En el marco del paro general y los piquetes organizados por la izquierda en distintos puntos del país, en La Plata impulsamos un corte de la bajada de la Autopista que une Buenos Aires-La Plata. El mismo fue organizado por las Juntas Internas de ATE que son independientes de la burocracia de Micheli que estaba, al igual que Moyano, en contra de que el paro tenga un carácter activo. Es decir: un paro donde sean los trabajadores los que lo tomen en sus manos organizando acciones de protesta como piquetes y movilizaciones. Así, Micheli convocó una movilización el día previo que terminó debilitando el piquete al llamar a muchos sectores del activismo a concurrir.

Por esa razón hubo delegaciones menores del SUTEBA La Plata y Ensenada y de las internas de ATE. También participaron las organizaciones de izquierda de la región, con una presencia destacada de nuestro partido y su juventud militante que viene de formar parte activa de las distintas luchas obreras, como la histórica de Gestamp y más recientemente por la reincorporación de los despedidos de Honda y el Diario Hoy en nuestra región. También participamos compañeros de la Lista Gris Docente Carlos Fuentealba y Estatales de la Lista Nº 5 Clasista de la CTA. Es de mencionar la evidente ausencia de Patria Grande, en clara crisis luego de su división política en las últimas semanas y más preocupada por las elecciones del 2015 que por la lucha en las calles contra el ajuste K.

Por otro lado, desde el Nuevo MAS opinamos que el corte en la Autopista de La Plata no era la mejor de forma de ayudar a garantizar el paro, y así lo planteamos en la Asamblea del SUTEBA La Plata. A diferencia del piquete de la Panamericana o el Puente Pueyrredón donde se corta para garantizar que los trabajadores que su burocracia no llama al paro puedan ejercer su derecho a hacerlo con la justa “excusa” de que no hay forma de llegar al trabajo, el corte en la autopista de La Plata no tiene el mismo efecto. Es decir: cortando esta autopista no bloqueamos el acceso a algún centro productivo o fábrica importante de la región, sino que es más bien algo mediático. De lo que se trataba era de cortar alguna calle o ruta ligada a YPF y/o Siderar, las principales concentraciones obreras de la zona, donde sus burocracias carnerearon el paro y jugaron para garantizar la “normalidad” laboral a favor del Gobierno y las patronales.

Corresponsal

Dejanos tu comentario!

  • IzquierdaWeb