Según el Gobierno “los piquetes no permiten que los trabajadores que quieran puedan ir a trabajar”. En esta realidad de crisis económica, suspensiones y despidos, es más bien al revés. Es que los piquetes permiten, pese a los aprietes de la burocracia sindical, del Gobierno y los empresarios, de la precarización laboral, que entre otras cosas no permite sindicalización alguna, y pese al temor a los despidos, que la mayoría de los trabajadores que ven la necesidad de hacer algo para no pagar los platos rotos de la crisis, puedan sumarse al paro general.

Así las cosas, en un contexto donde la UTA prefirió cuidar el negociado de los subsidios antes que los derechos de los trabajadores, y toda la burocracia K prefirió cuidar al Gobierno y no a quienes supuestamente deben defender, los cortes de los principales accesos tuvieron su importancia y ubican a la izquierda en un lugar de gran notoriedad política.

En Zona Norte el corte se realizó en la ruta Panamericana y Henry Ford. A las 5 empezaron a agruparse los primeros compañeros y ya quince minutos después se subió a la Pana.

El corte de los trabajadores y las agrupaciones políticas no encontró resistencia de la Gendarmería y se llevó a cabo por nuestro partido (con más de 100 compañeros), el PO y otras agrupaciones. La nota de color la dio el PTS, quien decidió concentrase en la puerta de Kraft en lugar de garantizar el corte de Panamericana y Henry Ford. Luego de cortada la Panamericana, fueron “apareciendo” en concordancia… con la aparición de los medios de comunicación. Más tarde se retiraron para hacer un acto en las puertas de Donnelley, acto al que no lograron arrastrar a nadie más.

Además de las organizaciones de izquierda, realizaron el corte trabajadores de FATE (con una importante presencia de la Lista Marrón del Neumático), trabajadores de Lear, docentes (con la presencia de la Lista Gris Carlos Fuentealba), trabajadores de Sealey, de la Alimentación, trabajadores de Donnelley y de otras fábricas de la zona y una importante presencia de estudiantes se sumaron a la protesta.

Durante la mañana, además de garantizar el corte, se pudieron expresar ante los medios los motivos del mismo y antes del mediodía y luego de realizarse un acto donde expusieron sus opiniones los representantes de los trabajadores (entre otros, el delegado de FATE Jorge “Chupete” Ayala e Inés Zeta, docente de la Lista Gris Carlos Fuentealba), las organizaciones de izquierda (casi como cerrando el acto habló por nuestra organización Héctor “Chino” Heberling) y los estudiantes (entre otros, E. de la UNLu), se levantó el corte con la tarea cumplida de haber garantizado que los trabajadores pudieran hacer valer su derecho a huelga, y con el orgullo de la joven militancia obrera y estudiantil del Nuevo MAS que, nuevamente, y como en el paro del 10 A, estuvo a la vanguardia de la pelea por la Panamericana.

 

Diego-Regional Norte

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb