El 29º Encuentro Nacional de Mujeres se hará Salta, la provincia donde hace pocos días fue asesinada Evelia, una maestra rural que salió en defensa de una niña perseguida por un violador. La chica se refugió en la escuela, y el violador terminó matando a balazos a la maestra que la defendió. En este marco se llevarán adelante los debates de un Encuentro que ya viene cargado con varios vectores que se entrecruzan. Por un lado, los diez años del gobierno K jugando a la escondida con los derechos de las mujeres fueron coronados, hace pocos días, con la firma del nuevo Código Civil que refrenda y renueva el Estado clerical, como parte del giro a la derecha de un gobierno que, aunque relinche contra los buitres, en el terreno nacional se ha lanzado al ajuste, la represión a las luchas de los trabajadores, a barrer a la izquierda del movimiento obrero y a peregrinar a Luján “unidos y organizados”.

La colección de excusas que el kirchnerismo desgranó en estos diez años para justificar la posición antiabortista del gobierno ha sido el otro “rosario en nuestros ovarios” además del de la Iglesia. En los primeros años del gobierno K, el ministro de Salud progre, Ginés García, se pronunciaba por el aborto legal pero no podía hacer nada “en un país con tanto peso de la iglesia”. Cuando se extendió la AUH a las embarazadas “porque este gobierno está por la vida” (Cristina dixit), las feministas K quisieron ver “un guiño de la presidenta” a favor del aborto legal en el hecho de que dicho subsidio corriera recién después de los tres meses de embarazo. Después nos dijeron que “van a tratar el proyecto cuando el kirchnerismo tenga mayoría en el Congreso”. Cuando la flamante mayoría kirchnerista en el Congreso se negó a tratar el proyecto, hicieron silencio hasta que Bergoglio les ofreció un nuevo pretexto plausible: “Con papa argentino, no se puede”.

Las mismas feministas K ahora nos ofrecen la cuenta más brillante de su rosario de excusas: resulta que el aborto ya es legal en la Argentina. Con el misoprostol y el fallo de la Corte sobre no punibles la cosa está resuelta, así que no tenemos que ponernos colorados si, después de vestir el pañuelo verde para jurar por el aborto legal, corremos a votar que “la persona humana empieza con la concepción” en el Código Civil que pidió la Iglesia.

 

El gobierno es responsable de la violencia de género

 

Por otra parte, la escalada de violencia contra las mujeres no cede, mostrando la inutilidad de las leyes contra la violencia votadas en el Congreso. La acumulación de denuncias sin resultado, la excarcelación de victimarios, la situación económica impidiendo a las víctimas obtener vivienda propia y trabajo… en fin: la protección del Estado a femicidas y violadores y la absoluta desprotección de las mujeres es la norma invariable detrás de cada caso, igual ahora que hace diez años.

Quizás el caso que mejor sintetiza la situación de las mujeres después de la década K es el de Rocío, violada durante años dentro de la Base Naval de Mar del Plata por su padre, un suboficial de la marina al cual sus jefes calificaron en el juicio como de “conducta intachable”. Durante años Rocío y su madre lucharon para que el violador fuera preso, sin recibir la menor ayuda por parte de la Marina ni de ninguna institución del Estado. Recién Rocío se acercó a HIJOS Mar del Plata y al movimiento de mujeres para movilizarse y difundir el caso, el gobierno tuvo que dar cuenta de la situación como si recién se enterara, y la Justicia tuvo que revocar su fallo de prisión domiciliaria y mandar al violador a Batán.

Y este es otro vector que actúa en la realidad con la que llegamos a este Encuentro: el repudio a la violencia contra las mujeres, la indignación ante el ensañamiento del Estado y la Iglesia que obligan a ser madres a niñas violadas, la rabia ante la impunidad de la que invariablemente gozan los violentos para consumar sus amenazas y terminar matando, siguen haciendo que la gente salga a la calle, constituyendo ese “movimiento de mujeres extendido” que actúa aunque muchas agrupaciones del feminismo organizado se muestren paralizadas o directamente capitulen ante el gobierno.

 

La situación en Salta

 

En la provincia adonde vamos a dar estos debates, la educación religiosa se da en la escuela pública. La Iglesia y la gran patronal del lugar han lanzado comunicados públicos reclamando que el gobierno “resguarde” a la provincia de la acción de las mujeres o recorte de algún modo el desarrollo del Encuentro y sus actividades callejeras.

Junto con eso, en estos días se ha desarrollado en la provincia una enorme movilización de docentes y pobladores en repudio al asesinato de la docente que comentamos al principio.

Este femicidio, y la respuesta de lucha del gremio docente y la población, van a hacer muy presentes en el Encuentro los debates sobre la responsabilidad del gobierno en cuanto a la violencia hacia las mujeres y cómo enfrentarla, ya que Salta, con un gobierno provincial enrolado en el kirchnerismo, tiene el récord de femicidios del país.

La pelea que Las Rojas damos siempre en los ENM (contra la Comisión Organizadora) para que la marcha del Encuentro vaya a la Gobernación, en esta provincia se hace mucho más concreta en base a la necesidad de acompañar la lucha por justicia de los familiares y compañeros de trabajo de la maestra asesinada.

 

 

Volvamos a Plaza de Mayo a enfrentar al gobierno

 

En este marco, vamos al ENM de Salta a decir que el aborto sigue siendo clandestino en la Argentina. Esta sencilla afirmación parece obvia, pero es necesaria para enfrentar la política del gobierno, que quiere esconder su alianza con la Iglesia para prohibir el aborto detrás de paliativos como las consejerías hospitalarias o la difusión del misoprostol. El objetivo del gobierno es sacar al movimiento de mujeres de la lucha en las calles convirtiéndolo en una serie de grupos de asistencia. Todas realizamos actividades cotidianas para ayudar en casos de necesidad de un aborto, pero justamente por eso sabemos que la única asistencia efectiva para los 500.000 abortos que se realizan por año en el país empieza por luchar por aborto legal en el hospital.

Prueba de ello son las tres mujeres presas en Jujuy por abortar, y llevaremos a este Encuentro la campaña por su libertad.

En los talleres llamaremos a que el 4 de noviembre, día en que se debatirá el proyecto de legalización del aborto en la Comisión Penal del Congreso, nos movilicemos allí para que haya un dictamen favorable.

Y sobre todo, a organizarnos para que el 25 de noviembre, Día de Lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres, ganemos la Plaza de Mayo y las plazas centrales de cada provincia para exigir al gobierno ajustador y patriarcal el aborto legal, basta de femicidios, cárcel a los violadores y femicidas, y que el ajuste no lo paguemos las mujeres.

 

ABORTO LEGAL EN EL HOSPITAL, LIBERTAD A SUSANA, MARÍA Y CLAUDIA.

 

BASTA DE VIOLENCIA, EL GOBIERNO ES RESPONSABLE. CÁRCEL A LOS FEMICIDAS Y VIOLADORES.

 

QUE EL AJUSTE NO LO PAGUEMOS LAS MUJERES TRABAJADORAS: TRABAJO GENUINO Y VIVIENDA PARA TODAS.

 

FUERA LA IGLESIA DEL HOSPITAL, DE LA ESCUELA Y DE LOS ENCUENTROS DE MUJERES

 

RECUADRO CON ACTIVIDADES EN SALTA:

 

El sábado a la tarde, luego de los talleres, Las Rojas presentaremos en la plaza de la Legislatura de Salta la campaña por la libertad de las presas de Jujuy y proyectaremos la película “Las Libres, la historia después de…”, sobre la lucha por liberar a 9 mujeres presas por aborto en México.

El domingo al mediodía haremos en la misma plaza una radio abierta con la presencia de compañeras que intervinieron en casos de violencia, que contarán sus experiencias de lucha.

 

 

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb