta en Israel, muy tranquilo, protegido.

En este gobierno siguen habiendo desaparecidos, con Julio López sabemos lo que fue la nefasta política oficial, el ninguneo, el encubrimiento, no sólo de la justicia, el silencio oficial fue terrible, no hubo decisión política ni de buscarlo ni de investigar a Etchecolatz y el grupo de la Policía Bonaerense que denunció. Se dedicaron desde el gobierno a darle subsidios a la familia, crear una fundación con el nombre de López, digamos que a hacer lo que hace el gobierno “de los Derechos Humanos”, un circo de los derechos humanos. Lo mismo que quieren transformar la ESMA en un shopping, nosotros pensamos que las nuevas generaciones deben conocer realmente cómo fue, lo que se vivió ahí adentro, los nombres de los compañeros y por qué militaban. Nosotros reivindicamos de los compañeros su lucha, su valentía, su entereza y su compromiso por querer el socialismo, por querer una sociedad mejor. Y eso es lo que queremos que se conserve en los campos.

 

SoB: ¿Cómo sigue tu lucha contra la impunidad después de este juicio?

M.L.B: Sigue más fuerte. Ahora me dedicaré a los próximos juicios y a seguir luchando por todas las injusticias actuales. Redoblar los esfuerzos por seguir luchando contra la represión que sigue existiendo, contra la cabeza de Milani, no puede ser que un gobierno que se dice democrático tenga como jefe del Ejército a un torturador como Milani. A dos cabezas como Berni y Granados, que son “la guardia de hierro”. Redoblaremos esfuerzos para seguir militando y luchando.

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb