La impunidad se llama Sobisch.

¡El 16/9 todos a Casa de Gobierno!

 

El pasado viernes 5 la jueza de Garantías Ana Malvido, atendiendo a los pedidos de los acusados, sobreseyó a los 15 imputados por la causa denominada Fuentealba II. La causa que investigaba las responsabilidades políticas por el asesinato de nuestro compañero, se cierra impunemente, pero no por este hecho. Lo determinante del caso es la impunidad que envolvió a Sobisch y que terminó con su desentendimiento de esta causa Fuentealba II y más recientemente de la llamada “Cascos Amarillos” por la represión en 2006 en Plaza Huincul. Ahora el cierre de Fuentealba II viene a completar la impunidad, y desligando a los únicos imputados, el ex secretario de Seguridad Raúl Pascuarelli, el ex jefe de la Policía Carlos Zalazar, el ex subjefe Moisés Soto y doce policías más, todos en fila india de la impunidad detrás del ex gobernador del MPN.

 

Desde el asesinato de Fuentealba en el 2007 todos los hilos del poder resguardaron a “uno de los suyos”, las dilaciones de la justicia burguesa no dejaron duda de cuál era el objetivo: estirar el caso para que la cucaracha salga por la puerta de atrás… pero las políticas de ajuste y represión a los que luchan necesitan a sus referentes. Porque la impunidad amparada con la ley, tiene el detalle de ser consumada sobre el ajuste más duro contra los trabajadores de los últimos años. Las suspensiones y despidos fueron la tónica en la segunda mitad del año, y hoy nos encontramos a las puertas de una nueva devaluación que será un sacudón para los trabajadores. Sapag sigue esta política y aporta lo propio, ya que junto con Cristina vienen trabajando en una nueva Ley de Hidrocarburos para que las petroleras sigan descorchando y llenándose de guita los bolsillos en más cómodas condiciones. Por otro lado, se prepara para aprobar una nueva Ley Orgánica de Educación para avanzar sobre conquistas históricas de los trabajadores de la educación, precarizando las condiciones de trabajo, liberalizando la educación para hacerla un “servicio” y no un derecho, preparar el terreno para la desinversión y la educación entendida como contención y preparación de mano de obra para el mercado. Este aire neoliberal no es casual, la ley es una “remake” de la famosa Ley Federal que se frenó en la provincia norpatagónica en el año 97, donde la movilización masiva logró que el Gobierno retrocediera, cuando el entonces gobernador Felipe Sapag estuvo contra las cuerdas luego del asesinato de Teresa Rodríguez, en un clima social que se encaminaba a la rebelión popular del 2001.

 

En estas condiciones, el cierre de la causa Fuentealba II con Sobisch libre y los quince imputados sobreseídos armoniza con los planes de ajuste y represión para los trabajadores que salgan a luchar. En este asunto se desvanecen los matices entre el arco político patronal. Ya lo tenemos en primera fila al opositor al MPN, el intendente de la capital neuquina “Pechi” Quiroga, desplegando su vocación represiva ante los medios y declarando: “si de mí dependiera la policía no habría más cortes de ruta ni de calle”, en ocasión de la represión al intento de toma de terrenos de cientos de personas que viven arrojados a la miseria en la tierra del multimillonario negocio petrolero. Pero no es vocación neuquina, sino vocación capitalista: ahí lo tenemos a Berni, el “rambo” de Cristina, ladrando contra las luchas obreras, o la propia Cristina en cadena nacional despotricando contra los laburantes de Gestamp resistiendo en el puente grúa, o la memorable alusión a que los docentes “trabajan cuatro horas y tienen tres meses de vacaciones” y que por eso tenían que aceptar el ajuste sin chistar.

 

La impunidad de Sobisch y los quince sobreseídos jamás va a ser revertida por el gobierno de Cristina, que camina la misma senda de ajuste y represión. Sólo vamos a lograr justicia por Carlos Fuentealba en la lucha en las calles, enfrentando el ajuste y rechazando con la movilización la nueva Ley Orgánica de Sapag y Pechen.

Movilicemos con todo a la casa de gobierno este martes 16/9 a las 19hs y gritemos bien fuerte:

 

¡Cárcel a Sobisch y a todos los responsables por el asesinato de nuestro compañero Carlos Fuentealba!

¡Abajo la Ley Orgánica de Educación de Pechen y Sapag!

¡No al ajuste K!

¡Compañero Carlos Fuentealba, PRESENTE!

 

Nuevo MAS Neuquén

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb