El sábado 23 de agosto en la Universidad Nacional de Quilmes se dio un paso en la coordinación de las luchas de Zona Sur, con la realización de un comité de apoyo llamado por los trabajadores de Honda, Calsa y Shell.

Desde el Nuevo MAS nos hicimos presentes con una delegación de compañeros de Firestone, docentes de la Lista Gris Carlos Fuentealba, compañeros de salud y la juventud del Nuevo MAS. También estuvieron presentes delegaciones de la papelera Kimberly Clark, trabajadores del ferrocarril Roca, compañeros del Hospital Allende, SITRAIC, y delegaciones de trabajadores de automotrices.

Las intervenciones giraron en torno al debate sobre la situación en la que se encuentran los trabajadores y cómo encarar las luchas que se desarrollan contra el ajuste que está descargando el Gobierno nacional, principalmente el caso de despidos y suspensiones.

Desde la militancia del Nuevo MAS nos venimos volcando a estas luchas como la que están llevando a cabo en este momento los compañeros de la autopartista Honda de Florencio Varela, que sufrieron 9 despidos.

En el encuentro remarcamos la importancia de denunciar el ajuste del Gobierno para poder golpear políticamente e impulsar la movilización y coordinación de todos los trabajadores en lucha a nivel nacional. Destacando en los conflictos la necesidad de dialogar con los compañeros que siguen en sus puestos de trabajado y son continuamente amenazados con el peligro de más despidos o suspensiones. Ante las posiciones de encarar la lucha sólo con acciones desde afuera y por vía legal, entendemos que lo fundamental es la unidad entre los despedidos y los trabajadores de la planta.Esta es la única alternativa para vencer la alianza de las patronales, la burocracia y el Gobierno que están descargando la crisis sobre las espaldas de los trabajadores.

Es necesario que la izquierda y los trabajadores saquemos las conclusiones de las luchas que se vienen desarrollando, donde se ve la necesidad de endurecer los métodos de acción. Esto como respuesta a un gobierno que viene demostrando que no tiene problema en pasar por arriba su propia legalidad, como ya lo vimos en Gestamp con la revocación de la conciliación obligatoria, o en Lear donde no hace cumplir los fallos a favor de que entre la comisión interna.

De este encuentro la vanguardia obrera sale fortalecida en los debates para seguir en la lucha, entendiendo que la verdadera coordinación, más allá de las actividades regionales, es nacional, para poder formar un polo político anti burocrático que pueda enfrentar el ajuste del Gobierno. Como una de las resoluciones se decidió ir con todo a un paro activo el 28 y al piquete en puente Pueyrredón,para poner en pie las reivindicaciones de los trabajadores. También se resolvió apoyar con fuerza las movilizaciones de los compañeros de Honda al Ministerio de Trabajo.

Quedó planteada la necesidad de sumar a todos los sectores que se encuentran en lucha, como por ejemplo Firestone, donde el gremio del Neumático ya amenazó con suspensiones.

Desde el Nuevo MAS vamos a seguir apoyando todas las iniciativas de lucha contra el ajuste y para seguir sumando a esta experiencia histórica de la clase obrera.

 

 

Viva la lucha de los trabajadores de Honda!

Paremos los despidos y suspensiones!

Abajo el ajuste del Gobierno!

 

Nuevo MAS Quilmes

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb