Luego de la asamblea trucha que destituyó a los delegados, el 20 de agosto, la fábrica fue “normalizando” la producción. Los delegados independientes son permanentemente hostigados y perseguidos adentro; los compañeros despedidos siguen afuera su tenaz lucha por volver.

El día 27 la patronal no dejó entrar a los delegados y montó un show televisivo con C5N que luego fue repetido por todos los medios y que contó con la evidente complicidad del gobierno donde una caracterizada militante de la Verde se despachó contra los delegados y contra la izquierda. El 28 no se trabajó, la patronal dio asueto por el paro y el 29 no dejaron entrar a la interna, estaban preparando algo especial…

El lunes volvieron a entrar pero les habían preparado un corralito separado de los compañeros para que ni siquiera los puedan ver. Claro que la asamblea trucha, este hostigamiento (que incluye violencia física contra los compañero) y la persecución escandalosa de la que son objeto fueron denunciadas ante la justicia, pero los hechos son testarudos y la amarga realidad es que la Verde retomó el control de la fábrica, que se entró en una nueva etapa de la lucha y que puso en evidencia la derrota de una estrategia política (ver SoB 302).

 

El control totalitario de la verde

 

Esta semana también se realizaron las elecciones a delegados en VW y la mayoría de los delegados independientes perdieron su mandato. La burocracia del SMATA discutió y decidió hace más de una año apretar las clavijas de su control sobre la base de las fábricas, sabedora de la crisis y el ajuste que se venía se dio la línea de “limpieza étnica”: solo pueden ser delegados los “puro Verde”. Todo lo que no es Verde – Verde es Rojo y debe desaparecer, así reza el credo de la burocracia sindical del SMATA dirigido por el muy K pero nada “progresista” Pignanelli.

La limpieza étnica empezó hace más de una año en la Ford, donde los históricos delegados independientes perdieron su mandato en unas elecciones fraudulentas; siguió la provocación patronal-burocrática en Gestamp y la heroica toma del puente grúa, luego la larga lucha de Lear donde impusieron la destitución de los delegados Celestes y ahora llegó el turno de VW.

El actual discurso de la Verde es “donde hay zurdos hay despidos; donde hay zurdos las fábricas cierran o se quieren ir del país”. Esta es la nueva biblia de la Verde, “Gestamp se quería ir del país por los zurdos”; “Lear se quiere ir del país porque los zurdos se la pasan haciendo quilombo”; “si votas a los zurdos perdés el trabajo” etc.; etc.

La razón de estas campañas es sembrar temor en los compañeros para seguir consolidando su “reinado”, para que pase el ajuste. Estas campañas tienen eco en un sector atrasado y muy conservador de la plantas, más las maniobras fraudulentas, el clima intimidador de la patota adentro explica los resultados.

 

La pelea sigue

                         

Mientras se siguen los recursos judiciales y se presentan otros hay que seguir haciéndoles el aguante a los compañeros despedidos que se mantienen firmes en su pelea por las fuentes de trabajo y que ha mostrado una entrega, una fuerza y una convicción impresionante. El aguante en la carpa de los compañeros es heroico, reforzar la campaña del fondo de lucha y acompañarlos en sus acciones es lo que está por delante, fuerza compañeros.

 

Corresponsal

 

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb